jueves, junio 28, 2007

¡Felicidades a mí! ¡A mí, a mí!

Hoy es un día festivo (lo aviso para que mis entrañables y púgiles lectores intenten lanzar menos sacos de hediondas inmundicias -aunque ahora que lo pienso, todo lo empecé yo- y más bolsitas de dulces azucarados -vaya tontería acabo de decir-), ¡es mi no cumpleaños!. ¡Ah no! ¡Es mi cumpleaños!.

Para aquellos lectores interesados en conocer mi edad les diré que es el resultado de multiplicar el logaritmo neperiano de 47 por el resultado de PI/x2 más el 7% de IVA. Aquellos que no sean muy dados a este tipo de sencillos cálculos aritméticos, pueden enviarme un correo postal con la pertinente solicitud, contestando correctamente a la siguiente pregunta: "¿Por qué soy tan estúpido/a?".

Bien, comenzaré con el intenso relato de mi miserable vida (los que no tengan ningún interés en ella, que por otra parte serán los más cuerdos, pueden detenerse justo aquí para tomarse un Gintonic a mi salud, pero no olviden pagar la factura, que hoy cumplo años pero no soy tonta).

Nací un 29 de Junio de ... ¡uy! ¡casi se me escapa!. Mi madre, al verme, tuvo la sensata idea de suicidarse inmediatamente usando el gotero como soga (es que es muy hitchcockniana) pero mi padre le detuvo a tiempo con el siguiente razonamiento:

-¡Espera, mujer! Quizás esta criatura asquerosa y degradada resulte ser una bendición disfrazada.

-Pues si lo es, lleva un disfraz muy bueno -contesto mi desesperada madre.

-Después de todo, -siguió mi progenitor con aire intelectual- ¿Es que nuestro Señor no envió una modesta lombriz para consolar a Moises en su tormento?.
.
-No.

-Pues es de las cosas que solía hacer. ¡Vamos, espinillosa (refiriéndose a la enfermera), llévate a este engendro!.

*Justo en este momento me ha venido a la mente una frase de Emerson que viene muy bien: "Jamás ha habido un niño tan adorable que la madre no quisiera ponerlo a dormir".

Imagen de mi tierna infancia a la edad de 2 años. Mis primeras palabras fueron: ¡No más agua, yegua culona! y ¡Maldigo a Edison! (esta es una reconciliación con mis lectores edithpiaf-adictos)

Cuando crecí, mi madre solía darme sabios consejos como que no me fiara de los peligrosos maníacos homicidas y tengo que decir que así me fué muy bien en la vida. Aunque, por otra parte, es la misma madre que opinaba que Humphrey Bogart era un alto y apuesto semental, así que opté por tomar sus opiniones con precaución, porque amo a mi madre pero también amo las chuletas con salsa y a estas no les pido consejo.


A mi favor tengo que decir que una vez en el tren, un caballero se levantó para dejarme su asiento. Como yo lo interpreté es asunto mío, pero como justo en esa época estaba leyendo el "Pierre o las ambigüedades" de Herman Melville y además iba por este pasaje:


"Si un caballero compra el mejor asiento por un asunto de vida o muerte, deberá
renunciar graciosamente a dicho lugar y alejarse renqueando si una atractiva
viajera mueve una sola de sus plumas desde la puerta de la estación"



Puede decirse que mi ego se disparó (es que nunca he sabido como se bloquea un arma) desde ese momento en el que este insulso señor bajito resultó tan extrañamente gentil. Lo que me dijo a continuación nunca lo podré olvidar:

"Soy lo que en México se llama un chaparrito y en Guatemala, un pululo, y la pequeñez de mi esqueleto tiene la culpa de que todas las mujeres altas me sean inaccesibles. -Y agregó con una reflexión al más puro y selecto humour-: En fin, tengo el consuelo de que, por fortuna, existen muchísimas mujeres bajas que me son inaccesibles también"


Esto es, queridos amigos, lo más trascendental que ha acontecido en mi vida. De ahora en adelante quiero vivir una juventud salvaje, llegar rica a la madurez y fingir que soy sorda cuando me haga vieja para sacar de quicio a la gente.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Le felicito, señor, si es que es su cumpleaños.¿Por qué soy tan estúpido? Se me ocurren infinidad de respuestas. 1ª: Porque escribo aquí.

Landahlauts dijo...

Muchas felicidades, Donna Angelicata.

No haré el cálculo de su edad porque me parecería una indiscreción por mi parte intentar saber la edad de una mujer.

Un saludo.

L. dijo...

Muchas gracias, señor anónimo, si es que es usted un señor y si es que es usted un anónimo. A mí se me ocurren tantas otras razones para usted. Le ayudaré con su lista: Es usted un estúpido porque ... porque... ¡caray! Ahora me percato de lo estúpido de la pregunta... ¿seré yo...? ¡Acabo de acordarme de que tengo que apagar el puchero!

Gracias señor Landahlauts, usted si es un caballero; eso o poco ducho en matemáticas, pero ha sabido salir del paso airoso. Gracias, gracias de nuevo ;-)

liuva dijo...

Felicidades Angelicata. Cómo te gusta provocar. Te agradezco que no hayas vuelto a poner la foto de la Piaf en plan Gremlins. Muy joven no debes ser porque un caballero no se levanta de su asiento para dejar sentar a nadie que no tenga menos de 50 años. A no ser que esté embarazada o sea monja. Cosa posible lo primero e improbable lo segundo. ¿Qué has dicho de la madurez? ¿Que vas a ser gorda?

ORT-22. dijo...

Tras desarrollar su fórmula matemática y partiendo de la base de su afirmación “Año más, año menos, nací por los alrededores del cambio de siglo. No voy a decir qué siglo”, he llegado a la conclusión de que tiene usted, más o menos, o entre 20 y 25 o entre 93 o 97. En definitiva, sea cual sea la solución, la misma edad que servidora.
Perfectita de La Cruz (Secretaria General Adjunta a mí misma)

ORT-22. dijo...

¡Huy! Se me olvidaba, muchas felicidades.

Perfectita de La Cruz

L. dijo...

Gracias señora o señorita Liuva (si ustedes están despistados con mi edad, yo lo estoy aún más con la suya), me alegro de haberme reconciliado edithpiafísticamente con usted. Obviamente, se ha percatado de la sutil referencia. ;-)
¿Embarazada? ¿Me toma usted por una cualquiera? Prefiero sin duda la segunda opción, y entre mis razones para preferirla está que usted la ha descartado. Un saludo afectuoso, como siempre.

Sor Perfectita de la Cruz escatestrofena circular(¡le pillé!), no anda muy desencaminada como vieja sabia que usted es, sólo ha de inclinarse por uno de esos dos márgenes tan diferentes. (Quizás la referencia al puchero les haya desviado de la Verdad, sustituyanlo por hamburguesa con patatas y ketchup)

Al dijo...

Mis felicidades son hoy pero tienen un año de validez, hasta que sumes la proxima vela que será el momento de renovarlas.
Pasalo bien y sigue escribiendo de forma tan interesante. Eres distinta, y eso para mi es mucho.
Un beso

Anónimo dijo...

Para ser su cumpleaños no parecía estar de muy buen humor, pero se lo perdono. 2ª; ¿por qué soy tan estúpido? Porque me cae mejor Nimitz que MacArthur.(Nota: le recuerdo que en sentido estricto debe añadir nueve meses a su edad, con lo que, me alegra poder decirle, le quedan sólo tres meses para tener otro año más)
(Si es que no fue sietemesino!)

L. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
L. dijo...

¡Cruel! ¡Le odio! (Hoy debo de estar de peor humor aún. O quizás es que hay una relación causa efecto entre esto último y su presencia).

Groucho dijo...

Pues felicidades, oiga. He calculado su edad y me da -1432. Sí, suspendí matemáticas, ¿cómo lo ha adivinado?

Y en cuanto a la explicación de ¿por qué soy estúpido?, ya voy por el tercer tomo. En cuanto acabe los nueve, se los mando por transportista.

L. dijo...

Llega usted tarde, Señor Groucho, lo tomaré como una felicitación para mi madre pues hoy es el de ella. No se aceptan estimaciones acerca de su edad, pues cuando una mujer supera los 40, su edad deber permanecer en lo más profundo de los secretos, aunque viendo su inteligencia aritmética, creo que no lo adivinaria ni aunque le dijera el año de nacimiento.

Un cordial saludo!

PD: Espero impaciente su magna obra, pero no se preocupe, tómese su tiempo. Puede que tenga que ser una obra póstuma.

Anónimo dijo...

Perdone, pero, sus admiradores, que somos muy pocos, nos preguntamos si su último cumpleaños ha sido y será,strictu sensu, su último cumpleaños o si acaso se ha ido de vacaciones, lo que no se lo deseo, o si está sometido al bloqueo del plumífero (ya me lo imagino con los ojos en blanco y la pluma en sus gordezuelos labios). Si le sirve de ayuda, le recuerdo que Balzac para escribir se vestía con un hábito religioso -no me pregunte de qué orden-.
Impacientemente, uno de sus escasos seguidores. Combata la indolencia, hombre!

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Se você quiser linkar meu blog no seu eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. (If you speak English can see the version in English of the Camiseta Personalizada. If he will be possible add my blog in your blogroll I thankful, bye friend).

Al dijo...

Mi gran pequeña amiga.
Un tal Ridrgo te envia lo que acabo de leer con varios lugares para entrar. Savo que se trate de un amigo, cosa que dudo porque no escribiría de forma tan anónima, ni se te ocurra abrir alguna de esas ofertas de camisetas personalizadas. Lo que suelen tener son virus de todas clases.
Virus portugueses en este caso.
Dile, simpremente
Obrigado e á merda

Cariños

L. dijo...

No, ¡es mi gran amigo Rodrigo de Oporto! Cómo olvidar su empresa de camisetas personalizadas en la Rúa das Flores.. Una vez le pedí una con mi foto y dos docenas de pepinillos en vinagre. He dejado de ponérmela porque notaba que me perseguían hombres con palillos en la mano.

Perdón, Sr Anónimo, tiene usted razón. Mi dejadez es imperdonable aunque me escudo en lo que dijo Baudelaire: "No se puede ser sublime sin interrupción".

Anónimo dijo...

Es genial! Sublime interrupción!. Lo recordaré para...







Perdone, pero intentaba ser sublime.

liuva dijo...

Angelicata, a este paso: ¡¡¡Feliz Navidad!!!

L. dijo...

Liuva, entiendo su desespero, pero no deberia ser tan cruel de felicitarme esas fechas. Ya he vuelto.