martes, febrero 05, 2008

La mujer del tiempo

Regreso de un insufrible y monumental atasco (menos mal que llevaba a Phillip Glass conmigo -escuchen la belleza del segundo movimiento de su "Violin Concerto"-). Procedo inmediatamente a ingerir ciertos alimentos necesarios para mi supervivencia en este turbio planeta y acto seguido, me lanzo con una majestuosa voltereta al sofá, cosa que por poco provoca un dislocamiento del hombro derecho y una humillación eterna. Tras echar un rápido vistazo al apasionante mundo televisivo, me decido a continuar con mi lectura (ya lo expresó muy bien Groucho Marx en aquella famosa sentencia suya) de "Sinuhé, el egipcio". Mientras el muchacho nacido en Tebas me cuenta como aprende las lecciones de medicina en La Casa de la Vida, recuerdo súbitamente, entre sangre coagulada, craneos abiertos y recosidos, que hubo una vez en la que yo escribía cosas -y tontas- en un lugar en el que había otras personas que comentaban esas mismas tonterias y muchas veces las superaban con creces. Y no crean que no lo echo de menos, pero entre el trabajo, los atascos, Sinuhé, las obras completas de Bach de Brilliant (los Reyes no fueron muy generosos, pero yo sí que lo fuí, viva yo) y las colas para comprar capsulas de Nespresso, el tiempo es .... como dijo Laplace: "El tiempo es lo que pasa cuando no pasa nada más". Pues bien, les diré, como dice Woody Allen en su último libro: "Lo que sí sé de física es que, para un hombre situado en la orilla, el tiempo pasa más deprisa que para un hombre que se halla en un barco, sobre todo si el hombre del barco va acompañado de su esposa".

Yo no tengo esposa.

26 comentarios:

Joseba M. dijo...

Me alegra ser quien tire la primera tontería que, sin dudar, superará con crec...
Del libro que lees puedo decirte que el asesino, si mal no recuerdo, no es el mayordomo.
Gracias por Glass, prometo hacerme con ese concierto; hasta ahora sólo había escuchado algunos cortes de bandas sonoras (la inevitable Koyaanisqatsi)y alguna orquestación.
Y, hablando de tiempo y de mujeres salerosas, una recomendación peregrina: «La mujer del viajero en el tiempo» de Audrey Niffenegger...

Disfruto mucho leyéndote, siempre.Gracias.

Groucho dijo...

Si no tiene esposas le regalo las mías.

Pero la llave me la quedo yo.

Donna Angelicata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Donna Angelicata dijo...

Muchas gracias Joseba, gracias por ser el primero en lanzar...

Sí, la trilogía Qatsi también me gusta mucho, la música quiero decir. De las películas poco he visto, y podría decirse que muchas veces soy bastante indiferente a ciertos documentales.

No conozco el libro que mencionas pero me gusta bastante la temática de los viajes en el tiempo,crecí con la trilogía de Regreso al Futuro. "¡Doc, si mis padres no se besan, yo nunca naceré!" (véase la excelente parodia de los Simpsons en el que Marge queda con su exnovio, y Homer celosísimo les espia y grita "Noooo, si Marge besa a Arty yo nunca naceré") Genial.

Donna Angelicata dijo...

Gracias, Sr. Groucho, es usted muy amable en su ofrenda pero no me fio mucho. Además, mire lo que dice la ley nº 40 de Las 48 leyes del poder:

Ley N 40- Menosprecie lo que es gratuito.

Todo lo que es gratuito es peligroso, ya que por lo general implica alguna treta o un compromiso oculto. Las cosas que tienen valor valen la pena pagarse. De esta manera, no estará obligado a gratitud alguna, se verá libre de culpa y evitará fraudes y engaños. Lo más inteligente es, a menudo, pagar el precio total. Cuando hablamos de excelencia no hay gangas. Sea generoso con su dinero y hágalo circular, dado que la generosidad es señal e imán de poder.

liuva dijo...

Me ha enternecido lo de la majestuosa pirueta en el sofá. A eso se le llama hacer sofing extremo. Ud. no se conforma con ser una sofer normal y corriente, no, tiene que piruetearse y poner en peligro sus extremidades superiores.

Hay un señor llamado Marek Turowsk que tuvo la feliz idea de tunear su sofá y convertirlo en una máquina de velocidad extrema. Se lo llevó a la pista de entrenamiento y allí logró ponerlo a 148 km. por hora. Se ha convertido en el sofer más rápido sobre la faz de la Tierra. Eso sí que es hacer piruetas sobre el sofá.

Donna Angelicata dijo...

Liuva, no sé si me gusta más enternecerte o encabritarte.

:-)

Donna Angelicata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
liuva dijo...

Angelicata, si de verdad me quiere encabritar sólo tiene que decirle al dardo envenenado que vuelva a poner lo de “fatua modernidad” y “declinado neopaganismo”.

Donna Angelicata dijo...

Liuva, no sea punzante con el benevolente Dardo. Métase (otra vez, ejem)con mis insulsas entradas y con mi crueldad despiadada hacia la Piaf si eso la descarga.

(Seguramente que diga esto la encabrita más)

Saludos!

Anónima dijo...

" En esto me diferencio de cuantos han vivido antes que yo o vivirán después de mí. Porque el hombre que escribe y, más aún, el que hace grabar su nombre y sus actos sobre la piedra, vive con la esperanza de que sus palabras serán leídas y que la posteridad glorificará sus actos y su cordura." (sinuhe el egipcio)

Me alegro de su vuelta, Donna. Espero que sea tan amena como la anterior; salvo que se haya encarnado en usted el malvado espíritu de NEFERNEFERNEFER.

Donna Angelicata dijo...

"... Pero nada hay que elogiar en mis palabras; mis actos son indignos de elogio, mi ciencia es amarga para el corazón y no complace a nadie. Los niños no escribirán mis frases sobre la tablilla de arcilla para ejercitarse con mi saber. Porque he renunciado a toda esperanza de ser jamás leído o comprendido".

Gracias Ludovica, quiero decir, Anónima.

liuva dijo...

Angelicata, del tiempo no sabemos nada, solo que no se para. Los relojes funcionan de manera muy distinta según en la situación que se les consulte. Le preguntaron una vez a Einstein (ese señor que no sabía para qué servía un peine) por su teoría de la relatividad y contestó parecido a lo que ud. pone de Woody Allen, dijo que el tiempo no transcurre del mismo modo para alguien que esté en un prado verde con una muchacha y se lo está pasando bien, que para alguien que esté en la consulta de un dentista. Para el primero una hora son tres minutos, para el segundo todo lo contrario. Eso es la relatividad, dijo. Después de decir esto sacó la lengua y así se quedó.

Anónimo dijo...

Hago mi irrupción con un chisme de carácter melománico. ¡Tanta hagiografía y tanta nebulosidad acerca de su fin! El boletín diverdi nos dice lo siguiente:
(1) Alan Sanders indicaba en 2006, dentro de las notas del recopilatorio de todas las grabaciones que realizó para Decca, que Argenta falleció una fría tarde-noche de enero dentro del garaje de su casa de Los Molinos envenenado por el monóxido de carbono emanado de su automóvil. Pero también añadía que no murió sólo, sino que junto a su cadáver fue encontrado/a un/a estudiante inconsciente. Según parece, ambos esperaban a que el estudio del maestro se calentase y la tragedia fue motivada por la falta de ventilación del garaje.


Como veo que esto tiene que ver más bien poco con el tema propuesto por usted por no decir nada, aprovecho para decir que me hubiera gustado verla en su voltereta pues la supongo mucho más hermosa que la Nefernefernefer de la Tierney y sin su redoutable carácter. Aunque si yo hubiese sido Purdom habría hecho lo mismo por la Tierney, ¡a la porra los seguros funerarios!. ¿Habrá mujeres más hermosas que la Tierney?...

Anónima dijo...

Anónimo: ¿ésta Tierney?

Anónimo dijo...

Si

Chuso dijo...

La Gene Tierney de Laura y de El Fantasma y la Señora Muir (película preferida de Javier Marías)...

anónima dijo...

Si, Chuso, la Tierney es muy Tierna.

Donna Angelicata dijo...

Es díficil de creer, Anónimo. Cualquier mujer -me incluyo, por supuesto- vendería su alma por parecerse una milésima parte a la Tierney. Todavía no he visto su interpretación de Nefernefernefer. Esperaré a terminar el libro.

Pero "Laura" (este nombre... mmm) me gustó mucho. Eso sí, no lean ciertas sinopsis que circulan por Internet ya que les desvelan más de lo desvelable...

Anónima, y usted es muy anónima.

Anónimo dijo...

Perdone, Sr. Chuso pero, aunque su aportación de mujeres en quien pensar
cuando tienes una peligrosa pasión para curarte es digna de los mayores elogios, ¿por qué nos cita la película favorita del miembro tonto de la familia Marías? Hubiera preferido la suya, por ejemplo, o si su modestia se lo impedía la de los otros miembros de la familia que parecen mucho más interesantes; el padre o el genial Jess Franco o ese que fuma en pipa y que no sé cómo se llama o el flautista. Saludos, Sr. Chuso-espero que no se enfade si me he metido con su escritor favorito; si sirve de algo , diré que lo que hace en su editorial de la Isla de Redonda me parece muy bien.

Anónimo dijo...

Pues entonces alguien vendió su alma ya.
La novela de la Caspary es aún mejor que la película y encima el malvado no es Clifton Webb sino que es un tipo muy gordo.

liuva dijo...

La Isla Redonda es un peñasco deshabitado que se encuentra en las Antillas y que Matthew Shiell compró en 1885, el mismo día que nació su primer hijo y solicitó el titulo de rey de esa isla, para su hijo, a la Reina Victoria. Y, curiosamente, se lo concedió.

Desde 1997 ostenta el título de rey de Redonda Javier Marías con el nombre de Rey Xavier I.

El Rey Xavier I tiene el poder de otorgar títulos nobiliarios. Pongo una lista de los nobles de La Isla Redonda:

-Pedro Almodóvar, Duque de Trémula (1999)
-John Ashbery, Duque de Convexo (1999)
-Pierre Bourdieu, Duque de Desarraigo (1999)
-William Boyd, Duque de Brazzaville (1999)
-Ray Bradbury, Duque de Diente de León (2006)
-Michael Bradeau, Duque de Miranda (2004)
-Antonia Susan Byatt, Duquesa de Morpho Eugenia (1999)
-Guillermo Cabrera Infante, Duque de Tigres (1999)
-Pietro Citati, Duque de Remonstranza (2002)
-John Maxwell Coetzee, Duque de Deshonra (2001)
-Francis Ford Coppola, Duque de Megalópolis (1999)
-Agustín Díaz Yanes, Duque de Michelín y Maestro de la Real Tauromaquia (1999)
-Roger Dobson, Duque de Bridaespuela y Real Cronista en Lengua Inglesa (1999)
-Sir John Elliot, Duque de Simancas, (2002)
-Frank Owen Gehry, Duque de Nervión, (2001)
-Francis Haskell, Duque de Sommariva (1999)
-António Lobo Antunes, Duque de Cocodrilos (2001)
-Claudio Magris, Duque de Segunda Mano (2003)
-Eduardo Mendoza, Duque de Isla Larga (1999)
-Ian Michel, Duque de Bernal (2000)
-Alice Munro, Duquesa de Ontario (2005)
-Arturo Pérez-Reverte, Duque de Corso y Real Maestro de Esgrima (1999)
-Francisco Rico, Duque de Parezzo (1999)
-Eric Rohmer, Duque de Olalla y Duque de Rayo Verde (2004)
-Sir Peter E. Russell, Duque de Plazatoro (1999)
-Fernando Savater, Duque de Caronte y Maestro del Real Hipódromo (1999)
-George Steiner, Duque de Girona (2007)
-W.G. Max Sebald, Duque de Vértigo (2000)
-Luis Antonio de Villena, Duque de Malmundo (1999)
-Juan Villoro, Duque de Nochevieja (1999)

Donna Angelicata dijo...

Espero que de Jess Franco no le fascine tanto su última etapa...

Pero, jo, ¡El Necronomicón!

anónima dijo...

Liuva, lo que más me llama la atención de su lista de "duqueses" es el duque de segunda mano. ¿fué una oferta?, o ¿es que era el más viejo?

Donna Angelicata dijo...

Libro cuarto: Nefernefernefer

“-Un médico ejerce su profesión con las manos y con los ojos ¿no es verdad Sinuhé? Sin ojos y sin manos no serías ya médico, aunque tu nombre estuviese mil veces escrito en el Libro de la Vida. Quizá bebería y gozaría contigo hoy si me dejases reventarte los ojos y cortarte las manos a fin de que pudiese suspenderlas como trofeos en el dintel de mi puerta para que mis amigos me respetasen y supiesen que no soy una mujer despreciable.”

Chuso dijo...

El tal Javier Marías tiene bastante talento para escribir, aunque normalmente estropea sus obras con sus salidas de tono ultras...

En el caso de quedarme una película de la Tierney, tendría que elegir Laura...

Además El fantasma y la señora Muir no he tenido aún la fortuna de verla...