martes, agosto 12, 2008

Marcho de vacaciones no sin antes despedirme debidamente

Apreciados seres,

Lo primero de todo es pedirles disculpas por la lamentable carencia de entradas que este blog ha sufrido los últimos meses. En realidad, todo ello tiene una explicación muy sencilla. O no tan sencilla. En cualquier caso, me dispongo a referir las aventuras que viví y que, como consecuencia, me han tenido apartada de lo que más me gusta en este mundo (y también de ustedes).

Todo comenzó una dominical y plácida tarde de verano en la que estando yo sentada frente al ordenador escribiendo una genial entrada como es habitual, de repente, un ser blancuzco y decrépito apareció ante mis ojos. Con sus viscosos tentáculos me asió de manos y pies y me transportó a los confines del mundo. Viajamos, como digo, al centro de la Tierra, a través de la entrada de las piernas de la Esfinge de Giza. De repente, se zafó de mí, y su imagen empezó a sufrir un grotesco cambio. Poseída por un miedo cerval, contemplaba como el blanquecino e inmundo bicharraco resultaba tornarse nada menos que en Helena Petrovna Blavatsky, con lo que en ese instante mi estremecimiento fue mucho mayor, claro. Grité todo lo sonoramente que pude pues la imagen verdaderamente me horrorizaba. Para lo único que sirvió el bramido fue para que otras extrañas figuras se aproximaran rápidamente. Las sospechas de que algo mucho más siniestro se acercaba, aumentaban conforme se disipaba la luz. En efecto, tenía ante mí a seres tan diversos como Hitler, Julio Verne o el Almirante Richard E. Byrd. Lo que aconteció después, apenas puedo narrarlo o apenas me dejan. Solo puedo decirles que mientras estuve retenida, solicité un pc portátil para escribir alguna entrada en mi blog, pero no me lo permitieron alegando que la conexión wifi en el mundo intraterrestre solo daba para un minuto de conexión al día y que el cupo lo tenía ya cubierto don Adolf que tenía que comunicarse por Messenger con Eva Braun (que también está en ese mundo, pero en la otra punta, allá por el Desierto de Gobi)

Espero que sirva lo contado como justificación suficiente como para que disculpen la ausencia.
Ahora parto de vacaciones. Les veo en Septiembre, si Dios, o los intraterrestres, lo quieren.

46 comentarios:

Freia dijo...

Jajaja donna Angelicata...

La Espera ha merecido la pena.

¡Felices vacaciones!

Landahlauts dijo...

Debió de pasarlo muy mal... es una experiencia terrible. Sobre todo por la falta de conexión a internet.


Páselo bien, Donna Angelicata. Ya nos contará.

Landahlauts dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Donna Angelicata dijo...

Gracias amigos,

Yo también les echaba de menos a ustedes. Espero que no nos separemos más que por este par de semanas absolutamente necesarias para el reposo humano (no usaré esa expresión que tanto repugnaría, y con razón, al Sr. Anónimo, de "voy a desconectar". Puaj!)

Saludos agradecidos

Anónimo dijo...

En efecto, yo ya empiezo a desconectar de la gente que habla de ese modo. No diré que es propio de retrasados mentales hablar de ese modo, porque me parece una verdad autoevidente. Qué triste que es que en esas conversaciones intranscendentes al inicio o al final de los días libres, siempre tenga que haber un imbécil que lo diga. Creo que lo peor de lo peor de vivir en un período informático o eléctrico no es que destruyan la Tierra, que a mí eso me da igual, sino la abundancia de la utilización de esas metáforas, ¡son la peste!
También quisiera preguntarle si Julio Verne estaba acompañado de su mujer.

Donna Angelicata dijo...

Sr. Anónimo, no, no me pareció verla. Ya que menciona a Verne, ¿no perteneció éste a una especie de club misógino llamado "Los once sin mujer" en el ninguno de los miembros podía casarse -sin penalización por los otros- y que curiosamente acabaron la gran mayoría casados?. Pues vaya club.

¿Qué opina de la biografía de Verne de J. J Benítez?. ¿Es tan horrible como dicen?

Anónimo dijo...

Desconocía esa particularidad de la vida de Verne, que me hace pensar que nuestro Creador debe tener un gran sentido del humor(sobre todo, si pienso que estoy hecho a imagen y semejanza de Él).
Lamento decir que desconozco ese libro que menciona, pero creo que lo elegiría para leerlo en un viaje si la otra opción fuera un libro de Saramago.

marcbranches dijo...

En algún caso, cuando he conseguido entrar entre las piernas de alguna esfinge (o algo similar a una esfinge, por la falta de pasión, más que nada), me ha parecido alcanzar el centro de la Tierra, sentimiento pocas veces compartido por la esfinge susodicha. Con lo cual podría decir que entiendo perfectamente a lo que se refiere. Pero no lo diré. A cambio de esta carencia, le desearé suerte para sus vacaciones. Debidamente.

anonima dijo...

Donna, yo recuerdo un viaje exactamente igual, sólo que entonces lo achaqué a la ingesta involuntaria de una lata de atún bastante dudosa...Me alegro de que los Verne sigan bien.

David PM dijo...

Simplemente desearle que tenga unas felices vacaciones y que recargue fuerzas para volver a ilustrarnos con sus andanzas. Recuerde lo que dijo Chesterton en boca de Flambeau sobre las cosas indispensables para un viaje: latas de salmón, pistolas cargadas, una botella de brandy y un cura. Le recomiendo únicamente la botella de brandy, todo lo demás me parece superfluo (salvo el cura, para determinadas situaciones).

¡Hasta pronto!

Joseba M. dijo...

No sé si ha desconectado usted o no, pero quisiera recordarle que sus dos semanas de tan necesario asueto pasaron hace días ya por lo que le conmino a «conectarse» (aunque sólo sea a internet) inmediatamente y a ofrecernos alguna entrada a la que la gente ofrezca unos enriquecedores comentarios que usted enriquecerá con sus sabrosas respuestas y así «susesoriamente», como dicen los aldeanos de por aquí.
Abrazos paquidérmicos o asín...

David PM dijo...

Me uno a la petición de joseba, como bien dice la última línea de su post: "les veo en septiembre". Pues, ¡caramba!, yo todavía no la he visto. Así que la conmino que, al menos, de señales de vida. ¡Me basta con una línea por cualquier medio válido en derecho para notificar su presencia!... me tiene preocupado no saber de usted :(

Donna Angelicata dijo...

¡¡Señores míos!! Tienen ustedes razón en conminar tanto. Mi vagancia extrema no tiene perdón a menos que se debiera a un estado de coma terminal o amputación de extremidades superiores. Como los granadinos no fueron tan descorteses de dejarme en tan atroces estados, no tengo excusa alguna. Mañana, si Dios lo quiere, tendré a bien dirigirme a ustedes de forma bloguina.

Señores, y señoras (me pregunto que habrá sido de nuestra Liuva, hace tiempo que no se queja de nada), les he echado mucho de menos también!!

Donna Angelicata dijo...

Por cierto David PM, creo que no he dicho que me alegra enormemente saber de usted. Puede que la gente, con este comentario, sospeche de algún torrido romance entre usted y yo en el pasado. Pues lamento decepcionarles, ¡malpensados rumiantes!. (La verdad es que él me dió calabazas).


:-)

liuva dijo...

Estoy aquí, Angelicata, pero tengo un síndrome coyuntural que no me permite quejarme más. Lo mío no es síndrome postvacacional, eso es muy ordinario, lo mío es síndrome a la totalidad. De todas maneras saludo a todos, también a los que no se saben “desconectar”. Anda que preferir J. J. Benítez a Saramago, ya le vale.

liuva dijo...

Como hace tiempo que no asisto a clase tengo cosas atrasadas. Recuerdo que ud., Angelicata, iba a asistir a un concierto de The Police ¿fue o no fue? Yo lo vi en Bilbao y me entusiasmó. Parece mentira que tres personas con tres instrumentos armen tal revolución. Sting cantando y al bajo, Summers con sus gloriosos punteros de guitarra y Copeland a la batería. Los tres elegantes, muy elegantes y haciendo gala de un gran virtuosismo instrumental. Angelicata, qué gran concierto. Espero y deseo que temas como “Message in a bottle”, “Do do do, da da da”, “Roxanne”, “So lonely”… y tantos otros le hicieran gozar del concierto tanto como a mí.

Lástima que después me picara una medusa en Malta y me dejara la espalda con un mensaje en braille. ¿Alguno de ustedes ha tenido la suerte de ser atacado por una medusa? Y lo peor no es que te pique, lo peor es que después te untan de vinagre como si fueras una ensalada.

David PM dijo...

¡Es imposible que yo le haya dado calabazas! En estas tierras que usted bien conoce no es producto típico. Podría haberle dado queso de tetilla pero calabazas... ¡nunca!. Si aún así usted insiste... ¡entonces devuelvame mis calabazas! No estoy sobrado de pertenencias como para si perdiendolas.

En cuanto al tema que comenta lluvia sobre las medusa: una picadura de medusa es "lo mejor que te puede pasar" en ciertas playas de estos lares. Entre lo peor, ciertos peces, cabrones ellos, que con color de arena y vicio por acercarse a las playas son pisados por bañistas inexpertos. Primero se nota un leve pinchazo. Luego se cree que ha sido una concha. A partir de ahi todo es dolor. Pisarlo de lleno equivale por regla general a casi desmayarse. Y a gritar de dolor, por supuesto, cual parturienta. De hecho, esa misma playa es famosas por las olas de la fertilidad. Así que allí lo mismo se grita por una cosa que por otra...

PD. Más me alegro yo se saber de usted Donna Angelicata, más me alegro yo :)

Anónimo dijo...

La distancia que hay entre J.J. Benítez y Saramago es inconmensurable. Saramago es el prototipo de pelmazo predicador, el típico Gunter Grass de turno(siempre predicando y siempre ocultando que fue de las SS-¡anda y le das lecciones a tu madre!- y encima arrastra el terrible estigma de ser portugués, como los madredeus(vómitos), como la Pires(más vómitos),como Ramalho Eanes. No digo que haya que leer de contínuo a Benítez, ni siquiera los días impares, pero bueno, si la otra opción es el cejijunto portugués, pues bueno...

Sigurd dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Donna Angelicata dijo...

Liuva, lamento mucho lo de su medusa en Malta (no sé si al Sr. Anónimo le parecerá un lugar lo suficientemente exótico, a mí sí me lo parece). En estas aguas mediterráneas también hay muchas. Nunca he sufrido el ataque de ninguna, aunque tampoco es que haga demasiado uso de la playa, prefiero las aguas cristalinas de una piscina extenta de monstruos marinos, y olas fértiles, uf.

En respuesta a su pregunta, sí, sí que fui al concierto de The Police. Lo cierto es que ya ni me acordaba si no llega a ser por su comentario. No digo que no me gustara -que lo hizo- pero como mi memoria como mucho tiene presente lo que hice ayer, pues eso. No obstante, le agradezco que me lo traiga a la mente. Me gustó, como digo, mucho. Opino igual que usted en lo de como tres personas pueden sonar tan intensamente y con tanta potencia (les recuerdo, que mis queridos Muse, también son sólo tres y lo que consiguen es espectacular). Disfruté mucho, me sorprendió lo bien que sonó la hermosa "Wrapped around your finger". Me alegra saber que usted también lo hizo. Gracias por aparecer, querida Liuva, ya estamos casi todos.

Donna Angelicata dijo...

David PM, creo que prefiero quedarme con sus calabazas, si no le importa mucho.

;-p

Anónimo dijo...

Pues no sé,nunca había pensado en Malta sobre cosas que no tuvieran que ver con la Segunda Guerra Mundial o las guerras napoleónicas (y aquí tengo que ponderar calurosamente "El día de la batalla"-¡absteneos infrahumanos admiradores de Saramago!-).Supongo que habrá sitios mucho peores en los que pasar el verano, como Portugal(o Portugalete,añadiría si fuera un infame hacedor de tontos juegos de palabra, pero,como no lo soy, no lo añadiré).

David PM dijo...

Si no me las va a devolver, me importe o no, no tengo nada que hacer. De todas formas si alguna vez considera la opción de deshacerse de ellas, estaré encantado de hacerle una buena oferta.

Celebro que todavía conserve su buen gusto musical pero le recuerdo que irse por las ramas y no publicar una nueva entrada no está permitido. No trato de presionarla... bueno, sí trato :). Pero prometió que pronto escribiria algo... y ya tarda. Las promesas son para cumplirlas (¡o nos rebelaremos!)

Tenga usted un buen día

- David PM

liuva dijo...

Sr. Anónimo, es cierto que la distancia entre J.J. Benítez y Saramago es, como usted dice, inconmensurable, pero no precisamente en el sentido que usted dice. Es que no están en la misma división, es como si me compara el Nessun Dorma de Pavarotti con Paquito el chocolatero de King África que, por cierto, tengo dudas si la letra de tan noble pasodoble la escribió su admirado pirata Benítez, alias J.J., al que sólo le falta el parche en el ojo.

Landahlauts dijo...

No sé de dónde había sacado usted, Donna Angelicata, la peregrina idea de que los granadinos tenemos por costumbre amputar miembros superiores a los que nos visitan. No es cierto. Es más, para deshacer cualquier idea errónea que añada pábulo a tan peregrina idea, le añadiré algo: no sólo no tenemos por costumbre amputar miembros superiores... tampoco amputamos miembros inferiores.

Somos así... distintos. :)

Por lo demás, hemos de suponer que anduvo usted por estos lares con su monísimo y equipado "Compact Pussycat". Estoy seguro de que disfrutaría sobremanera de esta tierra andaluza. Me alegro si fue así.

Una cosa más: jamás en mi vida pensé ver en el mismo reglón los nombres de J.J. Benítez y Saramago. Al leerlo se me ha venido a la cabeza un antiguo y malsonante refrán castellano que no reproduciré aquí por respeto a usted y a sus lectores (el del burro y el trigo).

Un saludo afectuoso para usted y sus lectores.

Anónimo dijo...

Pero supongamos que vamos a una biblioteca con millones de volúmenes en la que se da el curioso hecho de que tantos millones de libros sólo han sido escritos por el horrible, cejijunto y portugués(no estoy muy seguro, pero tengo la sospecha de que este tipo prefiere vivir en nuestro país, si hubiera alguna duda de que caemos en barrena hacia el más espantoso abismo, este hecho lo aclara definitivamente) y el volátil Bénitez (desde luego es una hipótesis tremebunda), sólo digo que en caso de que el aburrimiento sea insoportable al autor a escoger está claro, salvo que uno tenga las orejas parecidas a las de esos animales llamados burros(que apuesto a que no leen a Saramago).Pero lo más racional sería(y eso que yo amo a los libros) por supuesto, quemar la biblioteca-y con los dos autores dentro-.

Landahlauts dijo...

No sé, no sé... a mi lo de quemar bibliotecas... no me atrae demasiado.

Pero, estimado Sr. Anónimo, le propongo un trato ¿podríamos indultar al cejijunto y portugués Saramago? Bueno... pero no indultarlos a cambio de nada. Le ofrezco... una permuta. ¿Cambiamos al cejijunto Saramago por, digamos, Reverte?

liuva dijo...

No le niego que Saramago a veces es abundante, pero otras veces es maravilloso. Por ejemplo en su novela “La balsa de piedra”, en la que Saramago juega a que la Península Ibérica se desprende de Europa, se rompe por los Pirineos, y empieza un viaje a través del Atlántico hacia América del Sur. Es una metáfora de unión y acercamiento físico entre Portugal, España y América Latina. El resto de Europa se siente aliviada de que la incómoda península se aleje.

“Si un día tienes un hijo, él morirá porque tu naciste, de ese crimen nadie te absolverá, las manos que hacen y tejen son las mismas que deshacen y destejen, de la certeza sale el error, el error produce certeza. Flaco consuelo para un triste. No hay consuelo, amigo triste, el hombre es un animal inconsolable.”
La balsa de piedra.- José Saramago

Anónimo dijo...

No, quememos a los tres. (Si, lo de quemar bibliotecas es terrible)

Anónimo dijo...

Yo sería un animal inconsolable si pasara algo parecido.¡qué pesadilla! Viviendo todos juntos, sin posibilidad de escapatoria y como objetivo ¡América del sur! Ahora me convierto en la figura del egregio plumífero, aunque mi visión es completamente peluda,y convierto a la peninsula es un iceberg y se desgaja de la amada Europa, pero con el destino trágico de estas cosas se va deshaciendo y espero que lo primero que se diluyera fuera Portugal. ¡Mejor ahogados que en Sudamérica!

Anónimo dijo...

Saramagiana. Yo también soy abundante, otras, maravilloso y la mayoría de las veces, las dos cosas, el resto de las veces ni me acuerdo de lo que soy. Así tengo prevista una historia a lo saramago, formalmente tengo dudas de si será una novela en diecinueve tomos, un relato corto o un poema alegórico, se titulará "El pastel ambulante". Versará sobre los problemas sentimentales que uno puede tener cuando se enamora de un pastel que anda(si no ven la metáfora es que entonces están más ciegos que mi abuela);no diré que el pastel quiera ir a Australia, pero si los continuos roces que tiene con tipos golosos, los niñitos que le pegan mordisquitos, los celos del novio que quiere el pastel para él sólo, cosas así; tengo prevista una grandiosa escena final en que un inspector de sanidad se apercibe de la fecha de caducidad del pastel, y ordena su destrucción, desesperación del novio,lamentos, lloros, etc, grandioso, grandioso(Es otra metáfora sobre el acercamiento físico y la burocracia del ministerio de sanidad, dudo sobre si incluir a Bernat Soria tragándose el pastel)

liuva dijo...

Un pastel que anda…si empezamos a desvariar… estoy segura que si le picara una medusa en toda la lengua dejaría de ser tan abundante. Es usted como la arenilla en los berberechos…Y no soy saramagiana.

Anónimo dijo...

Perdone, lo ha malinterpretado no era un insulto era la denominación de una fantasía con el estilo de portugués cejijunto. No soy tan mal educado ni la quiero tan mal como para insultarla de ese modo. Por ejemplo, a Bernat Soria sí que se lo diría, tiene el aspecto de un auténtico cerdo.

liuva dijo...

No sé por qué le ha dado tan fuerte con Bernat Soria, ¿acaso le preocupa que salga adelante lo del “suicidio asistido”?

No sería hermoso, en el hipotético caso de que usted decidiera “¡mejor ahogados que en Sudamérica!”, que alguien, por ejemplo su ayuda de cámara, le leyera de un tirón “La balsa de piedra” de Saramago mientras usted, languidecido en la proa, se fuera difuminando poco a poco como un iceberg.

Después vendría Amenábar (que nació en Chile) y le inmortalizaría con una película.

¡Ay! definitivamente creo que la medusa maltesa me ha dejado secuelas alucinógenas.

Anónimo dijo...

No, mis objeciones contra el tal Soria no son sobre lo que piensa(si es que piensa algo), sino de orden estético y lógico. Podría decirse que soy un objetor estético ante su apariencia y su modo de hablar(si es que eso es hablar).

liuva dijo...

Hace cien años nació Cesare Pavese. Hace 58 años Cesare Pavese se autoaplicó el “suicidio asistido”.

El 27 de agosto de 1950, Cesare Pavese se encontraba en la habitación 346 del hotel Roma de Turín. Tomó su diario. Releyó la última entrada, la del 18 de agosto: “Todo esto da asco. Basta de palabras. Un gesto. No escribiré más”. Releyó sus partes favoritas. Luego tomó un bolígrafo y pese a la promesa de no escribir más, escribió sus últimas palabras en una de sus páginas: “Perdono a todos y a todos pido perdón. ¿De acuerdo? No chismorreen demasiado”. Entonces buscó en la maleta los somníferos. Se quitó los zapatos, se aflojó el nudo de la corbata y comenzó a tomar, una por una, 16 pastillas, 16.

liuva dijo...

Dedicado a… no recuerdo su nombre… igual es anónimo.

“Incluso un libro en chino está hecho para ti. Se trata siempre de aprender las palabras de un hombre. Todos los libros que valen están escritos en chino, y no siempre hay un traductor. Llega el momento en que estás solo ante la página, así como estaba solo el que la escribió”.
Cesare Pavese

(16 somníferos son muchos ¿no? ¡qué derroche!)

Anónimo dijo...

Por una vez estoy de acuerdo con sus preferencias, ¡ya basta de basuras grassianas, saramagianas y similares! Cuando lo lei en el oficio de vivir me gustaron muchísimo, precisamente las palabras que usted cita:"Basta de palabras. Un gesto. No escribiré más".Valen por toda una vida. Como nos dice que no chismorreemos mucho, qué demonios! hagásmolo. Yo hubiera entendido que se hubiera suicidado por Eleanor Parker, pero ¡por esa mujer! ¿Alguien sabe algo de esa bruja?

liuva dijo...

No es cierto que sólo hayamos coincidido una vez en nuestras preferencias, recuerdo que cuando hablamos de P. G. Wodehouse también coincidimos.

Ahora les cuento más cosas de Pavese, un personaje impresionante, casi tanto como Gardel.

liuva dijo...

Cesare Pavese no se suicidó por una mujer, Cesare Pavese se suicidó por todas las mujeres. Era un misógino raro. La misoginia de Pavese no implicaba indiferencia, sino un odio que no es más que un amor apasionado, irritado y avergonzado de no poder expresarse, un amor que se vengaba de su propia torpeza.

En su diario dijo cosas muy duras contra sus mujeres, seguramente influenciado por el amor-odio que sentía por su madre: “Todos encontramos una puta en el transcurso de nuestra vida. Y son poquísimos los que encuentran una mujer que les ame y sea honesta. De cada cien noventa y nueve son putas”.

Fracasado en el amor, Pavese consideró que definitivamente había fracasado en su propia búsqueda vital: “No nos matamos por el amor de una mujer- escribe, poco antes de suicidarse- nos matamos porque un amor, cualquier amor, nos revela en nuestra desnudez, miseria, indefensión, nada”.

Anónimo dijo...

De acuerdo, tenemos más de una coincidencia, incluso puede que tengamos tres.

Anónimo dijo...

Si, tiene razón en lo de las mujeres de Pavese. Pero, me refería a la última, que es la que se lleva el mérito. Y aunque sus frases son muy hermosas, ¿no le parece, entre usted y yo, que Pavese era un tanto llorón?

liuva dijo...

Sí, muy llorón, como casi todos los poetas. No entiendo cómo hay mujeres a las que les gustan, incluso hasta se cansan con ellos, los poetas, si son unos tristes y, encima, se suicidan enseguida y las dejan viudas. Bueno, ahora que lo pienso, igual no es tan mala idea, se te suicida el chico y te quedas tan pancha.

Decía Neruda, “La tarea de los poetas es pajarear”. Y suicidarse, añadiría yo. Cesare Pavese era tímido, miope, asmático, huidizo y retraído… como para no ser triste y llorón.

Les dejo un trozo de su poema más conocido:

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos-
esta muerte que nos acompaña
de la mañana a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o un vicio absurdo. Tus ojos
serán una palabra vana,
un grito acallado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando te inclinas sola ante el espejo.

Anónimo dijo...

Acaba de fastidiarlo todo.¿Era completamente necesario que citara a Neruda? Supongo que él con su enorme vientre si que pajarearía bien.

liuva dijo...

¡Ah! no me había dado cuenta que usted “¡mejor ahogado que en Sudamérica!”, pues si empezamos a hablar de Neruda tenemos tema para una semana…, pero no, me voy a callar, que aquí la única que habla soy yo, me voy a pajarear por ahí a ver si encuentro un poeta en las últimas.

Donna Angelicata dijo...

Jaja, Liuva. Le deseo buena suerte en su búsqueda. Sí, en efecto, intente que sea poeta, con sífilis, y consumidor de opio.No hay combinación más óptima.

Ya que hablan de suicidas, macabros amigos, me he acordado del compositor Paul Dukas (porque mañana iré a un concierto y se interpretará, entre otras obras, su Aprendiz de Brujo). Parece que antes de suicidarse decidió quemar gran parte de su obra por considerarla mediocre y que no estaba a la altura de lo que él debía considerar artísticamente aceptable.

Menos mal que no quemó su aprendiz de brujo, que me gusta mucho. Imagino, siniestros compañeros, que habrán visto Fantasía.