miércoles, junio 13, 2007

Aprite un po quelli occhi


Se acaba de dar a conocer (o al menos yo me acabo de enterar) el programa operístico que tendrá lugar la próxima temporada 2007/2008 en el Palau de les Arts de Valencia. Dejo el enlace para vuestra información:


Dentro de mi todavía ignorancia musical, a mí me parece que será una temporada excelente. Además de la ya esperada ópera Sigfrido de Wagner (continuación de las representadas en esta primera temporada "El oro del Rin" y "La Walkiria") hay cosas tan destacables como Orlando de Händel (¡genial!), Las bodas de Fígaro de Mozart (¡viva!) o Turandot de Puccini (¡hurra!).


Como tengo especial debilidad por Mozart, me hace mucha ilusión que hayan escogido otra obra suya y mucho más que sea "Las bodas de Fígaro".
La obertura es una melodía tan conocida como bella, además de lo novedoso que resultó el hecho de que no fuera un resumen músical de lo que venía a continuación, es decir que la música de la obertura se escuchaba única y exclusivamente en la misma.

El libreto es de Lorenzo da Ponte. Según he leído a la presente obra, Don Giovanni y Cossi fan tutti se les denomina "La trilogía Da Ponte" por estar las tres escritas por este libretista italiano.

Hay una escena en la película de Milos Forman, "Amadeus", en la que Salieri ve desde el palco esta ópera y su voz en off dice: "Allí estaba la Contessa, absolviéndonos a todos con una música de belleza sin igual..."

Contessa di Almaviva

9 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que no conocía el programa. Se lo agradezco. Pero veo con cierto temor, a pesar de ser una de mis favoritas, la programación de Turandot. Ya veo a la salida de Turi(perdonen,es que somos muy amigos)a una silbífica multitud con "nessun dorma" por aquí y por allá; me acuerdo ahora de que es lo que está oyendo precisamente House en un armario cuando le interrumpen. Esto es curioso. Deben de haber decenas o centenares de películas en que el protagonista que se está duchando y oyendo ópera-bueno,al menos no la intenta cantar- es interrumpido por una llamada a la puerta, resulta ser la hermosa señorita y protagonista que hasta ahora pensaba que nuestro héroe era un patán que sólo quería un frote epidérmico; pero, como en ese momento, suena el pasaje más emocionante y conocido de la ópera deduce ella que él tiene que ser un ser de sensibilidad exquisita, alguien que por ejemplo lee libros de Saramago o de Gunter Grass, y allá que obtiene el gran premio. Siempre me he preguntado sobre la probabilidad de esos tres hechos,ducha, pasaje musical más conocido y señorita.Intenté hacer el experimento con un pasaje he visto que se utiliza infernalmente, el dúo ese de esas dos ... en Lakme.

L. dijo...

Jaja! ¡Cierto! Además de este hecho que mencionas de darse cuenta la señorita en ese momento de que su hasta ahora odiado compañero es un ser sensible que llora escuchando un aria de Puccini y como consecuencia inmediata amarlo, Wodehouse explica en "Gracias Jeeves": "Una vez consulté a un entendido y me aseguró que el verme flotante por el mundo como una oveja extraviada despierta el instinto maternal de la mujer. Puede que haya algo de eso".

Por lo que parece es demasiado fácil conquistar a una mujer.

Anónimo dijo...

Perdonen, fui a abrillantar los cromados del coche. Como decía, al intentar hacer el experimento, sobre la probabilidad de concurrencia de esos tres eventos(por razones que no explicaré sustituí a la hermosa señorita por un cartero). Pues bien, la probabilidad resultó ser incluso más baja que la probabilidad de que me encuentre aquí contestando al digno autor de este blog.

Anónimo dijo...

Como ustedes son mi única posibilidad de interacción social, debido a mi retraimiento y a mi misantrópica existencia, espero que no les moleste que les transcriba la crítica del Oro del Rhin. La firma Joaquín Guzmán.
"Creo no exagerar si digo que el montaje de la Fura para esta Tetralogía podría iniciar un nuevo capítulo en el grueso volumen que recoge la historia de las puestas en escena del anillo wagneriano. Y lo digo cuando todavía estamos en el prólogo. Puede resultar chocante, pero Padrissa apuesta por la tecnología y lo que erróneamente pesamos normalemnte que es la heterodoxia y la transgresión, precisamente para no salirse del guión y seguir a pies juntillas lo indicado por Wagner. Los dioses son dioses. Y quien se sienta escandalizado por como lo cuenta Padrissa, que se dedique a otros menesteres, porque no ha entendido nada. La técnica crea la ilusión de lo divino, llegando donde Wagner, obviamente, no podía y Padrissa lo sabe. Si me someten a la tortura de elegir un momento grande -¡cuántos hubieron! la primera escena con las hijas del Rhin cantando ¡y nadando! en cubos de agua, quedará para la antología de la escena wagneriana.
El wagner de Mehta es transparente, cristalino, pero en momentos determinados la dirección fue sorprendentemente plana y eché en falta algo de lo que el propio Mehta llama "peso" -así como contención en los tempi-, la bajada al Nibelheim o la entrada de los dioses en el Walhalla las podía haber reternido más (véase Solti o Furtwängler). Se sirve de un gran instrumento, sin fisuras, como es la Orquesta de la Comunitat.
Buen nivel canoro. Imponente Wotan de Uusitalo de voz bien proyectada y dando los matices en cada moemnto, magnífico Salminen como Fasolt, uno de los roles de su vida, Kapellman, un Alberich repulsivo-por tanto sensacional-marca de la casa. Muy interesante el Loge de Banniik. El resto cumplió con nota.
Éxito absoluto para todos. Padrissa y su equipo de la Fura, vitoreados. Mehta subió a la orquesta para ser agasajada. No era para menos."

Anónimo dijo...

Joaquín Guzmán sobre la Valquiria: "Como ya he comentado en la crítica del Oro del Rhin, la dirección de Mehta se caracterizó por una gran fluidez, pero fue algo plana -sin ir más lejos en el propio preludio orquestal-y faltó emoción, contrastes dinámicos. Sin embargo, por arte de magia apareció ese volumen y tensión que llenara toda la sala ya desde los primeros compases dela tormenta. No adivino la razón pero lo de la noche del lunes fue de antología. La orquesta cambió incluso el color de su sonido tornándose pastoso y corpóreo. Antológicos los metales, maderas, la cuerda se escuchó con más cuerpo que en el prólogo. Parece que a Mehta le tira mucho más la primera jornada que el prólogo porque daba la impresión de estar más trabajada. Visiblemente satisfecho estaba el grand director indio cuando se apagó definitivamente la música.
Y si encima esta Valquiria se cantó estupendamente ¿Qué más se puede pedir? A nadie le sorprende a estas alturas que Seiffert haga un maravilloso Sigmund con unas Welche! interminables, que Salminen no haga de Hunding, simplemente lo sea. Pero lo que realmente sorprendió es lo hermosamente cantado que fue el Wotan de Uusitalo y sobre todo Jennifer Wilson hizo de una Brunnhilda como no escuchaba hace mucho tiempo y desde el pujnto de vista vocal bastante mejor que lo que hoy día se puede escuchar en el mismísmo Bayreuth, sin olvidar una Sieglinde de Petra María Schnitzer dramática y vocalmente de gran fuerza y magnífica una vez más la Fricka de Anna Larson, mejor incluso que en Rheingold.
Inteligentemente Padrissa desnuda la escena en el primer y segundo acto para centrar la atención en el triángulo que forman los personajes. Espectacular la cabalgata de las Valquirias -de voces algo desiguales-con las grúas atodo trapo.
De nuevo el público, en pie, ovació calurosamente a todo el conjunto, la orquesta subió de nuevo a saludar. No obstante el todavía joven -y por unos cuantos años más- público valenciano se piensa mucho eso de expresar emopciones. Esta representación en un teatro veterano y se arma el taco.

L. dijo...

Muchísimas gracias, misantrópico ser (pero al compartir esto aquí, no hace honor a su apelativo).

Brünnhilde

Anónimo dijo...

Tiene usted razón, es un tanto contradictorio. Intentaré justificarme. Dostoievsky-lo siento, hubiera preferido una citado de más originalidad como Pepe Thous o Gloria Fuertes porque como he visto por ahí si citar a Wilde es una plaga, no lo es menos citar a uno de estos rusos, pero es que no he visto en ningún otro algo parecido- dice algo asi como que el amor a la humanidad se entorpece por detalles muy concretos, como el modo como unoestornuda o como toma la sopa. Así ahora, puedo imaginarme a mis interlocutores a mi gusto, libre de los defectos que detesto, pues ninguno de ustedes dice "nos vendieron la moto",ninguno de ustedes para en las rotondas, ninguno de ustedes lee a Guido da Verona. Probablemente, tienen estos terribles defectos y otros menores, pero jamás lo sabré. Realmente, estoy encantado de no conocerles. Que tengan un buen día!

L. dijo...

Querido y estimado amigo anónimo,

Pues yo digo, "cambiar el chip", "recargar las pilas" y "dar por saco", pero yo no paro en las rotondas porque me niego con mucha rotundidad a ello, aunque una vez se me caló el coche yendo en quinta enfrente de una -me dicha mucha prisa en desaparecer de ese infecto lugar, y enseguida llegué a otra por la que estaba pasando un rebaño de ovejas y claro, también tuve que parar-.

Aparte de eso, gracias, gracias, yo también me alegro de no conocerle (¿quién sabe si usted no es uno de esos que queda en las rotondas?)

Anónimo dijo...

Si usted dice eso, mi pudor me impide decir aquí lo que pienso de usted. Y lo que pienso no es ni la mitad de la mitad de la mitad de lo que querría hacerle.