miércoles, abril 23, 2008

Feliz día del Libro

Rufio.- ¿Que ha ocurrido, hombre?

Teodoto.- (bajando a la carrera el vestíbulo) El fuego se ha extendido de vuestros barcos. Perece la primera de las siete maravillas del mundo. La biblioteca de Alejandría está en llamas.

Rufio.- ¡Bah! (Completamente aliviado, sube al templete y contempla los preparativos de las tropas que están en la playa.)

César.- ¿Eso es todo?

Teodoto.- (Incapaz de dar crédito a sus sentidos) ¿Todo? César, ¿quieres pasar a la posteridad como un soldado bárbaro, demasiado ignorante como para conocer el valor de los libros?

César.- Teodoto, yo mismo soy autor y te digo que es mejor que los egipcios vivan sus vidas en lugar de soñarlas con la ayuda de los libros.

Teodoto.-(Arrodillándose, con genuina emoción literaria, con pasión del pedante.) César, una vez en cada diez generaciones de hombres el mundo conquista un libro inmortal.

César.- (Inflexible) Si dicho libro no halagara a la humanidad, el verdugo lo quemaría.

Teodoto.- Sin historia, la muerte te pondrá junto al mas humilde de tus soldados.

César.- La muerte lo hará, de cualquier modo. No pido una mejor tumba.

Teodoto.- Lo que arde allí es la memoria de la humanidad.

César.- Es una memoria infame. Que arda [...]


"César y Cleopatra". George Bernard Shaw.

Qué brutote era este César. Les ruego que ustedes no sigan sus flamígeros consejos y no quemen sus preciados libros (si fuera malvada diría "si es que tienen"). En su lugar, envíenmelos a mí (pueden ahorrarse la rosa). Gracias.

41 comentarios:

Chuso dijo...

Tengo algunos libros altamente combustibles. Se busca bombero con caja de cerillas.

Anónimo dijo...

Perdone, no es una alusión personal a su nueva entrada, que imagino irónica, pero sospecho que el día del libro lo celebran los idiotas. Por ejemplo, en mi centro de trabajo lo están celebrando ahora, y no prosigo porque quién sabe si estarán mirando a mis espaldas.

Donna Angelicata dijo...

Querido y farenheitfílico Chuso, tiene razón. ¿Quién no disfrutaría echando a la pira un libro de, por ejemplo, Paulo Coehlo?. Yo sí, al menos.

Anónimo, ya no sé si soy irónica o no, me he armado un lío. Pero sí,estoy con usted en que casi toda celebración o conmemoración social impuesta suele ser una asnada (pero, perdonen, es que este texto de Bernard Shaw me gustaba mucho). Hablando de celebraciones y de Shaw, me he acordado de que cuando le pidieron a éste que asistiese al tricentenario de Stratford, contestó con su característico desdén: "Si no celebro mi cumpleaños, no sé por qué he de celebrar el de Shakespeare".

liuva dijo...

Qué curioso, celebrar el día del libro quemando la biblioteca de Alejandría.
Creo que en el fondo a los libros les gusta ser quemados, pero quemados en la plaza de pueblo, no en los almacenes ni en las bibliotecas. Porque los libros quemados en la plaza, arden convencidos de su efectividad y su peligro. Los libros prefieren ser quemados antes que ignorados.

Como dijo Ralph Waldo Emerson “cada libro quemado ilumina el mundo”.

Cuentan que Sigmund Freud cuando se enteró que los nazis habían quemado sus libros comentó: “Es un gran progreso con respecto a la Edad Media. Ahora queman mis libros pero entonces me hubieran quemado a mi”.

Y una rosa.

Donna Angelicata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Donna Angelicata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Donna Angelicata dijo...

Sí, sí... un gran progreso... sí, ehmm...

*Nótese que odio a Freud

Anónimo dijo...

Al menos podemos decir favorablemente de Freud que le gustaba fumar cigarros puros y sin olvidar lo de la gestapo, porque lo demás no le deja en muy buen lugar, lo de los números de Fliess, lo de la cocaína, lo de la teoría de la seducción,lo del psicoanálisis, lo de su cuñada, lo de su madre, lo de Jung, lo de Mahler, lo de Lou Andreas Salome (qué gran mujer!) todo parece indicar un gigantesco humbug.
Sta. Liuva debería avergonzarse de citar a Emerson en el mismo sitio que Freud(que es precisamente lo que que estoy haciendo ahora).

liuva dijo...

No sabía que aborrecían tanto al señor Freud. Si lo llego a saber, hace tiempo que ya les habría metido el dedo en el ojo con él. De todas maneras nunca es tarde para rectificar. O sea, que vamos a hablar del señor Freud.

Hay una cuestión de vital importancia para la historia del psicoanálisis: ¿Tuvo o no tuvo Sigmund Freud relaciones con su cuñada, Minna Bernays?

El 13 de agosto de 1898, Sigmund Freud, que entonces tenía 42 años, y Minna Bernays, de 33, se registraron como “matrimonio” en la habitación 11 del hotel Schweizerhaus, en la pequeña localidad de Maloja. En ese pueblo pasarían dos semanas mientras la esposa de Freud recibía en Viena tarjetas postales que describían la belleza de los Alpes, sus lagos y sus bosques.

¿Qué hicieron el doctor y su cuñada en aquellos días? ¿Fue Freud un adúltero? ¿Tenía el doctor Freud una doble moral, por una parte lo que decía en sus círculos psicoanalíticos y por otra lo que hacía en su vida privada? ¿Es cierto que se fumaba veinte puros diarios? ¿Aguantaba su cuñada ese pestazo?

No hace falta que me respondan a todas las preguntas, sólo a la última.

liuva dijo...

Quería también matizar la frase que les puse ayer de Sigmund Freud cuando se enteró que los nazis habían quemado sus libros: “Es un gran progreso con respecto a la Edad Media. Ahora queman mis libros pero entonces me hubieran quemado a mi”.

No es un gran progreso, no le quemaron a él porque se les murió justo antes de que empezaran los fuegos artificiales. Se murió en septiembre de 1939 por un cáncer de mandíbula a consecuencia de los veinte puros diarios que soportaba la cuñada. Además, no le hubieran quemado, le hubieran gaseado.

Anónimo dijo...

Me parece que el mejor rasgo de ingenio de Freud y por lo que merece ser recordado es su anécdota con la Gestapo:
The German army marched into Vienna in March 1938, and Hitler annexed Austria to the Reich. As a Jew and as the founder of psychoanalysis, Freud was regarded as an enemy of the new Germany. Shortly before he was allowed to leave the country in June, a photographic record was made of Freud's residence, Berggasse 19. In his final interview with the Gestapo, who insisted that he sign a statement saying he was not mistreated, the 82-year-old Freud is said to have sarcastically asked if he could add: "I can most highly recommend the Gestapo to everyone."
Pero Frau Liuva no sé que tiene contra los puros, piense por ejemplo que su amigo Adolf no fumaba y era un desquiciado antitabaquista. "La consecuencia de todo ello fue que los nazis llevaron a cabo la campaña antitabaco más agresiva de la historia moderna. Los carteles de "Prohibido fumar", que por entonces aún no formaban parte del paisaje cotidiano, proliferaron de inmediato en todos los edificios públicos, especialmente en las salas de espera, dado que se había intuido ya el riesgo del tabaquismo pasivo. La propaganda no dejaba de recordar que ni Mussolini ni Franco eran fumadores, mientras que Churchill y Stalin lo eran de forma notoria." Diccionario crítico de mitos y símbolos del nazismo, Rosa Sala (libro buenísimo y que se recomienda a aquellos que no pretendan ser unos azapaterados)

Donna Angelicata dijo...

Vaya, pero, ¿qué demonios verán los hombres en las cuñadas?. Hace poco leí un artículo sobre Dickens y parece ser que a éste le sucedió algo parecido con la suya (o con las dos) -perdone, apreciado Anónimo por comparar -aunque sea en esto- al incomensurable Dickens con ese otro mostrencote, ya sé que me va a caer una riña monumental-.

Desgracidamente, yo no soy cuñada de ningún hombre. Supongo que eso significa que estoy abocada al eterno desamor.

Anónimo dijo...

Bueno, podríamos citar como precedente a Mozart, pero éste fue más listo,amaba a la hermana pero se casó con la cuñada.

Anónimo dijo...

Me olvidé de comentar en su anterior entrada que no me parece tan catastrófica la réplica de Spencer Tracy como usted dice. Es buena, o muy buena, y si yo hubiera sido la Hepburn lo habría amado de inmediato(aunque fuera bajito y tuviera un enorme abdomen).

anónima dijo...

" Fumar es indispensable si uno no tiene a nadie a quien besar "

Sigmound Freud consideraba a los puros simbolos de la tenacidad y autocontrol. Así que supongo que los fumaba constantemente delante de su cuñada para evitar "tentaciones" o quizás para mantenerse firme en su "tenaz" objetivo de seducirla.

Sobre los puros, la anécdota que más me gusta es esta:

JFK-" Necesito muchos puros. Aproximadamente 1,000. Ponte en contacto con todos tus amigos y réune tantos puros como sea posible "

al llegar a juntar 1,067puros, exclamó "...Ahora puedo firmar esto..."

Esta conversación entre JFK y Pierre Salinger, Secretario de Prensa en su mandato se produjo momentos antes de firmar el embargo a Cuba.

liuva dijo...

Lo de las cuñadas ya viene de viejo, hay una tradición de los indios comanches que obliga a las hermanas de una mujer embarazada a atender las necesidades de su marido mientras dure el embarazo. Claro que no especifica cuales son las necesidades del cuñado comanche. Tal vez sólo necesite fumar la pipa de la paz en compañía, aunque me temo que hay algo más. Son los inconvenientes de tener cuñados comanches.

Angelicata, tienes suerte de no tener un cuñado comanche. Yo sí tengo cuñados, pero no fuman en pipa…. ahora que lo pienso, eso es lo malo, que no fumen en pipa, porque igual tienen otras necesidades. Tendré que ir afilando mi tomahawk por si acaso.

Anónimo dijo...

Perdone, pero ¿no cree que sus palabras encubren unos terribles deseos acerca de sus cuñados? La negación sobre ello sería inútil, no haría más que exponer de modo más claro sus deseos a cualquier idiota , y hay muchos de estos, versado en la psicología freudiana. Le sugiero que haga un congreso familiar y les anuncie las apremiantes necesidades de su líbido(qué demonios, esdrújula!).

liuva dijo...

¡Ja! ¡Un congreso familiar para qué! Qué cosas dice usted doctor Freud. Claro que si mi negación sobre ello es inútil, todo lo que diga será tomado como un “encubrimiento de mis deseos” hacia mis cuñados comanches.

De todas maneras, aunque sea inútil, le voy a exponer algunas ideas que se me vienen a la cabeza cuando pienso libidosamente en mis cuñados comanches:

El faraón Menopto, que reinó en Egipto más o menos por el año III a. de C., tras vencer a sus enemigos los sirios mandó cortarles sus 13.000 (trece mil) penes, trofeo que exhibió y acabó repartiendo entre sus más íntimos para demostrar su gran victoria.

El sultán Key Coubat I de los selyúcidas, una importante dinastía turca de Oriente Próximo que gobernó el oriente musulmán por los siglos XI y XII, pasó a la historia por fabricar 300 tiendas de campaña para su ejército con los testículos y escrotos de los 30.000 enemigos capturados en batalla

Espero con impaciencia sus anotaciones freudianas al respecto.

Donna Angelicata dijo...

¡Qué repulsivas anotaciones, Liuva!. Mi pueril mente jamás volverá a ser la misma después de semejante visualización.

Pero, eso sí, estoy de acuerdo con el Sr. Anónimo. Es superfluo que niegue la evidencia. Usted desea febrilmente a sus cuñados. Tendría que verlos, pero no sé, a mí me parece que no hay nada menos atrayente que un cuñado (bueno, puede que una cuñada).


Sigo con mis quehaceres.

anónima dijo...

En fin, Liuva, por más que pongo la mente en blanco, a mí no me llegan imágenes de el Faraón Menopto...¿que cenó anoche?

Anónimo dijo...

Si es lo que piensa sobre sus cuñados entonces está hipercompensando y no me creo palabra. Si por el contrario es una alusión, un poco agresiva, ante mis palabras está haciendo un transfer hacia mi. Esto no me preocupa, pero le recuerdo que el próximo transfer hacia mí será amoroso( esto tampoco me preocupa porque estoy, más o menos, acostumbrado a que se me ame -por donde voy ,gatos, mujeres y pájaros(por ese orden) me abrazan y se me enroscan-)

anónima dijo...

¿los pájaros se enroscan?

Bueno, los flamencos sí, tienen suficiente cuello para hacerlo.

¿ama usted al flamenco, Anónimo?

Le ruego encarecidamente que la respuesta sea no.

liuva dijo...

Angelicata, siento herir su sensibilidad, pero es que me provocan. Sra. Anónima, como se podrá imaginar ayer cené garbanzos. Sr. Anónimo, estoy de acuerdo con usted en una cosa: líbido tendría que ser palabra esdrújula. Si es llana es porque los señores atapuecanos de la Academia (muchos de ellos contemporáneos del Faraón Menopto) así lo decidieron en un día de mala siesta. A ver si ahora que ha entrado el señor Javier Marías (Rey Xavier I de la isla de Redonda), pone a la líbido como y donde hay que ponerla.

Donna Angelicata dijo...

Liuva, dudo que Javier Marías vaya a poner la líbido donde hay que ponerla. Ejem.

Anónimo dijo...

Tiene usted razón Donna porque Javier Marías tiene cara de cuñado(y de los más tontos).

¿Cree Sra. Anónima que es una perversión amar a los flamencos? Puede que sea más bien una estupidez que una perversión, ¿quien dijo lo de "prefiero ser perverso que estúpido"? Espero que no Wilde, en todo caso fue un estúpido.

Dardo dijo...

Pero querídisima Donna ¡¡¿qué desvario es éste?!!. Empiezan haciendo una reseña sobre el día de libro y terminan confeccionando unas tiendas de campaña de género bien singular y supongo que impermeable. Indudablemente los garbanzos son indigestos. Más vale que LIuva se hubiera trasegado una anodina sopa de "letras".

Saludos.

Donna Angelicata dijo...

¡Sr. Dardo! Qué placer verle asomar de nuevo por estos disparatados lares. Espero que usted, ser de recta moral e incorruptibilidad, no se atemorice, como si sintiera salivar tras usted a un licántropo, con los grotescos comentarios que esta pandilla realiza (perdonen, amigos, pero reconozcámoslo, somos raritos).

Y supongo que la culpa de estos encantadores desvaríos la tengo yo por ser tan perezosa en publicar entradas. Puede que diga algo en breve sobre la vida de Poe que me leído recientemente, qué hombre tan extraño, y ¡qué vida!... Él si que era rarito.

liuva dijo...

¡Señor Dardo!, cuánto tiempo sin acercarse por aquí. ¿Sigue pensando que soy una neopagana? Bueno… me voy a portar bien que después me riñe Angelicata porque le espanto a la gente de recta moral. Se le saluda. Por cierto, me recuerda usted a mi cuñado.

Anónimo dijo...

Perdone Donna, pero no me gusta nada ser tildado de "rarito", preferiría sin duda, raro, incomún, extraño, excéntrico... O soy raro o no lo soy, pero rarito desde luego que no. ¡Me opongo total y absolutamente a que se me adjudique semejante término! Es como la gente esa que dice eso de "y ahora ponga una firmita", siempre me dan ganas de decirles(y hacérselo), ¡y ahora reciba usted una puñaladita!

liuva dijo...

Estoy de acuerdo con el señor Anónimo, yo tampoco quiero ser tildada de “rarita”. Por ejemplo, no hay cosa más horrible que a una niña que esté gorda le llamen “gordita”. Es el lenguaje que predomina en los espantosos cocineros de la tele: Se pone una cucharadita de aceite y un poquito de sal y se mente un minutito en el horno para que salga jugosito.

Me preocupa empezar a coincidir tanto con el sr. Anónimo. Tengo que meterme una sobredosis de Gardel para que se me pase.

Donna Angelicata dijo...

Está bien, está bien, señores suspicaces. Que me despellejen a tiras y sirva de comida de mapaches si no son ustedes unos excéntricos, extravagantes, singulares, curiosos, exóticos, insólitos, inusitados, inusuales, infrecuentes, excepcionales, dementes, locos, maniáticos, chalados, lunáticos, sonados y majaretas

Espero que se hayan quedado a gusto (yo mucho).

Donna Angelicata dijo...

¡Ah, y unos vesánicos! (esta me gusta más).

Estaba pensando en que también son unos diabólicos polvorines mentales.

Nota: Que el panadero perezca en una bañera de ácido si miento al decir que me estoy dando cuenta de que obtengo un extraño placer al insultarles.

Gracias por iluminarme, cenutrios. Tengan buena tarde.

Donna Angelicata dijo...

Liuva, no, yo jamás le reñiría por espantar a nadie. En todo caso querría espantarla yo a usted. Veamos si funciona mi macabro plan:

Anoche tuve un sueño profético con imágenes muy vívidas en el que, después de ser condenada a prisión en Angola, un fornido recluso le torturaba con recitales de la Piaf (¡ah, no, que esa sería mi tortura!).

¿Lo ve?. No hay manera. Seguro que es usted como Bill Murray en "Pero, ¿qué pasa con Bob?".

anónima dijo...

Donna, tiene usted una maravillosa capacidad de hacer que los insultos suenen a elogios.

En cuento a lo de ser "personas raritas"...yo estoy harta de oir que uno es un poco rarito pero buena persona. Lo cual suena a disculpa, espero... ¿o ser una buena persona es malo pero se le disculpa si es rarito?

Ya me imagino los titulares: "Persona humana dona sus visceras aún a costa de depender de un riñón artificial toda su vida"- el beneficiario de tan noble gesto dijo entre sollozos- "es un buen hombre, si, pero lo más impresionante es que adora a los flamencos."

anonima dijo...

por cierto donde dice "en cuento" debe poner "en cuanto"...no me lo tomen "en cuenta".

Donna Angelicata dijo...

Gracias Anónima, pero ahora me asalta la duda, siguiendo su razonamiento, de si tengo esa misma maravillosa capacidad de hacer que los elogios suenen a insultos (no sé lo que es más preocupante)

anónima dijo...

No sé Donna, quizás si hacemos una prueba. ¡elogie, elogie!

Después ya le diré.

liuva dijo...

Angelicata, su sueño profético se refería a Angola, pedazo de tierra en el sur de África, o a la Penitenciaría Angola, en Luisiana (EEUU). Es que no es lo mismo y, ya que me van a torturar, me quiero situar. En Angola país africano, que hace unos años era el lugar más peligroso de la tierra, si te meten en una cárcel, tienes un 90% de posibilidades de no salir más. En cambio, si das con tus huesitos raritos en la cárcel de Angola de Luisiana (que creo tienen el derecho de admisión sólo reservado a los hombres), tienes un 90% de posibilidades de morir allí y un 10% de no salir vivo. Por algo la llaman la cárcel más segura del mundo, porque nadie sale.

O sea, resumiendo, que por qué no se dedica usted, Angelicata, a tener otros sueños más placenteros y no me arruina el puente que tan merecidamente voy a derrochar. Saluditos.

Dardo dijo...

Placer el mío de leerles a Vds. en estas lecturas tan flamantes donde yo no puedo estar a su nivel. No se apuren no me atemorizan; me divierten gratamente. Uno es raro (que no rarito -en esto el Sr.Anónimo tiene razón-) también, pero más provinciano.

Apreciada Liuva me ha puesto Vd. el alma en vilo, al señalar que le recuerdo a su cuñado. ¡¡Se lo digo de antemano: mi escroto no es comanche, no ha sido destinado a la confección de tiendas de campaña!!.

No tengo ninguna duda, Dª. Liuva, que es Vd. toda una neopagana. Esa devoción por los escrotos me perdonará Vd. pero no responde a la tradición judeo-cristiana, ni siquiera a la de la Roma antigua donde los aruspices escrutaban el vuelo de las aves y no la textura de los escrotos. Su atavismo se hunde en la noche de los tiempos, en los sacrificios cananeos o quizás en los ritos sangrientos de los etruscos. No se si sabe que el término pagano (así nos lo dice el gran historiador Teodoro Mommsen) viene de las fiestas denominadas "paganalia"; es decir, las festividades de todo el "pagus" (lugar). Vd., querida, exalta de continuo la contemporaneidad; huye de la abstracción mística. ¿Sigue dudando de su neopaganismo?.

Anónimo dijo...

Señor Dardo, usted nos ha mostrado cómo escribir una entrada, y no quiero menospreciar los otros integrantes de este singular club, y tampoco por el hecho de que yo lo valore quiero ponerme a su altura, ni mucho menos,-¿acaso cuándo uno valora o juzga algo no está manteniendo que como mínimo el juzgador está a una altura superior a lo juzgado?-. Sobre provinciano, yo no veo ningún mal en ello, salvo que intente ocultarlo y ser falsamente cosmopolita(verdadero rasgo provinciano). Me parece muchísimo peor ser nacionalista o algo parecido, son profundos imbéciles o auténticos granujas, recordemos la inmortal frase de Johnson.

Anónimo dijo...

"...A la vez uno de los estudiantes escribió e la pizarra: El que tenga en Adorno la única guía, comerá capitalismo toda su vida. Una gran parte del auditorio expresó su disgusto por la interrupción, de la clase, aunque sin actuar contra aquellas personas que habían provocado el incidente. En esta situación propuso Adorno que los presentes decidieran en cinco minutos si la clase había de continuar o no. Apenas había hecho esta sugerencia, fue rodeado en el estrado del aula por tres chicas estudiantes, que arrojaron sobre él hojas de rosas y tulipanes, y finalmente intentaron acercase con los pechos desnudos y una pantomima erótica. Adorno, que mostraba una expresión de angustia desesperada en el rostro, se defendió contra otras impertinencias con ayuda de su cartera y abandonó precipitadamente el aula, aunque sin olvidarse de su sombrero y de su abrigo."