viernes, diciembre 28, 2007

Reestructurando el blog

Como últimamente ando escasa de ideas y por lo visto ya sólo el gran Chesterton puede salvarme, he tomado la inexpugnable decisión de dejarles las riendas a ustedes, mis queridos aurigas, para hacer un blog únicamente con sus brillantes comentarios. Me falta pensar el formato que tendrá, pero al mismo tiempo pienso que es algo de lo que podrían hacerse cargo ustedes, entrañables marmotas.

Una colosal vagancia me invade y por ello he decidido dedicar lo que me queda de existencia (esto deben ser quince horas, cuatro días, seis semanas, tres meses o cuarenta y cinco años bisiestos) a una feliz vida de planicie intelectual. Mis próximos compañeros literarios serán la Guía televisiva de Bielorrusia los jueves por la noche, "Disminución de la contaminación bacteriana de la horchata de chufas por pretatamientos del tubérculo", "Corrosión interna de las bombillas rojas burdelarias" o "Si quieres adelgazar, vade retro a los pasteles".

Conociendo sus bellas almas, supongo que me desean lo mejor en ésta, mi nueva y borrica etapa.

Angelicalmente suya (justo desde este momento, ya no soy más de ustedes)

33 comentarios:

Josep dijo...

¡Ja! No me creo ni una palabra.

Feliz año, angelical Donna.

Marcelino Cente dijo...

Srta, marche, marche con sus borricadas. Nosotros, con nuestra infinita sabiduría e ingenio, mejoraremos este lugar a base de chispeantes citas de Wilde, porcinos comentarios, ampulosas, grandilocuentes y digresivas frases y confesiones amorosas.

No se preocupe, su lugar está a salvo.

Que usted lo borriquee bien.

Freia dijo...

Donna Angelicata, no me sea Vd. así. Ahora que acabo de aterrizar en su blog, no me puede dejar aquí, sentada sobre la calabaza, como en la canción.
Desbrávese, borriquee (como dice su amigo Marcelino Cente) a gusto, vaguee y cuando se canse, que se cansará rápido, vuelva que me tiene ansiosa con sus latines.
!Feliz Año!

liuva dijo...

Angelicata, se me va el año y todavía no he tenido tiempo de comentar la hoja parroquial de ayer sobre el espíritu de la Navidad. La acabo de leer y, según iba leyendo, se me iban ocurriendo un montón de puntualizaciones lúdico festivas al respecto. Pero ¡ojo! cualquiera se pone aquí a criticar al patrón del gallinero, se me pueden agitar las ilustradas gallináceas y liarse a picotazos en mi humilde cabeza de chorlito. Que últimamente hasta los dardos tiran a dar.

Lo que sí puedo hacer es hablar sobre el espíritu de la Navidad, sin que tenga nada que ver con la epístola alocada de la vache qui rit.

Estaba yo la otra noche comiéndome las doce uvas… ¡qué pasa! acaso está prohibido comer uvas cuando apetezca… además, así ya tengo el trabajo adelantado y en nocheviejaychocha me dedico de pleno a beber 12 tacitas de té con limón.

Decía que estaba yo en ello, cuando entre las campanadas octava y decimonónica me atacó repentinamente el Espíritu de la Navidad. Qué apuro. Afortunadamente, se me pasó enseguida, pero me dejó cuerpo de trucha. Ese Espíritu es diabólico, perverso y mujeriego. Le gusta dejar embarazadas a las mujeres vírgenes por inseminación mística. Después hay gente que se lo cree, y ya tenemos el belén montado.

En el 2008 más. Atragántense con las uvas, que se lo merecen, sobre todo uno. ¿Qué es lo que quieres hacer con tu blog? Se me pone la carne de gallina, con perdón.

Anónimo dijo...

No cree, Donna inmarcesible, que al dejarnos así, sin su tutela pudiera estar incurriendo en una especie de paradoja a lo de "sea espontáneo"? Porque yo para ser mínimamente brillante la necesito, y me parece que aquí todos, bueno todos menos el t...(y aquí véase una prueba evidente de mi incapacidad y aunque recurro a todos mis dioses tutelares pues nada, si quisieran decirle a alguien algo así como "tarado", pero sin emplear tal palabra, de manera que no se apercibiese de tan ajustada descripción e incluso creyera que se le ha dicho algo lejanamente halagatorio, qué expresión emplearían?) del tal Marcelino, la necesitamos.

Anónimo dijo...

Estaba pensando que si encontraren tal palabra invalidaría mi argumentación y casi que estoy dispuesto a renunciar a la argumentación,si, a la porra ella! con tal de encontrar esa ave fénix de palabra; cómo se dirá tarado sin que aparezca tarado?

Carmen Tireja dijo...

Descortés e impertinente Sr. Anónimo,

No le consiento que se meta de esa forma con mi esposo Marcelino. Es usted un...un..¡estulto!

Donna Angelicata dijo...

April Fool: The same March fool with a month added to his folly.

Ambrose Bierce

anónima dijo...

Yo utilizaría el adjetivo vesánico, casi nadie lo usa.

Liuva, empezaba a pensar que se había ido de tangueo, le echaba de menos, a usted y su afilada imaginación.

Donna, hoy no es el dia de sentirse culpable (sino todo lo contrario). Usted puede cambiar lo que quiera, nosotros somos impredecibles y a lo mejor nos dá por hacer siempre el mismo comentario y esto se vuelve de lo más aburrido.
Podríamos a cada entrada corresponder con una simple exclamación Oh! o con una frase tan tonta como "encantadora ocurrencia! No me tiente...

Donna Angelicata dijo...

Sí, es demasiado pronto para abandonar este barco que quién sabe donde nos lleva, pues estamos a merced de la marea. Permaneceré hasta que pasen esos cuarenta y cinco años bisiestos.

Obviamente no era más que una tonta broma para este tonto día. La frase de Bierce que he puesto arriba me parece genial: Inocente (april fool) es el mismo tonto de marzo pero en abril con otro mes añadido a su necedad.

Y hablando de tontos y de bromas, les relataré la humillante situación que me ha tocado vivir hoy. ¿No existirá, por así decirlo, el colmo de las inocentadas?. De ser así, no hay duda de que debería ser, desde hoy, su patrona. Les diré por qué.

Esta mañana, en un alarde de maquiavelismo inigualable, he cambiado el azúcar por la sal (sí, no soy muy original, pero qué quieren que les diga, es de mis bromas favoritas) para que mi familia, al tomarse el café, sufriera las consecuencias de mi villanía. Con este divertido pensamiento me he ido muy campante a trabajar y he estado pensando toda la mañana en qué momento alguno de mis padres podría estar poniendo cara de anciana rentista. Al salir, he conducido a casa con una temeraria impaciencia y cuando he llegado ha habido un silencio que Esquilo hubiera envidiado para una de sus tragedias. ¡Ninguno de los dos hacía mención al salado cambiazo!, ¿Por qué?, ¿por qué? - me preguntaba. Bien, según parece, y aquí comienza parte de la humillación, mi madre nunca pone azúcar al café (evidentemente yo me entero ahora) y mi padre no había desayunado hoy (llamadle brujo). Lo peor está por venir, y seguro que los lectores más avezados ya se están imaginando lo que ha ocurrido. Sí, algo decepcionada por mi fracaso, he ido a hacerme un café y .... (Creo que no debería continuar con el relato por la poca dignidad que pueda quedarme).

¡Qué estúpida soy!

Anónimo dijo...

Gracias Anónima, usted siempre con "le mot juste"-espero que se escriba así y si no es así que salga mi profesora de francés de su tumba-.

E. G-Máiquez dijo...

Feliz año. Y espero que entre tus buenos propósitos para el año nuevo esté el de despropositarte de todos los del 2007.

liuva dijo...

Aquí estamos de nuevo. El 2008 ha empezado bien, sin resaca, lo que es de agradecer, seguramente se deberá a mis repetitivas tazas de té con limón.

¡Cambiar el azúcar por la sal! ¡madre mía, qué prodigio de originalidad! Si a mí me da por contar esa rica anécdota paterno filial, el sr. Anónimo ya me habría puesto varios anuncios de tarada mental (así, sin maquillaje). Pero a ud., Angelicata, se le permite eso y mucho más.

Sra. Anónima, gracias por acordarse de mí, no me he ido de tangueo, no, ahora me toca periodo triste y me da por los fados. Mientras ustedes babeaban oyendo las polkas de Strauss, yo lloraba encima de mi osito oyendo a la inigualable Amalia Rodrigues. Si toca llorar, pues se llora y ya está.

Anónima dijo...

¿se han dado cuenta de que cuando al año le da por entrar a la gente le da por salir?.

No me extraña que la incoherencia campe a sus anchas ¿cómo puede gustarle el fado a alguien tan rebelede como usted Liuva?

Don Enrique, yo este año he hecho el propósito de buscarme un propósito. De momento, el proceso es infructuoso.

Dardo dijo...

Donna. Cambiéle el azúcar a Liuva por arsénico. Sobretodo, sobretodo, para que no sucumba la originalidad. Aunque me temo que la envenenadora de Valencia con el matahormigas Diluvión se anticipó.

Es un lugar común en criminología (hasta época bien reciente en que la mujer era sojuzgada por lo patriarcal) esbozar un perfil criminológico de lo femenino. Y, oiga, les da por el envenenamiento.

No quiero jugar con los actos fallidos del inconsciente querida Donna, porque la aprecio de veras. Pero me da a mi que su concurrencia la lleva por caminos extraviados.

Con el año nuevo ¡¡déles a tod@s arsénico en forma de matahormigas Diluvión!!.

¡Me vas a convertir en un hombre cruel y despiadado!. Feliz Año Nuevo a tod@s.

Donna Angelicata dijo...

Gracias por sus buenos deseos. Bienvenidos seamos todos de nuevo.

Liuva, soy completamente ignorante en los que respecta a ciertas músicas, pero ese nombre que menciona me suena a algo así etnico o mucho peor. Lo que no me cabe en la cabeza es cómo demonios pudo perderse el concierto de Año Nuevo. Y además dirigía Pretre. Qué ancianito tan adorable. Llorar no lloré, pero que llegué tarde a la mesa para la comida de Año Nuevo, delo por seguro.

Bueno, bueno, veo que mi anécdota se ha desviado de manera un tanto criminal. Sr. Dardo, le aseguro que ando lejos de preferir ese tipo de trampa mortífera. De hacer algo, actuaría como la aristócrata húngara Erzsebet Bathory, más conocida como la Condesa Sangrienta. Ejem.

Bien, me alegro de verles!

Dardo dijo...

De todas maneras lo del arsénico te lo dije porque los que lo han probado dicen que sabe dulce. La envenadora de Valencia era bien chabacana; pero no la subestimes. Las tontas son implacables es su perturbada obstinación.

Sobre la Bathory hay mucho escrito. Incluso negando la mayor: que fuera en verdad ese ser despiadado.

Pero Donna no necesitas la magia roja para evitar el paso del tiempo. Siempre permanecerás bella. Pero si no hay más remedio que complacerte te propongo a la díscola Liuva. ¡¡Métala en la Dama de Hierro!!.

Saludos a ambas.

P.D.: Prefiero un sadismo más sofisticado y menos perturbador. El célebre de pasar unas tostadas de chocolate fundido por las narices de un diabético.

Anónima dijo...

Bueno, puestos a elegir asesinas, yo me quedo con Annie Wilkes, después de todo se sintió defraudada con el final de una novela. ¡Es imposible no sentirse identificada!

Bueno, vale que era un poco burda en esto del asesinato, pero bueno, al final resulta que el que hace que muera es el autor del libro...
Si ya lo digo yo, hay historias que perjudican seriamente mi salud mental.

Dardo, está usted muy travieso últimamente, cuidado que en cuanto menos lo espere le puede llegar el contraataque.

Anónimo dijo...

Lizzie Borden took an axe
And gave her mother forty whacks.
And when she saw what she had done
She gave her father forty-one.

liuva dijo...

Bien. Cuando sólo habían pasado 48 horas desde que empezó el año ya me estaban ofreciendo arsénico para echar al Colacao. Al tercer día del año en curso me quieren meter en un sarcófago metálico con puntas de hierro que penetran en brazos y piernas llamado la “Dama de Hierro”. Ante estas sutilezas, presiento un año movidito.

El sr. Dardo, que intuyo ha estudiado en los dominicos, se está destapando como la viva reencarnación de Tomás de Torquemada, el Gran Inquisidor. No lo puedo asegurar al cien por cien, pero se adivina su pluma en los recientes discursos de Rouco y sus mariachis. No obstante, a mí me ha hecho gracia lo del arsénico, me ha recordado aquella maravillosa película de Frank Capra “Arsénico por Compasión” donde unas bondadosas viejecitas, llenas de piedad, alivian el sufrimiento de los viejos de una manera muy particular: los envenenan con arsénico y los entierran en el sótano. Para muestra uno de sus diálogos:

-¿Queréis decirme cómo murió?
-Oh, Mortimer no seas tan preguntón. Ese caballero murió porque bebió un vaso de vino que tenía veneno.
-¿Y cómo tenía veneno en el vaso?
-Se lo pusimos en el vino porque se nota menos. En el té tiene un sabor muy especial.

Otro:
-Abuela, ¡hay un muerto en el sótano!
-¿Un muerto? qué raro, ¡antes había una docena!
-¡¿Qué?!
-¡Que antes había una docena!
-¿Hay una docena de muertos en el sótano?
-Sí, los matamos yo y la otra abuelita
-¡¿Tú y la otra abuelita matasteis una docena de personas y las escondisteis en el sótano?!
-Sí, yo y la otra abuelita matamos una docena de personas y las escondimos en el sótano
-¡¿Tú y la otra abuelita matasteis una docena de personas y las escondisteis en el sótano?!
-Sí, hijo mío, eso es lo que he dicho.

liuva dijo...

Angelicata, la verdad es que no me perdí todo el concierto de Año Nuevo. Vi la última parte y me gustó, como siempre. El director francés muy simpático, y sin batuta. Yo pensaba que no se podía dirigir sin batuta. Es como si te pones a freír un huevo sin espumadera. A veces daba la impresión, por la forma de mover los dedos, que estaba escribiendo a máquina en el espacio, o que estaba asustando porque se le había aparecido un Dardo en la corta fuga entre dos canciones. Me gustó mucho cómo tocaron el “Vals del Emperador”. Qué bonito. Cómo me gustaría saber bailarlo, un dos tres, un dos tres ¿alguien sabe en esta sala bailar vals? Es una pena que no tengamos aquí cultura del vals, mientras ellos lo bailaban divinamente en los salones de Sissí, aquí lo que se hacía era ir a la plaza del pueblo a bailar chotis y pasodobles… y claro, eso se nota.

Anónima dijo...

“Junto al teléfono había un mensaje escrito con lápiz, recibido en ausencia mía, yu que me había sido entregado aquella tarde, antes de que volviese a salir. “Mr. Wayne , de la Stoddard Co., llamó. Quiere saber cuándo le enviará usted el cuento. Recibido a las 4,15 de la tarde”.
Cogí la hoja y la miré.
-¡Puede tenerlo inmediatamente!-dije.
Un extraño sonido quedó ahogado en mi garganta, como un sollozo contenido a mitad de camino.
Me senté ante la máquina. No era una hora apropiada para ponerse a golpear teclas, pero Mr. Wayne tendría su cuento.”. Relato criminal. Cornell Woolrich. Obras escogidas. Ediciones Acervo.1964

Dedicado a Donna, expresando lo que se siente al enterarse de que te van a publicar una buena historia. Felicidades.

Sr. Anónimo, deuda saldada. Merci, mon amí.

Anónimo dijo...

No deberían dárseme las gracias(ni siquiera en francés, maldito sea Jacques Brel!) por cumplir lo que se debe;pero bueno ya que es tan amable, gracias por darme las gracias.
Me da cierto reparo observar que no he leído gran cosa de Irish, pero su opinión es la segunda, de las que respeto, que puede que me hagan leer algo más. No diré que es un propósito de ésos, porque todas esas cosas me hacen vomitar -me pregunto cuáles no-, pero bien, gracias a esas estupideces tenemos en los kioskos nada menos que las llamadas memorias de Rommel y , madre del amor hermoso!, a unos cuatro euros.

Dardo dijo...

Donnissima; ni se te ocurra a la hora de reestructurar el blog dejar a la marabunta su diseño y contenidos (ni como inocentada). Se impone una dirección. Todo en la vida requiere un mando; siquiera sea éste imperceptible. Dejél@s en la ilusión de que son los autores y date el gusto de sacar una maza que l@s despachurre. Debes ser más enérgica con tanto decandente paleoprogre. Est@s sólo reaccionan al agua hirviendo o a que las confiten en aceite a fuego lento.

¡Pero, Anoníma, ¿cómo es posible que se identifique con Annie Wilkes?!. No leí la novela pero la película interpretada por Kathy Bates me dejó con unas ganas tremendas de meter en una licuadora gigante a semejante tarada. Sí; he empezado el año algo vivaracho.

Liuva; ¿qué se puede esperar de alguien que se da de manera tan estrafalaria a tomar doce tacitas de té con limón?. La proxima vez dele al Fish and Chips y así su innovación será rutilante y a la vez rebozada de esa chispa suya que haría las delicias de Hannibal Lecter

¿Yo en los dominicos?, ¡insufrible Liuva!. Será porque contemplo tales extravagancias y advierto de tan grotescos actos, que pretenden pasar por alternativa de consolidadas tradiciones, siempre puestas en almoneda por una fatua modernidad, que no es otra cosa que un declinado neopaganismo.

Gracia por gracia. A mí me la ha causado la referida a lo de los "mariachis". Indudablemente me quedé corto con lo de la "dama de hierro". Como tanto le gusta el vals y el refinamiento en el danzar; debiera ser condenado a girar eternarmente como un derviche hasta que horade la tierra y llegue al propio magma donde desaparezca hervido.

Claro, todo esto sin mi concurso. Yo, que quiere que le diga, soy más franciscano y profeso amor a todas las criaturas; incluso a las más horripilantes. No puedo dejar de pensar en el hermano "cordero" cuando trincho una pierna recién sacada del horno. Lo engullo con gusto, pero casi (como un cocodrilo) derramo una lágrima imaginándomelo correter por los verdes prados.

Que Vds. lo pasen bien.

Anónima dijo...

Dardo, así empezó Annibal Lecter, llorando por los corderos. No puedo añadir más a sus comentarios excepto, que cómo quedó dicho:

¡oh, que encantadora ocurrencia!

Si , me suponía que alguien que siente simpatía por Wagner y sus valquirias, sienta curiosidad por la vida de un raposo del desierto.

Su afición al género bélico empieza a picar mi curiosidad; sr. Anónimo.

Dardo dijo...

Dilecta Anónima; ¿y Vd. me advierte de un larvado lado obscuro en mi modesta persona?. ¿Vd. que se ha identificado con la chiflada de Annie Wilkes?.

Donnissima; ¡prevente de una emuladora de semejante grillada!. Es capaz de secuestrarte para dictarte las entradas de tu blog. Me creo que es peligrosa de veras. Recuerdo ahora la advertencia de nuestro amigo Sigurd. ¿Es éste el frenopático de Colmenarejo?.

Pediremos entonces a los Reyes Magos, una abundante provisión de camisas de fuerza y aparatos de electrochoque para usar con generosidad.

Donna Angelicata dijo...

¡Madre del cordero! (esto del cordero va por usted, Dardo), les dejo sólos y contemplen el guirigay que arman -y eso que no ha intervenido nuestro Anónimo-. Dardo, me veo en la más absoluta obligación de seguir su consejo, tomar la fusta y ¡zas! ¡zas! ¡jamelgos! ¡zas! ¡zas! ¡rocines!.

Hoy estoy contenta -aunque no lo parezca- los Reyes han pasado con antelación por casa y me han dejado un fabuloso volúmen de Aguilar de Dickens. Gracias benevolentes Reyes, gracias.

Anónimo dijo...

No sé, simplemente me gusta. Por qué te gustan las cosas que te gustan? Quizás si lo supiera ya no me gustarían, o quizás si, quién sabe? Además encuentro un placer añadido a llevar esos volúmenes bélicos en mi centro de trabajo, como la mayoría de los de allí se creen unas especie de híbridos entre Gandhi, Florence Nithingale y Rigoberta Menchú(dios mío! que ser tan horrible este último, qué fea que es!el año pasado en el lugar donde trabajaba pusieron durante dos semanas una foto suya gigante y tenía que pasar todos los días delante de su batraciánico rostro-me pregunto si Lovecraft
al conocerla habría cambiado su descripción de los profundos. Bueno ahora con tanta digresión se me ha olvidado todo, bien cierro paréntesis y a la porra todo)

Gran Diosa Angelicata, me parece de pésimo gusto que sólo le regalen un volumen de las obras completas de Dickens, lo apropiado para usted hubieran sido los seis volúmenes de Dickens en la edición pristina de Aguilar o en su defecto, para los quiero y no puedo, los doce, creo que son doce, de la edición esta de RBA que salió en los kioskos.
Y encima debe ser el volumen donde están Grandes Esperanzas, (perdón, gran Dickens pero tu Stella me parece bastante zorruna)Viva Esther Summerson!.

Anónima dijo...

Lo siento Donna, pero sus latigazos no me han alcanzado, estaba enfundada en una coraza para defenderme de los venablos dialécticos de Dardo.
¡Que pena que se detenga sólo en los detalles domésticos de los asesinos, que si las herramientas, que si el método...!
Lo importante es el Leit-Motiv. Lo que me lleva a preguntar: ¿cuál es el motivo de que le dé este año por chinchar a sus amiguitos? Puede ser debido a que ha ingerido demasiado chocolate en estas fiestas, o a lo mejor, ¡pobre! de pequeño le encerraron en una habitación con una tele en blanco y negro donde ponían y reponían verano azul. Nada, nada, eso no es nada...ale, échelo todo, no es bueno guardárse esos traumas..qué ¿ya se encuentra mejor? Tiene que superar el miedo, que conduce a la ira, y la ira...bueno, ya sabe.

Yo les he pedido a los reyes, un imposible, la película "Si yo fuera rey" totalmente descatalogada y desgraciadamente desconocidad allá donde voy. Claro que si no se lo pusiera difícil...¿donde estaría la magia?

Anónimo dijo...

Pero si tiene un guión de Sturges!Al decirlo usted me sonaba vagamente, pero al mirar la ficha técnica recuerdo ahora algunas escenas(porque creo que la hicieron hace un montón de años en la segunda); veo a Colman en los calabozos hablando de manera tan magnífica que me hizo pensar en Sturges -y sí, lo era-.
Espero que tenga suerte al encontrarla, y que no tenga nada que ver la magia; siento decir que cuando veo un libro que se intitula "la magia de..." o que alguien dice "la lectura es mágica"me suena a que lo que realmente quiere decir es que "a estos imbéciles les voy a soltar el camelo de lo magia de leer y todo eso, pero que me maten si me creo algo de lo que estoy diciendo, y en realidades un aburrimiento "
Bueno, hay una excepción, Magic de Chesterton

Anónima dijo...

Yo haría otra: Magic de William Goldman. Aunque ésta última no tiene nada de mágica.

Anónimo, si tuviera una escala de puntuación de las personas que conozco usted hubiera subido 10 puntos con su acierto de Sturges.

Lástima no tenerla, aunque , a propósito, es posible que sea el propósito que me estoy proponiendo proponerme como propósito de año nuevo. ¿usted que me propone?

Anónimo dijo...

No tengo ni idea de propósitos.(No ataré a mis yoes futuros por lo que pueda pensar mi yo de ahora.Ulises, Ulises!, Ulises y las sirenas de Elster). Pero si lo que quiere decir es si puede tener esperanzas de encontrar esa película, yo creo que sí; estaban editando la obra de Sturges, yo tengo Infielmente tuya(genial, genial, genial) , publicada hace varias años y creo que el año pasado salíó Navidades en Julio y aunque no tengo esta última me parece recordar que se publicaba bajo el epígrafe de ciclo de Preston Sturges. Aunque sea más difícil que saquen las películas con guiones suyos, lo harán-espero-, bueno, una de las razones por las que se hizo director es que estaba harto de que sus guiones fueran cortados.
Sabe?, me fastidia un poco estar en tan alta consideración, aunque sea la suya, porque conociéndome tarde o temprano e inadvertidamente provocaré mi caida. Así que, cómo puedo provocar mi caída hacia el abismo? Uno está tan contento allí sabiendo que ya no se puede bajar ya(aunque claro, algunas veces, lo que se tomó por el abismo más absoluto, era sólo un descansillo y no habías hecho más que empezar a bajar)

Anónima dijo...

Para empezar a caer primero tiene que alcanzar su nivel de incompetencia, según el principio de Peter.
Bueno, lo del ciclo de Sturges me da esperanzas. Voy a limpiar mis zapatos y en honor a usted, esta noche les dejaré a los reyes, té con pastas.