martes, octubre 16, 2007

Patria

Anoche fuí un poco retozona y me acosté algo más tarde de lo que mi pobre cuerpo tiende a tolerar. Hoy, claro está, todavía arrastro un atroz dolor de cabeza. No obstante, todo sufrimiento es poco cuando una lo pasa tan bien como ayer, aunque sea a altas horas de la madrugada. Confío en que no se me malinterprete, retorcidas comadrejas, mi compañero nocturno no era otro que el ejemplar y digno G.K Chesterton.

Fué, así pues, su estudio sobre Bernard Shaw el que me sacó del letargo y del fúnebre estado que siempre deja el hecho de escuchar el Réquiem de Mozart a desaconsejables horas.

Tengo que admitir que disfruté y reí profusamente con los afilados comentarios que el inglés impele sobre el irlandés-aunque al mismo tiempo me produce cierta lástima, observen su melancólico semblante-.(Momento digresivo que servirá de enlace a lo que quiero decir después, pueden ir a podar su manzano si lo desean y volver más tarde). Hace poco, concretamente en la onomástica de mi progenitora -llaménme matercéntrica- se festejaba el célebre día en el cual todos estamos muy contentos de pertenecer al país al que pertenecemos y que, por fuerza, algo bueno ha de tener. Quería haber hecho una entrada en esa fecha sobre el mencionado asunto, pero algo en mi interior me decía que me iba a meter en unos tortuosos enredos, cuando mi único propósito habría sido el de divertirme yo y, si lo conseguía, a ustedes, queridas sanguijuelas chupasangre. Al final desistí, como digo, por estas tribulaciones mías, pero ahora que he leído a Chesterton, me parece que mandaré todo al diablo y les pondré lo que dice con su habitual sarcasmo del patriotismo de Shaw:

Dice Shaw: "Soy un irlandés típico, mi familia procede de Yorkshire".

"Esa concisa observación acerca de Irlanda y de Yorkshire es un ejemplo típico. Si Shaw hubiese intentado en realidad correr todas las etapas sensatas de su broma, la frase se parecería algo a lo que sigue: "Que soy irlandés es un hecho psicológico que puede hallarse en muchas de las cosas que trascienden de mí: mi natural descontentadizo, mi fría ferocidad y mi desconfianza en el placer puro. Pero ello ha de comprobarse con lo que sale de mí; no intentar conmigo la argucia de preguntarme de donde procedo, cuantos montones de trescientos sesenta y cinco días vivió en Irlanda mi familia. No gastarme la broma de si soy celta, palabra oscura para el antropólogo y enteramente falta de sentido para los demás. No entablar tantas discusiones sobre si la palabra Shaw es alemana, o escandinava o ibérica o vasca. Vosotros sabéis que sois humanos; yo, que soy irlandés. Sé que pertenezco a determinado tipo e índole de la sociedad, y, por tanto, son irlandeses. Podéis iros al diablo o a Oxford con vuestros libros de Antropología". De esta manera, despacio, detallada y prolijamente, hubiera explicado Shaw lo que quería decir, si lo hubiera creído conveniente. Como no lo juzgó así, lanzó simplemente la simbólica, pero completísima frase: "Soy un irlandés típico, mi familia procede de Yorkshire". "George Bernard Shaw." G. K Chesterton

38 comentarios:

Anónimo dijo...

Si, honor y amor para siempre para el gran Bernard Shaw(pues detestaba su otro nombre). Sólo su admiración por por el fumador en pipa de Stalin empaña hoy algo su reputación. Donna, usted me parece una mujer shaviana, creo que no puede haber mejor elogio para una mujer, quizás mujer chestertoniana.(Supongo que vuelvo a ser mujeriego)

Donna Angelicata dijo...

Hum. Mujer shaviana... ¿No fué éste quién puso en boca del Profesor Higgins en Pygmalion lo siguiente?: "¿Por qué una mujer no puede parecerse más a un hombre?".

Bueno, para ayudarle un poco en sus donjuanescas tretas, le diré que yo caería rendida lánguidamente ante el hombre que pronunciara lo siguiente: (conmigo ya no le sirve, pero seguro que le funciona con cualquiera de nuestras contertulias, haga como que no le he dicho nada):


Las dos mujeres.

¡Mira! Muy rubia es la que conoce los caminos de la alegría. Vieja en la burlona sabiduría del placer. Los ojos que podrían ser esquivos a la adulación, tiernos; La cabellera que podría ser plateada por el conocimiento, de oro. Pero tú eres más que todo esto, ¡Oh mi Reina!Porque tú estás vestida de lágrimas y antiguas guerras; Y mirando hacia delante, enmarcada por una corona de espinas, vi la cara más joven de todos los planetas.

The two women.

Look! Very fair is she who knows the ways of joy; in pleasure mocking wisdom old. The eyes that may be cold to flattery, kind; The hair that might be grey with knowledge, gold. But thou art more than these things, O my queen!,For thou art clad in ancient wars and tears.And looking forth, framed in the crown of thorns,I saw the youngest face in all the spheres.

G. K Chesterton

Anónimo dijo...

Sabe? Me seduce que pueda seducirla tan bello texto. Y ahora tendré que buscar en qué opus chestertoniano está, Bruja! y sin tener que recurrir al google. Me imagino que usted podría habitar en Otos y yo podría verla ventajosamente desde mi vecindad. Es imposible, curiosonas ardillas, que a pesar de haber desvelado mis cercanías puedan encontrar a un tipo mezcla de Haile Selassie y Abraham Lincoln, con la mitad de la altura de este último pero con la ventajosa circunstancia de doblar su peso.

Anónimo dijo...

Como tengo la embarazosa tarea de rellenar cuatro horas hasta que suceda algo terrible, me he impuesto la desagradable tarea de hacer tantos comentarios en honor a Shaw y a usted que ha tenido a bien sacar el tema saviano-para un socialista inteligente que hay y resulta que la gente no dice nada(por otra parte esto me lleva a amargas reflexiones, no sólo porque tenga que esperar cuatro horas y el único libro que me he traído es el clásico de mi mochila-porque lo llevo en ella casi un año y medio- Road to Burma, que recomiendo a todos aquellos ansiosos de conocer las circunvoluciones cerebrales de Stilwell), sino porque si se pone un tema de éstos en que cualquier imbécil cree tener la solución definitiva, como si su novia hubiera sido una prostituta sagrada en Babilonia habría usted repartido las ganancias con Ishtar?, y va y la da, pero un tema shaviano o algo parecido y el silencio es espectral,de espectro, me permito aclararles.

Anónimo dijo...

Ante la opción de abrir The Burma Road(qué error!, trastoqué todo el título) por la página 96 y ver qué le pasó a la columna de Calvert, prosigo. Sé que estoy predicando en el vacío, pero me agrada la similitud de la imagen franciscana predicando a las bestias(y aunque sea una grandísima falta de modestia no es la primera vez que se me toma como modelo del barbado santo, acérquense si no a un vecino pueblo de Otos para contemplarme en las vidrieras de la iglesia con gran recogimiento, untuosa mirada y angelicales apéndices).

liuva dijo...

Es difícil ser patriota de un pueblo que pone a una cabra a desfilar delante de los ridículos soldados de la legión. Prefiero emplear mi tiempo y mi ocio en podar manzanos de la discordia.

Dijo Bernardo Chou “Soy una español típico, mi cabra desfila delante de un Borbón”

Angelicata, el señor Anónimo te llama mujer shaviana, pues que sepas que la Shaviana es una planta mexicana parecida a una coliflor: mujer coliflor.

Señor Anónimo, el otro día ninguneó a Álvaro Pompo, no es justo, Álvaro Pompo es un buen escritor. Ud. sólo mama de sus queridos escritores ingleses y le puedo asegurar que por lo menos hay un par de ellos más.

En fin, que podéis iros al diablo o al Nebrija con vuestros libros de antropofagia.

Anónimo dijo...

La ausencia de mis geniales compañeros ha elevado mi creatividad a niveles de psicóloga de barrio más bien sucio, curiosamente la presencia de esos llamados congéneres me hace tender a una somnolencia que un médico a lo House le haría erróneamente diagnosticar que en el puente del Pilar estuve en el África Central o que bien el neceser de mi novia azafata no sólo llevó el sombrero hongo de su amante ocasional, sino también ese mortífero insecto capturado en sus tórridos deambulares por las románticas y pestilentes orillas del lago Tanganika.

Anónimo dijo...

Pues entonces entonaré una loa a la coliflor, mejor ser una gloriosa y hermosa coliflor que una soporífera e insípida flor, y me pondré un casco como hizo el coronel Crane.

Anónimo dijo...

Mejor una cabra que un...(no, no tema srta. Liuva, no tengo su pésimo gusto) que un Borbón.

Anónimo dijo...

No sé quién es ese Álvaro, pero sus elogios me indican que estoy en el buen camino, seguiré eternamente desconociéndolo.

Anónimo dijo...

Como aún me resisto a meterme dentro del teatro secundario de la guerra de Birmania, continúo con mis reflexiones tan brillantes como carentes de sentido. Se han parado a pensar qué hubiera pasado si Stilwell no hubiera sido Stilwell sino que hubiera sido Eisenhower? La historia habría cambiado completamente, el día D, la toma de Berlín, hubiera habido una guerra con los ingleses? por no hablar de la sorpresa que se habría llevado Mamie Eisenhower en su lecho matrimonial. Si alguien no sabe de qué estoy hablando, pobre lechoncillo!, le recomiendo el visionado durante varios días de la genial e inconmensurable 1941.

Anónimo dijo...

Una pregunta que me tortura también ahora mismo, es quién debe ser más inteligente, la mujer shaviana, la mujer chestertoniana o la mujer hawksiana? Y por qué me hago preguntas de este tipo si en Adzeneta no hay mujeres de este tipo? si ni siquiera hay mujeres!.

anónima dijo...

Querido anónimo;

He estado un rato viendo como poco a poco sus comentarios iban apareciendo en su blog sin atreverme a interrumpirle. Sólo usted y el espacio, esperando respuestas que parecen no llegar. Se merece un poema:

Con la simple palabra de hablar todos los días,
que es tan noble que nunca llegará a ser vulgar,
voy diciendo estas cosas que casi no son mías,
así como las playas casi no son mar.

Con la simple palabra con que se cuenta un cuento,
que es la vejez eterna de la eterna niñez,
la ilusión, como un árbol que se deshoja al viento,
muere con la esperanza de nacer otra vez.

Con la simple palabra te ofrezco lo que ofreces,
amor que apenas llegas cuando te has ido ya:
Quien perfuma una rosa se equivoca dos veces,
pues la rosa se seca y el perfume se va.

Con la simple palabra que arde en su propio fuego,
siento que en mí es orgullo lo que en otro es desdén:
Las estrellas no existen en las noches del ciego,
pero, aunque él no lo sepa, lo iluminan también.

Y así, como un arroyo que se convierte en río,
y que en cada cascada se purifica más,
voy cantando este canto tan ajeno y tan mío,
con la simple palabra que no muere jamás!José Ángel Buesa

I Love Chesterton, por si le sirve de algo.

anónima dijo...

Ah...y en Adzeneta si hay mujeres , donde no hay es en Mas de Timó.

Y contestando también, (por que me dá lástima verle tan sólo en la blogosfera) le diré que Patton habría votado a Stiwell y gracias a eso los alemanes beberían té (al limón) a las cinco o´clock.

Anónimo dijo...

Ante la perspectiva de lo espantoso que me va a suceder dentro de casi una hora estoy repleto cual cafetera hirviente del optimismo del condenado a muerte, pues sabe que nada peor puede sucederle. Resignado, acepto cualquier avatar que se me aproxime, con sonrisa fatídica y siniestra. Cuento los árboles, las caras, las vacas, los idiotas que veo, los cuernos de las vacas,las hojas que revolotean como una especie de adiós a la vida, como una especie de "detente, momento perfecto!"(madre mía, que mastodóntico rapto lírico me domina!") En este momento soy, debo ser, el ser más peligroso del universo. Cuidado! No os acerquéis inmundos y vulgares seres mortales! Pero me pregunto, me pregunto si las vacas tienen cuernos y también me pregunto si se puede pasar de 4º de Eso con dos asignaturas troncales o no.

Donna Angelicata dijo...

Bueno, Sr. Anónimo, no se preocupe demasiado. Desde luego, estoy de acuerdo con lo que decía nuestro adorado Chesterton sobre que es mejor decir cosas sabias alocadamente, como los santos, que expresar locuras con prudencia, como los caballeros.

Por otra parte, el como se desvían ustedes de cualquier asunto que saco, es digno de análisis y profundo estudio doctoral en Psicología de grupos. Supongo que las pocas almas, ajenas a nuestro pequeño círculo, que se asomen por aquí, pensarán que somos tan útiles como una barberia en el cadalso de la guillotina.

Pero, qué demomios, de no ser por ustedes, los días se sucederían en un ritmo infernalmente monocorde. Bien, este es mi modo de expresarles mi gratitud (aunque en realidad estoy mucho más enfadada con algún dios que agradecida con ustedes, lo siento.Intentaba sacar unas entradas para el tercer concierto de Brandenburgo de Bach para mañana y están agotadas, ¡oh, cruel taquillera!, ¡para qué vivir ya!)

anónima dijo...

No se enfade Donna...Volveré al tema que nos ocupa...Shaw, qué decir de éste gran irlandés...¿les he dicho que era vegetariano y que adoraba la coliflor?

No creo que la coliflor sea el alimento nacional de Irlanda, pero por otra parte no creo que exista ningún alimento patriótico. ¿qué comerá la cabra?

Anónimo dijo...

Lo que dice me sorprende, Donna,no la hacía con el tercero del gran Bach. Por qué menciona la guillotina?, cruel! Es como mencionar al ahorcado en casa del cordelero. Tic tac, avanza, todo converge en mi desesperada, sombría, taciturna, oscura y aplastante resolución. Ya todo da igual, para qué lavarse los dientes todos los días?, frotarse las orejas?,arrancar las hojas del almanaque del Sagrado Corazón. Donna, usted ha puesto el punto final para mi suicida decisión(debería haber puesto guinda o puunto final?) Yo me la imaginaba mas haendeliana.

Anónimo dijo...

Su comunicación sobre Adzeneta me interesa mucho, cuando pase esta noche, si es que sigo vivo, veré si es cierto.

Anónimo dijo...

Si, eso también me lo preguntado, cómo se llevaría con Patton? Como eran caracteres más o menos semejantes...

Anónimo dijo...

Si, ama a Chesterton y haz lo que quieras!

anónima dijo...

Donna , anónimo está tan fúnebre que me parece que sería más apropiada una velada escuchando el "Requiem" de Bach, o de Haendel. Lo dejo a su elección. Hoy no parece él ¿le habrá mordido una vaca?

anónima dijo...

Donna , anónimo está tan fúnebre que me parece que sería más apropiada una velada escuchando el "Requiem" de Bach, o de Haendel. Lo dejo a su elección. Hoy no parece él ¿le habrá mordido una vaca?

Donna Angelicata dijo...

Bueno, si le sirve para terminar de perfilar su idea de mí, le diré, Sr. Anónimo, que no sólo se interpretaban obras bachianas sino también el Concerto Grosso en Sol Mayor y Las cuatro estaciones de Vivaldi. ¡Máldito sea por recordármelo!.

En referencia al vegetarianismo de Shaw al que Anónima alude, Chesterton señala algo brillante. Dice que puede percibir lo que probablemente quiere dar a entender Shaw cuando dice que es repugnante darse un banquete con cuerpos muertos, o cortar pedazos de lo que fué una vez una cosa viva. Pero que no podrá saber nunca en qué momento no ha de sentir de igual manera que es repugnante mutilar un peral o arrancar de raiz esas miserables mandrágoras que ni siquiera pueden quejarse. No existe límite natural para este ímpetu, para este desenfrenado galope de refinamiento.

anónima dijo...

Ups...perdón, se publicó mi comentario por duplicado. Es posible que haya sido víctima de la mosca Bis-Bis que habita en las orillas del Tanganika.

Yo una vez arranqué una ciruela y me pareció oirle gritar...luego resultó ser el talón de mi hermana mayor que se había subido al ciruelo para ver cómo pasa el tiempo una fruta.

Mahandry Sabanduky dijo...

Una pregunta inocente ¿De quien dudamos; de la verdad, de nosotros o de Chesterton?

Anónima dijo...

"Todas las cosas ya fueron dichas, pero como nadie escucha es preciso comenzar de nuevo".

Guide.

liuva dijo...

Anónima, eso de que nadie escucha y nadie se da por aludido me recuerda un sketch de Les Luthiers:

En un bar hay una señorita negra tocando el piano, y dos clientes en la barra charlando. Uno de los clientes, al que le molesta la música, le dice elevando la voz: “tocá más bajo, negrita”. A lo que su compañero le responde: “no le grites, que es ciega”. Y así varias veces hasta que el que grita a la pianista le dice a su colega: “y qué tendrá que ver que sea ciega, no es sorda, y yo lo que quiero es que toque más bajo”. A lo que su colega le responde: “es que, ¡no sabe que es negra!”

De todas manera no sé a que viene todo esto, yo sólo toco el piano.

Anónimo dijo...

Si, si que hay mujeres en Adzaneta. Es curioso cuando se uno libra de una carga, todo aparece poblado de mujeres y al contrario. Vivan le femmnine,viva el buon vino sostegno e gloria d´humanita, diganme un sitio donde no se consideren en alto grado a ambos y estaremos en plena barbarie.

Anónimo dijo...

No querrá que me oiga el actus tragicus, BWV 106?. Pues, bueno, lo oiré. Puede indicarme algo que sirva de Requiem haendeliano? Supongo que algo de Saúl o Jephta.

Anónimo dijo...

No querrá que me oiga el actus tragicus, BWV 106?. Pues, bueno, lo oiré. Puede indicarme algo que sirva de Requiem haendeliano? Supongo que algo de Saúl o Jephta.

liuva dijo...

¡Qué horror! Señor Anónimo, se está ud. igualando intelectualmente a Manolo Escobar:

“Viva el vino y las mujeres
y las rosas que calienta nuestro sol.”

Anónimo dijo...

Perdone, dadas sus palabras de ayer someteré a una rectificación a ese gran artista(que comparado con los predicadores cantantes me parece un genio):
"Viva el vino y las mujeres
y las coliflores que calienta nuestro sol"

Anónimo dijo...

Tendría que saber que donde se respetó y apreció más al fruto de la vid y a la mujer la civilización se transformó en auténtica civilización. Todo lo demás ha sido barbarie.

Pasitos de bebe dijo...

Hola un gran descubrimiento tu blog, seguro que pasaré a visitarte con más tiempo y a leer entradas antiguas
Un saludo

liuva dijo...

Estoy básicamente en desacuerdo con usted. Lo único que me preocupa de ésta civilización es que mi cabra no pase hambruna, y que desfile marcial marcando bien el paso de la oca.

Angelicata, no dirás que me desvío del tema planteado.

Donna Angelicata dijo...

Gracias por tus palabras y bienvenida, Pasitos de Bebé (¿no es eso lo que dice el gran Bill Murray en "¿Qué pasa con Bob?", amo esa película; si te has puesto ese nombre por ello, te amo también a ti -nótese que eres la única a la que tuteo-). No obstante, no te puedo aconsejar que te asomes por aquí sin receta medica o alguna suerte de protección que te dé una total inmunidad a determinado grado de demencia. No por mí, como podrás observar yo soy extremadamente sensata y juiciosa, pero rondan por este lugar una especie de orates de lo más extraños.

Un saludo

Donna Angelicata dijo...

Liuva, desviénse, desviénse y disfruten, que yo disfruto viéndoles disfrutar. Asimismo, supongo que ustedes disfrutarán viendo como disfruto de verles disfrutar. Ahora pienso que debería hacer alguna entrada con el "Nudos" de Laing.