lunes, diciembre 17, 2007

¡Sed vosotros mismos!

Un animus iucundi (sirva la locución latina para destacar mi elevado intelecto) me dominaba ayer. Con cierto infortunio, opté por desempolvar uno de los cientos, ¡qué digo!, cientos de miles, ¡qué digo!, miles de millones, ¡qué digo! ... (detener la hipérbole a tiempo es de sabios; y ahora que lo pienso, quizá hacerla sea de idiotas) de libros que me miraban acusadoramente desde sus estratosféricas posiciones.

Accidentalmente me topé (no en vano digo accidentalmente pues fue el diabólico volúmen el que topó directamente, ¡¡y de pico!!, con mi cabeza) con uno de los así denominados - y lo digo con rubor- “de autoayuda”. ¡Arg!

A pesar de mi inicial escepticismo y terror, la verdad es que su comienzo logró despertarme ipso facto (atención, ¡otra locución! hoy estoy especialmente brillante, lo sé) de mi aletargado estado. Y sin más circunloquios, iré al grano, justo al contrario que las óperas alemanas.

Comenzaba de la siguiente manera: “Sé tú mismo”.

Este sencillo pero tajante imperativo no pudo menos de sumirme en una atroz perplejidad cercana al colapso mental y posterior desmayo cual lánguida damisela con la mano en la frente, del cual me recupere con el único consuelo de que pronto vería ese libro en llamas. Y es que díganme, ¿cómo demonios se puede ser uno mismo si a uno le obligan a ser uno mismo?. ¿Acaso se puede ser natural artificialmente?. Llámenme enrevesada o lo que quieran. Me voy a ser yo misma.

17 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónima dijo...

¿Deseas que te amen? No pierdas, pues,
el rumbo de tu corazón.
Sólo aquello que eres has de ser
y aquello que no eres, no.
Así, en el mundo, tu modo sutil,
tu gracia, tu bellísimo ser,
serán objeto de elogio sin fin
y el amor... un sencillo deber.

Edgar Allan Poe

Chuso dijo...

Lo difícil es dejar de ser uno mismo...

Y lo más interesante conocerse a sí mismo.

Donna Angelicata dijo...

Anónima, no conocía ese poema de Poe, y eso que me gusta mucho, gracias. No puedo resistirme a ponerlo también en inglés, con tu permiso.

To Frances S. Osgood

Thou wouldst be loved?–then let thy heart
From its present pathway part not!
Being everything which now thou art,
Be nothing which thou art not.
So with the world thy gentle ways,
Thy grace, thy more than beauty,
Shall be an endless theme of praise,
And love–a simple duty.

liuva dijo...

“… pronto vería ese libro en llamas…” Es ud. una incendiaria en potencia, Angelicata. ¿Se acuerda del bombero Guy Montag? Ray Bradbury comenzaba su novela “Farenheit 451” refiriéndose al placer que despertaba la quema de libros en Guy Montag y sus extraños, por siniestros, compañeros de trabajo: unos bomberos que en lugar de sofocar incendios los provocaban con la intención de exterminar los libros y las bibliotecas.

Sea ud. misma, Angelicata: queme todos sus libros. Haga caso a lo que dice León Felipe en “Testamento”:

”Todo para el fuego. Nada para el gusano
de la tierra. . . todas mis pertenencias para el fuego.”

Groucho dijo...

Yo soy yo mismo, y el tipo del espejo también.

Anónimo dijo...

A mí me parece que los que quieren ser ellos mismos son unos perfectos asnos y que es una cosa que sirve para que escriban los seres más bajos de la creación, esto es, los guionistas hispánicos(me parece que incluso deben estar más abajo dque profesores y periodistas).

La fastidió! Sta. LIuva, al mentar a León Felipe, qué se puede esperar de un tipo que amaba a Sarita Montiel?

Anónimo dijo...

Sé que me va a decir que estuvo casada con Anthony Mann. Pues ahí me ha pillado.

Alejandro Murgia dijo...

Señorita Angelicata:
Veo que el susodicho libro la ha impactado.

En parecido aprieto me vi yo cuando intenté escribir una canción de protesta sobre las canciones de protesta.

liuva dijo...

Bueno, en qué quedamos, no era ud. sr. Anónimo el que dijo hace nada que había que admirar la música de Wagner y Brahms sin importarnos que uno fuera casi nazi y el otro casi pre-nazi. Y ahora se preocupa más de los amoríos de León Felipe que de su poesía. Pues que sepa que la poesía de León Felipe a mí me gusta mucho, y a Serrat también, y a Paco Ibáñez también. A ud., por supuesto, no ¿cómo le va a gustar algo que me guste a mí?

Ahora bien, si lo que quiere en realidad es que hablemos de María Antonia Alejandra Vicenta Elpidia Isidora Abad Fernández, alias Sarita Montiel, pues hablamos. Yo tampoco me explico cómo ha vuelto tontitos a tantos.

Anónimo dijo...

Perdone, ha dicho que le gusta Serrat?, cómo se llama la enfermedad en que uno vomita y vomita y vuelve a vomitar y piensa que nunca va a terminar?. Es cierto que soy extraordinariamente aprensivo, pero creo que empiezo a a tener unos síntomas muy preocupantes.

Anónima dijo...

Se llama SVC (sindrome de vomitos ciclicos), pero no se apure, cesan tan bruscamente como empiezan.

Liuva, no todos caen rendidos ante Sarita; Miguel Mihura la rechazó después de haber apalabrado la boda. Un rayo de sensatez que chocó con toneladas de maquillaje.

Sara Montiel, un ejemplo práctico de cómo hacerse a si mismo.

Anónima dijo...

Donna. Ya que nos saca el tema manido de Nosce te ipsum, aunque Necuacuam , nec scire fas est omnia ,si nuestro modus vivendi o operandi visto in puris naturabilis es in primis un fac simil de quidam ejusdem furfuris, llegaremos en la praxis y per analogiam, a la conclusión de que ab uno disce omnes y post hoc, ergo propter hoc ,si primo avulso non déficit alter ego, carpe diem ; porque in articulo mortis ,en el interim (mutatis mutandi ) otro ocupará tu lugar.
Como opino que quidquid praecipies, esto previs y no quiero extenderme plus aequo, terminaré con una locución ¡ne varietur!

Disculpen esta entrada, un poco per jocum pero tenía mi latín muy olvidado y no me he podido resistir.

P:S: ( conocete a ti mismo) (de ninguna manera) (no es posible saberlo todo), (modo de vivir o de actuar) (al natural) (ante todo) (imitación semejante) (uno) (de la misma calaña) (práctica) (por analogía) (por uno sólo se conoce a los demás) (como consecuencia de ello) (al faltar uno, otro igual lo sustituye) (goza mientras vivas), (a la hora de la muerte) (entre tanto) (cambiando lo que deba ser cambiado) (cualquier cosa que expliques, se breve) (más de lo razonable) (que nadie cambie) (en broma)

liuva dijo...

No he dicho que me guste Serrat, he dicho que a Serrat le gusta León Felipe y ha musicado y cantado maravillosamente alguno de sus poemas, por ejemplo:

“Vencidos”

“Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.
Va cargado de amargura,
va, vencido, el caballero de
retorno a su lugar.”

Aclarado esto, ahora sí que lo digo rotundamente: me gusta Serrat. Es junto a Aute y Sabina el mejor cantautor de ha dado el país de la cabra.

¡Hala! a vomitar… se va a volver usted bulímico.

Anónimo dijo...

Sta. Anónima su entrada vuelve a ser ofensivamente genial; no puede haber un término medio, y no quiero ser graciosamente aristotélico, que no nos lleve desde las cumbres de la idiotez a los abismos de la inteligencia?
(Aunque esta aclaración sobra, pero dadas las suspicacias últimas aclaro que "lo de cumbres de la estupidez" tiene fundamento en el lugar que me permite comprar montones de libros, aunque no tantos como a Cardín;un profano lo llamaría trabajo, yo no.)

Anónima dijo...

Creo que hay unas seiscientas o setecientas palabras en el diccionario entre idiotez e inteligencia, aproximadamente a mitad de camino nos encontramos a la "indiferencia", el "ingenio" y el adjetivo "inmérito".
Lo cual me da pié a decirle que no recibo sus palabras con indiferencia, pero consdidero que su elogio es inmérito, ya que si doy muestras de ingenio no será porque me considere "éstupidamente inteligente"

Yo soy sobre el abismo
el puente que atraviesa,
yo soy la ignota escala
que el cielo une a la tierra.

Yo soy el invisible
anillo que sujeta
el mundo de la forma
al mundo de la idea.

Yo en fin soy ese espíritu,
desconocida esencia,
perfume misterioso
de que es vaso el poeta.

Freia dijo...

Ja,ja. Donna Angelicata. ¡Buenos latines, vive Dios! Para el próximo día póngame cuarto y mitad de ablativos absolutos. Estoy enganchada a ellos sin remisión.
Saludos,