miércoles, enero 14, 2009

Lady Godiva



Lady Godiva se cree que vivió en los años 1040 en Coventry, Inglaterra. Estaba casada con el duque Leofric y juntos construyeron el Monasterio de Coventry.

Gracias a la administración de Leofric, el pueblo fue creciendo hasta convertirse en un centro importante de la región. Pero poco a poco la ambición fue apoderándose de Leofric. Mientras tanto el espíritu humano con el que contaba Godiva, le permitió tener más contacto con la gente. Fue así como ellos fueron sintiendo más afecto y respeto por ella. Debido a la gran sensibilidad que Lady Godiva poseía hacia los que la rodeaban, pudo percibir que los habitantes del pueblo no tenían una calidad de vida lo suficientemente digna de acuerdo al trabajo y esfuerzos que realizaban. Según los principios de vida por los cuales Godiva se regía y el compromiso social que sentía hacia la tierra que le habia dado todo lo que tenía, decidió hacer algo por aquella gente que siempre le había demostrado su apoyo, lealtad y afecto. Asi que penso cuál seria la mejor forma de ayudarles.


La leyenda dice que Godiva le propuso a su esposo Leofric que si salía desnuda montando su caballo blanco por la plaza central de Coventry, él bajaría los impuestos al pueblo. Obviamente Leofric creyó que no lo haría y que era ridículo porque en esa época la mujer no tenía voz y siempre estaba al margen de cualquier situación. Sin embargo, Godiva tomó el riesgo y cumplió con su promesa. El pueblo cuando se entero de lo que pretendía hacer, decidió apoyarla por el respeto que le tenían, asi que todos se pusieron de acuerdo para cerrar ventanas y puertas y no verla pasear desnuda por el pueblo. Leofric tuvo que cumplir con su palabra de noble y tuvo que abolir los impuestos innecesarios y reducir otros. Leofric se dio cuenta que la mujer con la que habia vivido tantos años era capaz no sólo de amarlo a él, sino a todos los que él nunca había tomado en cuenta como personas. Se percató que así como Lady Godiva demostraba su amor respetandolo, también lo demostraba a su gente desafiándolo a él y a ella misma.





Todos los ciudadanos, menos un sastre, se encerraron en sus casas. Es a este sastre al que la tradición inglesa llama Peeping Tom (es decir, «El mirón Tom») pues no pudo resistir ver a su señora desnuda a través de un agujero en la persiana, por lo que se quedó ciego. Además, la expresión pasó a designar en el idioma inglés a quien en castellano se llama mirón y en francés voyeur.



Recreación de Lady Godiva y Peeping Tom

En cuanto a si es un hecho histórico o simplemente una leyenda, los historiadores no pueden afirmar ni una cosa ni otra, pero sí creen que tiene, parcialmente, una base real.

La ópera "Isabeau" de Pietro Mascagni está inspirada en esta leyenda.

29 comentarios:

Anónimo dijo...

Espero que me perdone que conteste a Doña Liuva en esta nueva entrada. Pero, Doña Liuva si no responsabilizaba a los nacisociatas de las turbulencias económicas, y estoy de acuerdo con su desprecio por los odiosos banqueros, mas como puede ver, los nacisociatas se llevan estupendamente con los banqueros, lo que hace sospechar que deben ser muy parecidos(si es que no son lo mismo). Y como también puede ver los sociatas siempre simpatizan con los nacionalistas(si es que no son lo mismo).

Anónimo dijo...

Lo que me sorprende de los ingleses es esta inicua tendencia a desnudarse por asuntos económicos. ¿No hay otra forma de protestar que despojarse de los ropajes?. Lo digo por esa estúpida película, esa película "sabida de los niños, no ignorada de los mozos, celebrada y aún creída de los viejos, y con todo esto, no más verdadera que los milagros de Mahoma", de no hace mucho tiempo y que tuvo una increíble popularidad y que fue imitada(y sigue siéndolo!) de todas las formas posibles hasta el punto que me pregunté si yo era acaso el único cuerdo(muy posiblemente).

liuva dijo...

Sobre la equina leyenda de Lady Godiva se me ocurren así, a primera sangre, varios comentarios:

1º) El conde Leofric era un banquero de la peor calaña (invito a leer mi comentario nº 6 de la anterior entrada, no quito ni una coma).
2º) El conde Leofric era un ludópata que no dudaba en apostar cualquier cosa en cualquier momento. A saber qué otras apuestas le hizo a la Godiva.
3º) El conde Leofric era un guarro, un obseso sexual y un sádico ya que gozaba viendo a su mujer desnuda delante de todo el pueblo
4º) Lady Godiva era una exhibicionista que en realidad deseaba que todo el mundo la mirara desnuda y la admirara. Se sintió decepcionada, como es lógico.
5º) El único listo del pueblo fue el sastre. Fue el único que supo leer lo que Lady Godiva quería.
6º) Lady Godiva fue la primera que aunó el naturismo y la equitación
7º) En el cuadro el caballo está vestido, qué paradoja.
8º) ¿Alguien sabe cómo se llamaba el caballo? Es un dato fundamental para comprender la leyenda. Qué injusta es a veces la Historia con los animales de carga, su biografía apenas queda reflejada, por ejemplo, me sabría decir alguien cómo se llamaban los camellos de los reyes magos.



Angelicata, en su nuevo Look parece usted Lady Godiva. ¿Le gusta la equitación? ¿Y el nudismo?

Donna Angelicata dijo...

"En vista de lo visto me desvisto, me desnudo a mí misma y me mantengo, me encanta este tener lo que no tengo".
Gloria Fuertes

"Al amor, al baño y a la tumba, se debe ir desnudo".
Enrique Jardiel Poncela.

Donna Angelicata dijo...

Liuva, perdone que no haya aclarado debidamente mi transformación. No, no es por Lady Godiva sino por ser más coherente con el nombre de este blog y de una servidora.

Se trata de la efigie de la amada de Petrarca, que además...

Anónimo dijo...

Perdone, acaba de quitarme el apetito de varias cenas, al forzarme a imaginar a Gloria Fuertes desnuda(espero que en el infierno se le haya proporcionado un cuerpo mejor del que la pobre dispuso aquí en la tierra, así de primeras podría proponer que se le otorgara el de Svetlana Stalin o el de Barbara Stanwyck)

Donna Angelicata dijo...

Ah, y si me gusta la equitación, pero mucho me temo que yo no a ella. La última vez que monté en uno de estos cuadrúpedos, íbamos en filita india, y el caballo de atrás le pegó semejante mordisco en el trasero al mío que éste, el pobre, se puso a dos patas relinchando como si estuviera ardiendo en el infierno, y ahí me teníais a mí, luchando para no salir despedida contra las rocas.

Que simpáticos los caballos.

Donna Angelicata, la amazona.

PD: Me gusta mucho más ir desnuda por la calle, Liuva, así solo corro el riesgo de que el mordisco me lo den a mí, pero bien sé cómo defenderme.

Librepensador dijo...

Y, permita que le pregunte, Donna... ¿corre entonces algún riesgo quien se atreva a mordisquearla a vd.?

Donna Angelicata dijo...

Por supuesto, admirado y enigmático Librepensador. No confíe usted demasiado en mi angelical sobrenombre. Hay tres cosas con las que hay que ser muy precavido: el casco de un caballo, el cuerno de un toro y la sonrisa amable de una mujer.

Josep dijo...

Ya me perdonarás, Donna, que me ciña al ítem original, pero me parece que has explicado de forma muy cabal y dulce el mito de Lady Godiva, que, presumo, se basa en el sometimiento del honor propio (ahora lo llamaríamos derecho a la propia imagen e intimidad) en beneficio de tercero, lo cual enaltece más aún, si cabe, la figura de la heroica Lady.

Un mito reinterpretado en el pasado siglo, olvidando que, en aquellas calendas originales, los señores reyes y los nobles por supuesto, recibían a los vasallos en ocasiones sentados en su propio retrete, sin vergúenza para nadie.

Me parece que se hace demasiado caso de las películas de época (principalmente de los descerebrados -históricamente- guionistas de Hollywood) y se olvida la realidad de aquellos tiempos.

Lady Godiva no pone en juego tan sólo su honor, más aún, el propio derecho de su consorte de ser el único en verla desnuda. Y ahí gana.

Saludos.

p.d.: ya entrando en los comentarios que me preceden, debo avisarte, Donna, que la expresión "en fila india" está, como casi siempre, mal usada: en fila significa uno al lado de otro, como puede verse en cualquier western en el que aparezcan auténticos americanos.
Cuando un grupo circula o se mantiene uno detrás del otro, sus componentes, en realidad, van "en hilera".
Eso me dijo en la "mili" (uno ya es veterano) un teniente de infantería muy redicho. Y tenía razón, ya ves...

Donna Angelicata dijo...

¡Ja! Querido Josep, el hecho de que pida usted disculpas por comentar (tan notablemente) el tema de la entrada de hoy, demuestra sin lugar a duda el grado de digresión al que habitualmente llega este blog (podría señalar recriminatoriamente con el dedo índice a mis estimados -pues no me malinterpreten, les adoro- Sr. Anónimo y Liuva, pero no lo haré).

Gracias Josep por su brillante comentario y por la corrección de la falta, que espero no volver a cometer en la vida que me resta(eso le pasa a una por no hacer la mili)

Anónimo dijo...

Doña Liuva se ha superado en su última entrada, si estuviéramos en una situación coloquial y dicharachera(tal como deben suponer que es lo habitual los guionistas hispánicos) le diría: ¡se lo ha currado, Doña Liuva!. Pero no, no lo diré, pues considero desde mi inalcanzable posición de pedante oficial que "currar" sólo lo dicen los auténticos imbéciles.

liuva dijo...

Cuando les dije que Lady Godiva era una exhibicionista no lo dije gratuitamente, existe en psiquiatría el llamado síndrome de Lady Godiva, que consiste en una conducta compulsiva anormal de exponer sus órganos genitales al sexo contrario, tal conducta estaría relacionada con el miedo a la castración y la necesidad que tiene el sujeto de asegurarse de que es capaz de actuar sexualmente.

Lo del mito del honor propio que plantea Josep también es cierto, pero es más entretenido lo otro. Por cierto, sr. Josep, no veo yo muy claro lo que le dijo su teniente de infantería sobre las filas indias. Si empezamos a hacer caso a lo que digan los militares vamos dados. Los indios de EEUU iban en fila india (unos detrás de otros) por muchas causas. Por ejemplo, cuando cazaban, para no confundir su rastro con el de la presa. El rastreador iba el primero y los demás le seguían en fila india sin hacer mucho ruido. Otras veces iban en fila india (unos detrás de otros) para que cuando sus enemigos viesen sus huellas no pudieses contar el número de pisadas y así no adivinar el número de integrantes. En fin, que ir en fila india es ir uno detrás de otro aunque su teniente chusquero diga que es estar hombro con hombro, eso es estar en fila, pero no en fila india.

Muchas gracias por sus piropos señor Anónimo, a mí también me horroriza imaginarme a Gloria Fuertes desnuda, y mucho menos encima de un caballo, pobre (caballo).

Donna Angelicata dijo...

Sí, los de este síndrome deben ser los mismos que tomaron las palabras de Juan Pablo II como una apologia al nudismo:

"Puesto que Dios lo creó, el cuerpo humano puede permanecer desnudo y descubierto y mantener intactos su esplendor y su belleza".

Los he calado.

Donna Angelicata dijo...

¡Pero bueno!. Me ponen en la obligación de salir en defensa de la pobre Gloria Fuertes. No tienen piedad, ruines chupasangre.

A mí esta señora de niña me daba mucha felicidad, y ahora, ¡hale!, la voy a homenajear:

YO EN UN MONTE DE OLIVOS

Como un volcán dormido de mentira
-parezco al parecer tan descansada-

Un ocio agotador que así me enciende,
Brotan de mi costado las palabras.
Sudo tinta y tengo sed, sed tengo,
Mucha sed de manos enlazadas.
Por la punta del monte de mis senos
Por la punta del lápiz va la lava.

Va balada a tus pies o bien protesta,
En una piedra al sol, arrodillada
Y la pasión del hombre se me representa:
Veo celdas con rejas, hospitales sin camas,
Sabios con atómicas, analfabetos con ayuda de cámara,
Viudas con marido, casos sin casa,
Niños crueles, perras apedreadas,
La traición de un amigo, la destrucción de un alma.
¡No puedo más!... Me levanto y dicen:

-Ahí va Gloria la vaga.
-Ahí va la loca de los versos, dicen,
la que nunca hace nada.

(De Cómo atar los bigotes al tigre, El Bardo: Barcelona, 1969).

Donna Angelicata dijo...

CABRA SOLA

Hay quien dice que soy como na cabra;
Lo dicen lo repiten, ya lo creo;
Pero soy una cabra muy extraña
Que lleva una medalla y siete cuernos.
¡Cabra! En vez de mala leche yo doy llanto.
¡Cabra! Por lo más peligroso me paseo.
¡Cabra! Me llevo bien con alimañas todas,
¡Cabra! Y escribo en los tebeos.
Vivo sola, cabra sola,
-que no quise cabrito en compañía-
cuando subo a lo lato de este valle
siempre encuentro un lirio de alegría.
Y vivo por micuenta, cabra sola;
Que yo a ningún rebaño pertenezco.
Si sufrir es estar como una cabra,
Entonces sí lo estoy, no dudar de ello.

(De Poeta de guardia,Barcelona: El Bardo, 1968).

Donna Angelicata dijo...

No me pregunten si tengo idea de cómo opera mi mente pero mientras les ponía estos poemas de la malograda Sra. Fuertes (que en paz descanse), me he acordado de una película española que veía de niña. Se titula "Tobi, el niño con alas". Como ser angelical que soy, no puede pasarme inadvertida esta cinta acerca de un niño al que le crecen alas.

Pero había una que era más divertida, también de Antonio Mercero, "La guerra de papá" con el mismo niño adorable (¡mierda, cagao, culo!- decía-), Lolo García.

Josep dijo...

Es cierto, considerada Liuva, que es más entretenido el síndrome que usted alude con tanta eficacia.

Comparezco sin embargo para ayudarla a salir de sus errores: Los indios americanos, cuando iban de cacería, no iban en fila, sino, muy cautelosamente, en apropiada hilera

Y justo cuando pretendían atemorizar al adversario en desigual lid (pues ellos solían usar arcos y flechas y en el mejor de los casos rifles enmohecidos), se presentaban en la clásica formación de fila, porque así, uno al lado de otro, parecía que eran mayor número.

Yo ya lo sabía, por curioso, por lector ávido y por aficionado al western cuando mi teniente me lo dijo con retintín: y no dije nada, ni siquiera que ya lo sabía, porque no era un chusquero, sino de carrera, y yo estaba en un tórrido verano en la Academia de Infantería de Toledo (donde las camisas sudadas se secaban en media hora ¡dentro de la taquilla!) cursando dos meses de IMEC, y no era plan ponerse chulo, pero eso ya son batallitas demasiado disgregadoras, aún en un ámbito tan peculiar como el que nos aloja, con permiso de su encantadora propietaria.

Saludos.

Donna Angelicata dijo...

Lo de encantadora supongo que ya no puede aplicárseme después de lo de "ruines chupasangre".

liuva dijo...

Apreciado Josep, una cosa era cuando los indios se disponían a atacar, y entonces sí era cierto que se ponían en una fila caballo loco con caballo loco para atemorizar más, pero cuando se desplazaban de un lado para otro siempre iban en fila india unos detrás de otros. Si baja un poco en el diccionario que ha incorporado hay una acepción hacia el final que pone fila india: 1. f. La que forman varias personas una tras otra.

De todas maneras no nos vamos a enfadar porque los indios vayan en fila o en hilera. Total, el último indio apache de verdad que quedaba era Ricardo Montalbán y se acaba de morir.

Señora cabra sola, no se apure que no me molesta que me llamen chupasangre, cuando practico la licantropía me deleito con ella.

Donna Angelicata dijo...

¡Santa Gertrudis!, la que he liado con lo de la fila india. Y lo peor es que sigo hecha un lio acerca de cuando la puedo usar con corrección y cuando no.

Pero... ¿de quién me fio más? ¿De la licántropa Liuva, amante de bailarinas cubanas o de nuestro cinéfilo amigo de teniente no chusquero, Josep? Yo les quiero por igual. ¡Qué dilema! (Pueden ayudar a que me decida con algún generoso presente)

Bueno, aporto una curiosidad al asunto, ya que estamos:

El proceso histórico que dio origen a este tipo de avance en fila india quedó tan arraigado en la personalidad del indígena americano que aún hoy, en las ciudades modernas de todo el mundo, las familias formadas por indígenas o sus descendientes caminan de esta manera en pleno paisaje urbano.

Donna Angelicata dijo...

Familias formadas por indígenas: curioso modo de llamar a los patitos.

Librepensador dijo...

¡Pues yo no puedo creer que en Coventry no se encontrara ni un solo amante de los animales que no hubiese preferido pagar un poquito más por darse el gusto de ver los cuartos traseros del caballo de Godiva!

Donna Angelicata dijo...

Los traseros del caballo... Veo que posee usted esa exquisita clase de mal gusto que ahora se lleva tanto y que los novelistas psicológicos tardan en describir de diecinueve a treinta y ocho páginas, sin puntos aparte.

Pero en fin... "Trahit sua quemque voluptas".

Y ya que la cosa va de animales... y mujeres...

"Los dos hombres discutieron acerca de la propiedad del cerdo durante varias horas, hasta que Chones cayó en la cuenta de que no era un cerdo, sino su esposa. El caso fue llevado ante los patriarcas del pueblo, quienes establecieron que la mujer de Chones tenía unas facciones lo bastante porcinas para justificar el error".

Pura Anarquía. Woody Allen.

Anónimo dijo...

Perdonen, pero ¿no sería el duque Leofric el auténtico héroe de esta estúpida historia? Pienso en el sufrimiento que el pobre duque tendría al casarse con esta aún más estúpida mujer, que sí que podría ser muy bella(aunque para mí tengo que sería espantosa, algo híbrido entre la Aido, la Salgado y la Sorayo-¡qué malas pasadas me juega mi imaginación!) pero que seguro que su vida conyugal fue un infierno(pobre Leofric,¿por qué tuviste que casarte con esa zorra?); la prueba está en su desquiciada propuesta de desnudarse para protestar por los impuestos a los holgazanes de los vecinos de Coventry. Si tanto le importaban los sucios y pestilentes vecinos yo le habría propuesto(si hubiera tenido la inteligencia de preguntarme a mí) medidas que hubieran impresionado mucho mejor al pobre Leofric, por ejemplo, sacarse los dientes, arrancarse las uñas, cortarse los pezones, no cambiarse de ropa hasta la bajada de impuestos, lavarse en aceite hirviente, empalarse, etc, etc. pero desde luego no lo de desnudarse.Otra cosa que me resulta extremadamente repelente es el tufo moral a cuento de maestrillo; sólo faltaría que si alguien se desnuda no pudiéramos mirarlo, hiciste muy bien Tom(apostaría yo a que fue ella la que le sacó los ojos para que no contara sus deformidades).

Librepensador dijo...

Ya que la cosa va de animales... y hombres...

"Un gorila que perdió sus pelos y los reemplazó por ideales, un gorila con guantes, forjador de dioses, agravando sus muecas y adorando al cielo, ¡cuanto debió sufrir la naturaleza, cuanto sufrirá todavía, ante semejante caída!"

Pura lucidez. Emile Cioran.

David PM dijo...

Vaya, me ha gustado la idea de Lady Godiva. Me estoy planteando realizar lo mismo en el trabajo para ver si me suben el sueldo. Espero que mis compañeros logren realizar sus tareas con los ojos cerrados, no se trata de provocar una epidemia. No tengo ni idea si funcionará pero si me armo de valor y lo realizo ya le contaré (por si quiere intentarlo en el suyo)

Anónimo dijo...

Hello. Facebook takes a [url=http://www.casinobonus.gd]craps[/url] risk on 888 casino freight: Facebook is expanding its efforts to put rash real-money gaming to millions of British users after announcing a seize with with the online gambling retinue 888 Holdings.And Bye.

Anónimo dijo...

Hello. Facebook takes a [url=http://www.casino-online.gd]casino bonus[/url] lash on 888 casino traffic: Facebook is expanding its efforts to mention real-money gaming to millions of British users after announcing a prepare with the online gambling firm 888 Holdings.And Bye.