jueves, mayo 08, 2008

Il Giardino Armonico

En otro de mis habituales impulsos melómanos, ayer por la tarde asistí al virtuosismo de la formación musical "Il Giardino Armonico". Sobran las palabras (esto queda muy bien cuando uno no sabe que escribir) cuando es sólo la música la que puede describirse a sí misma. He querido trasladarles un video de este grupo interpretando "La Ciaccona" de Tarquinio Merula. No conocía esta pieza hasta ayer. Obvie decir que me gustó tanto como para ponerla aquí pese a mi evidente torpeza a la hora de manejar proyecciones audiovisuales en este submundo bloguero.

Si os agradan, cosa que deseo, no dejeis de escuchar de manera perentoria sus interpretaciones vivaldianas o de los maravillosos Conciertos de Brandeburgo de Bach (además, son unos señores -algo más mayores que en el video- la mar de simpáticos).

Por otra parte, el caballero que tenía al lado (un tipo un poco raro -si quisiera fastidiarle diría "rarito"-) comentó algo acerca de una melodía infinita. Puede que se caiga por su propio peso, pero me dejó intrigada. Y como justo ahora estoy recordando que cuando asisto a un concierto me muevo mucho en la butaca, y esto para Aristóteles sería indeciblemente peor que simple fastidio, pues dijo aquello de:

Mientras una cosa cambie y se mueva, es que todavía no es perfecta.
Así pues, inmutabilidad y reposo son los signos de la suma perfección.
Dios es reposo.

Pues bueno, querido señor de al lado, entonces le pido disculpas por ser tan poco divina.

Disfruten de la música (al menos tienen la suerte de no tenerme al lado)


46 comentarios:

Landahlauts dijo...

Así pues, siempre que en algún concierto tenga al lado una bella dama inquieta... pensaré que sea usted, Donna Angelicata. Aunque, no tema, no le preguntaré... soy hombre de naturaleza discreta.

Sobran las palabras con "La Ciaccona".

Saludos.

Landahlauts dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
liuva dijo...

Es curioso cómo para Aristóteles el reposo es la suma perfección y después él no paraba de moverse para enseñar a sus alumnos: la enseñanza peripatética.

Donna Angelicata dijo...

Gracias, Sr. Landahlauts, y yo, siempre que tenga al lado a un señor que no me pregunte, pensaré que es usted.

Ja ja, Liuva.

Josep dijo...

Pues muchas gracias por descubrir esa chacona; lástima que la filmación sea más propia de un rapero: está claro que la sensibilidad cinematográfica de estos buenos músicos dista una eternidad de su sentido musical.

Querida Donna, pase Vd. por mi casa a recoger un titulín sobradamente merecido.

Saludos.

liuva dijo...

“La mujer de al lado” de François Truffaut. Angelicata, ni siquiera miró de reojo al asiento de al lado a ver si era Gérard Depardieu.

Una bella historia la de Truffaut: Mathilde encuentra en su nuevo vecindario a Bernand, con quien mantuvo una relación años atrás. A pesar de estar casados, no podrán evitar caer presa de sus instintos.

Al final dice la Sra. Jouve: “Ni avec toi, ni sans toi” (“Ni contigo, ni sin ti”). Así valorar Truffaut la fatalidad subyacente en las historias de amor intensas y arrebatadoras.

Bueeennoo, que solicitada está ud.

Anónimo dijo...

Sin querer meterme en su vida personal,¿no cree que el señor que le dijo lo de la melodía infinita utilizó palabras demasiado pomposas y un poco cursis y que pretendía impresionarla para quizás seducirla? Yo le hubiera parado los pies(y las manos) pidéndole que me explicara la distinción entre una chacona y una pasaccaglia y la relación de ambas con la folía. Apuesto a que no hubiera sido tan listo para responder a esto y apuesto también a que ninguno de ustedes lo es (yo sí).

Joseba M. dijo...

No será usted diosa, pero lo mismo sigue siendo etérea «ad infinitum»
Por otro lado: ¡jorobar, cómo mola el nombre del tipo ése: Tarquinio Merula o Mérula! ¡Jorobar!
Probóscidos abrazos, laztantxu...

Donna Angelicata dijo...

Josep: Gracias. Si, es cierto, tiene todo el aspecto de un mal video de MTV. Me habría gustado poner alguno de un concierto pero no he encontrado gran cosa. Por otra parte, ¡jo!, gracias por el inmerecido galardón. Qué feliz soy (y no se crea que soy feliz con cualquier cosa). Ahora mismo le dejaré un comentario.

Liuva: No he entendido bien esa historia que cuenta, pero me ha gustado mucho lo del principio, eso de "ni siquiera miró de reojo al asiento de al lado a ver si era él" (como es comprensible no estoy pensando en Gerard Depardieu -¡y no les diré en quién estoy pensando, malandrines!-).

Sr. Anónimo: Puede meterse sin problema que yo ya me encargaré de deternerle. Creo que yerra en su aguda observación. Dudo mucho que un señor que hace comentarios tan profundos y grandilocuentes, esté ínfimamente interesado en mi humilde e ignorante persona, que además se mueve insoportablemente sin cesar y que ocupa los dos brazos de la butaca. ¡Qué espantosa soy!. En cualquier caso, ¡ojalá estuviera por aquí para explicar mejor su reflexión musical!.

Joseba: Gracias. Sí, es un nombre muy decente y me parece que etrusco. El día que tenga un hijo, así se llamará (o Sigfrido, me hallo dubitativa).

Nota off topic: Si alguien sabe como poner canciones en el blog desde archivos musicales que tengo en mp3, agradeceria que se me indicara. Soy tremendamente inútil.

Nota off topic II: Mi periquita ha puesto un huevo sin macho. Creía que era un especimen único, pero según acabo de leer es relativamente normal.

Landahlauts dijo...

Respecto a la nota off topic:
Le recomiendo que use "imeem!". Hay que registrarse y, a partir de ahí deja que suba la música que quiera y le da el enlace para usarlo en su blog.

http://www.imeem.com/

Eso sí, estando dentro de la web de Imeem!, no te deja escucharla a no ser que esté con su sesión abierta, en los blog no pijavascript:void(0)
Publicar comentariode ese requisito, y la gente puede escuchar perfectamente lo que cuelgue.

Otra alternativa es boomp3:

http://boomp3.com/en

Funciona de modo similar, aunque hay veces que no funciona correctamente.

Saludos.

Donna Angelicata dijo...

¡Gracias!. Lo voy a intentar, aunque seguro que fracasaré estrepitosamente, pero me gustaría ponerles algo musical de vez en cuando de ese modo.

¡Allá voy!

Anónimo dijo...

Perdone, irrumpo para hacer una reflexión en voz alta(esto de la reflexión por si no se habían dado cuenta sirve asimismo para identificar de manera no equívoca a aquellos que bordean, por la parte de abajo, la idiocia profunda), ¿se ha dado cuenta de que pronto se cumplirá un año del inicio de su blog? ¿tiene prevista algún tipo de celebración para tal evento? ¿algo especial quizás? ¿hará un recopilatorio de los mejores momentos de su blog? ¿nos invitará(ya le advierto que soy reacio a cualquier tipo de actividad social, pero espero que no me quitará el placer de decirle que no)?

Anónimo dijo...

Creo que lo mejor que hizo Truffaut fue aparecer en Encuentros en la tercera fase, lo demás me parece mortalmente aburrido para gente cuyas vidas son aún más aburridas. Bueno, hay una excepción, pero no me acuerdo como se titula la película,es de una chica muy, pero que muy mala y un abogado muy tonto.

Josep dijo...

Siento discrepar del señor anónimo (o señora, que blogger no distingue, y a lo mejor...)

Si se aburre con Truffaut es únicamente por falta propia -de Vd, digo- ya que seguramente desconoce películas como La Noche Americana, Los 400 Golpes o Jules et Jim, sólo por citar tres, a vuelapluma.

Y está claro que tampoco ha leído su interesantísimo libro Conversaciones con Hitchcock.

Haga la prueba: si le sigue aburriendo, quizás sí que exista una excepción, aburrida, pero siempre será anónima...

Saludos.

anónima dijo...

En el libro de Conversaciones con Hitchcock, se nos cuenta algo de la segunda película que dirigió el mago del suspense. Se trata de una película muda (no queda ninguna copia, yo creo que las quemó todas con sus propias manos). Se trata de "The Montain Eagle" (les pongo un fotograma) y va de un tendero que intenta seducir a una maestra de escuela, que huyendo de él, se refugia en una hermita. La actriz principal era Nita Naldi (beatrice)

anónima dijo...

Perdón, quería decir "The Mountain Eagle", lo mio no es el inglés...


Donna, no sé si felicitar a su periquita. En cualquier caso, ¿qué va a hacer con el huevo?

liuva dijo...

Ya ha salido aquí alguna vez la película Fahrenheit 451 de la que Truffaut además de dirigirla escribió el guión. Fahrenheit 451 (equivalente a 233°C) es la temperatura a la que se quema el papel. Yo no creo que sea aburrida, tampoco es la mejor de Truffaut. Sr. Anónimo, si a usted le aburre Truffaut cómprese un mono.

Precisamente la película que salva usted de Truffaut, esa de la chica mala y el abogado tonto que seguramente será “Una chica tan decente como yo”, es uno de los mayores bodrios de Truffaut, su peor película con diferencia. Está claro que lo suyo no es el cine francés de la Nouvelle vague, dedíquese usted a discernir entre una chacona y una pasaccaglia y la relación de ambas con la folía.

Les pongo un diálogo de Fahrenheit 451:

En aquel momento, Clarisse McClellan dijo:
-¿No le importa que le haga preguntas? ¿Cuánto tiempo lleva trabajando de bombero?
-Desde que tenía veinte años, ahora hace ya diez años.
-¿Lee alguna vez alguno de los libros que quema?
Él se echó a reír.
-¡Está prohibido por la ley!
-¡Oh! Claro...
-Es un buen trabajo. El lunes quemas a Millay, el miércoles a Whitman, el viernes a Faulkner, conviértelos en ceniza y, luego, quema las cenizas. Este es nuestro lema oficial.
Siguieron caminando y la muchacha preguntó:
-¿Es verdad que, hace mucho tiempo, los bomberos apagaban incendios, en vez de provocarlos?
-No. Las casas han sido siempre a prueba de incendios. Puedes creerme. Te lo digo yo.
-¡Es extraño! Una vez, oí decir que hace muchísimo tiempo las casas se quemaban por accidente y hacían falta bomberos para apagar las llamas.
Montag se echó a reír.

Landahlauts dijo...

Estaba tentado de admitir que mi también me aburre Truffaut, pero mejor no digo nada...

liuva dijo...

Angelicata, no sea cruel y consígale un macho a su periquito. Que usted esté en secano no quiere decir que su periquito también debe estar igual. Está claro que lo que su periquito tiene es un embarazo psicológico y lo que pide es novio a gritos. Pregúntele al sr. Anónimo a ver si tiene pájaros (sin contar los de la cabeza) y crúcenlos.

Joseba M. dijo...

Estoy tentadísimo de crear un blog acerca de las azarosas y admirables secuencias hiladas de los comentarios de este blog donde se producen maravillas como este exquisito arribar desde Tarquino Merulo (o Mérulo) hasta don Truffaut. Tentadísimo, pero no lo haré.
Lo que hago, sin más dilación, es decir que de toda la Nouvelle Vague citada, precismaente Truffaut es el menos aburrido. Claro que tampoco creo aportar nada, soy un parcial y aburrido admirador del cine gabacho (ése donde en sus películas nunca parece que pase nada y, efectiv...)
Peor es la clase que le va a caer dentro de un cuartito de hora a uno de mis horripilantes infantes,gixarajoa...
Más abrazos, más.

Josep dijo...

¡Uff! Liuva, que arriesgada: imagine que los pájaros del sr. Anónimo sean grajos o cuervos... pobre periquita... no quiero ni pensarlo...

Anónimo dijo...

Perdonen, pero a mí esto de la nouvelle lo que sea me parece una gigantesca estupidez, un montón de franceses ya mayorcitos jugando a ser mayorcitos, hablando como franceses y haciendo el asno(o lo que ellos llaman l'amour-que no sé lo que es-) como sólo pueden hacerlo estos tipos galorromanos.Pónganme por ejemplo Tierras Lejanas y que se vaya por el sumidero todo ese cine. Bueno, quizás salvara esa película en que aparece el sexteto op. 18(pero seguro que es por Brahms, además que si yo fuera mujer jamás me acostaría con un tipo que tuviera un 2CV)

Donna Angelicata dijo...

Bueno, bueno, bribonzuelos, intentaré ir por partes (no haré el chiste fácil de "como dijo Jack, el destripador") ya que son tan encantadoramente divagadores.

Anónimo, me conmueve contemplar que la vida está llena de sorpresas (y según Woody Allen: "Sorpresas, sí, y también protozoos del paludismo" -pero a mí me parece que no lo decía por ustedes-) y que usted, el ser más magnánimo y díscolo que conozco, se acuerde de un aniversario del que ni yo misma había caido. Pero ahora sí, creo que deberíamos, o debería, hacer algo. Les invitaría a todos ustedes a un opíparo banquete en mi casa, pero como la dificultad de semejante empresa se me antoja enorme, creo que tendré que limitarme a una especie de reseña estúpida.

Por otra parte, y por seguir su hilo temático, a mí tampoco me atrae lo más mínimo esa extraña corriente cinematográfica, aunque también es cierto que mi visionado de la misma se reduce a La Jetée de Chris Maker -que me aburrió soberanamente, pero que, sin embargo, esa otra película que se basa en la misma, Doce Monos de Terry Guilliam, sí me gusta mucho, y esa de Farenheit.

Liuva, su megalomaniaca idea de juntar a mi volátil mascota con el supuesto animal satánico del Sr. Anónimo me parece que tendría consecuencias catastróficas comparables al meteorito que acabó con los dinosaurios.

Donna Angelicata dijo...

Perdón, Anónima. El huevo ya me lo he comido con patatas fritas y guisantes.

Pffpsfsfsfsfsfsfsf (es el sonido gutural de Hannibal Lecter)

Pichissssssss (mi pájaro se llama Pichi, léase por tanto, como cuando Hannibal dice: Clarisssssssseeeeee)

liuva dijo...

Sr. Anónimo, no entiendo por qué habla tan despectivamente del magnífico 2CV. Ha de saber que en una encuesta que hizo un canal británico de televisión para saber cual era el mejor coche de James Bond, el preferido fue el Citroen 2 CV usado en la película “Sólo para sus ojos” en donde Roger Moore se libraba de los malos. El pequeño utilitario francés ganó a coches como el Aston Martin de ‘Goldfinger’, al Tanque T-55 de ‘Goldeneye’ o al Lotus Esprit de ‘La espía que me amó’.

Lo que sí es cierto es que es muy incómodo para hacer ciertas cosas, más aún que el Simca 1000.

Donna Angelicata dijo...

Apuesto uno de mis riñones a que el Sr. Anónimo es uno de esos tipos que tintan las lunas de su coche, dios sabe para qué escabrosos fines.

Donna Angelicata dijo...

Liuva, estoy contemplano seriamente la posibilidad de proponer al Sr. Anónimo lo de juntar a mi pequeña criatura con su grajo, porque anoche volvió a poner un huevo, y ciertamente, me preocupa.

liuva dijo...

Eso, y que lo hagan en un 2 CV con las ventanas tintadas.

Anónimo dijo...

¡Pero si no tengo nada contra los 2CV!, de hecho debe ser el único coche en que no me mareo.Pero sí que me fastidia lo que se piensa de los poseedores de tales de vehículos o de su imagen, una especie de híbrido comehierbas-pacifista-yosíquesoymoral, y bien quería decir que si los conductores son así, preferiría una esterilización dolorosa a lo que hace la Moreau.

Anónimo dijo...

No sé cómo lo ha sabido, sí si que son tintados, pero como no es un Seat Ibiza no piense turbiamente.

Anónimo dijo...

Pero bueno, todo el mundo da por supuesto que tengo un pájaro. He estado mirando a ver si puse alguna vez que lo tenía y no me ha parecido verlo. Pues sí, es un periquito. Pero no se ilusionen, es bastante exigente, tímido y longevo(ha sobrevivido a tres periquitas y dos rivales).

anónima dijo...

Donna, si se dedica a comerse los huevos de su periquita la va a agotar. Las periquitas ponen entre 3 y 9 huevos para completar una nidada. No paran de ponerlos hasta completarla. Si se los come, la se va a poner en huelga a la japonesa. Claro que puede sustituirlos por huevos de plástico (se venden en pajarerías) y que sea feliz.

La culpa de que ponga huevos la tiene usted que le ha puesto un nido (alguna cajita o algo así en vez del típico palo). Las periquitas se vuelven locas cuando ven un nido, y más locas si no hay un periquito en él...

Sr. Anónimo, me apuesto a que tiene usted un coche con un maletero impresionante; creo que le va a usted mucho...(cristales tintados, amplio maletero...no sé, no sé...¿usa gabardina?)

anónima dijo...

Una cosa más...Se me olvidaba comentar la entrada; a mí no me molesta nada una persona sentada al lado mío que no para de moverse en su butaca.

A mí lo que me pone de los nervios es una persona sentada "delante" mía, que no para de moverse en su butaca.

Groucho dijo...

No tengo nada que decir, por eso no digo nada. Sólo pasaba por aquí.

Pero, ya que estoy, ¿me presta veinte pavos?

Donna Angelicata dijo...

Anónima, ¡pero si yo no le pongo nido alguno!. Los pone en el bajo de la jaula (y siempre de noche) De momento ha puesto dos. ¿Ponen entre 3 y 9?. ¿Aún sin nido?. ¿Se morirá?. ¿Se morirá si le busco un macho y no le gusta?. ¿Se morirá si le busco un macho, le gusta, pero a él no le gusta ella?. Este pájaro me va a volver loca.

Sr. Groucho, pronto el mundo sabrá de usted. Deme un día más. Yo tampoco le daré las gracias por no decir nada.

Donna Angelicata dijo...

Sr. Anónimo, espero que la descripción de su periquito no sea una proyección.

anónima dijo...

Su periquita se morirá.

Y una vez, que ha pasado el momento cruel, le diré:

Usted también se morirá.

Aunque no creo que ninguna de las dos por poner huevos.

Aunque las periquitas si se pueden morir al ponerlos si se les queda atascado (lo cual es bastante común). También ponen huevos en el suelo sin nido. Dele de comer algo energético porque poner huevos desgasta mucho; búsquele un periquito verde (son los que viven más), aunque si quiere que charlen entre ellos, cómprele uno azul (son los más cariñosos y los que aprenden a hablar con más facilidad). Y no le ponga un nombre "cursi" bastante tiene con lo de "periquito".

Donna Angelicata dijo...

Demonios, Anónima, me ha dado un susto de muerte. Tiene usted un humor más macabro que el mío.Aunque su continuación del comentario,la parte de que se mueren comúnmente porque se le quedan atascados los huevos, no me ha reconfortado.

Parece usted una experta periquitil, por lo que me veo obligada a abusar de su amabilidad e infinita sapiencia. Verá, mi periquita ya es verde, entonces, ¿qué prima?, ¿ser verde y vivir mucho o ser hembra y morir de un atasco hueváceo?. Qué lío. Me gustaría pensar chestertonianamente ahora pero me veo en un bucle. Aunque su teoría no sé si me convence porque siendo verde, habla mucho, en concreto dice: Pepito y qué pasa Pichi.

Sí,ya sé lo que están pensando de mí y de mis interesantes temas de conversación -no, ¡no lo digan!- pero, caray, algunas veces también se me ocurre algo ingenioso.

liuva dijo...

Por qué no afronta directamente el tema. Ya que su periquito habla, pregúntele que a qué viene tanto huevo. Seguramente le contestará “Pepito y qué pasa Pichi”, pero no es poco para una primera toma de contacto. Si el periquito es australiano (casi todos los son) háblele en maorí.

Anónima, me imagino al sr. Gruocho sentado delante de usted sin parar de moverse en la butaca durante las cuatro horas y 40 minutos que dura la ópera Tannhäuser de Wagner.

¡Ah! me he quedado con ganas de decir unas cosa sobre los 2CV. Y para no estresarme como le pasa al periquito de Angelicata voy a soltar el huevo:

“Cuatro ruedas bajo un paraguas”, esta fue la frase que dijo Pierre Boulanger (director general de Citroën en 1936) para resumir el objetivo del proyecto TPV - Très Petite Voiture.

Aparte del carácter económico, en el 2CV tenía que primar el confort, y uno de los elementos claves para lograrlo sería la suspensión que, según los rectores de Citroën, debía permitir transportar un cesto de huevos dentro del coche por un camino accidentado sin que ninguno se rompiese (como se puede comprobar, hoy la cosa viene cargadita de huevos).

La prensa se burló del auto francés de forma despiadada, hubo un periodista que preguntó a Citroën si con el coche venía incluido el abrelatas.

El mítico y casi eterno Citroën 2CV dejó de fabricarse un 27 de julio de 1990, después de 41 años, seis meses y 21 días. Hasta ese momento, Citroën había vendido 3.872.583 unidades en todo el mundo.

Ya.

anónima dijo...

Donna, no quiero quitarle mérito a su periquita; pero decir "Pepito y qué pasa Pichi" no es hablar mucho. Yo tuve un periquito que se llamaba "Chacho di Pollo" (por culpa de una pelea entre hermanas que no pienso transcribir) Por supuesto era azul, y llegó a pronunciar correctamente más de doscientas palabras y frases hechas. Una de mis favoritas: ¿Eh...por quá tu me l`a dit, petite garçón?. Murió tras una larga ancianidad. Tenía siete años. Descanse en paz.


Para su consuelo le diré que las periquitas no suelen hablar, así que sus dos frases tienen un gran mérito. Busque pues un periquito que la entienda. Espero que ambos lleguen a ser un buen par de viejos (periquitos) verdes.

Anónimo dijo...

Perdone, si hubiera proyectado habría pedido que los cruzáramos.

anónima dijo...

Liuva, es usted cruel.

Landahlauts dijo...

Pasmado quedo de ver lo que ha dado de si el Sr. Merula, el señor raro, Aristóteles y su periquito...

¡¡por dios!!!

Anónimo dijo...

Es usted el mismo demonio sr. Anónima(véase el comentario de Dickens sobre Poe a propósito de Barnaby Rudge), en efecto, me gustan los coches con enormes maleteros, le diré que el que tengo ahora tiene una capacidad de 520 litros sin tirar los asientos.

Anónimo dijo...

Su defensa de Citroën le honra(y no debería decírselo, pero incluso me cae simpática ahora), pero vuelvo a insistir en que más bien me refería a la imagen que refleja el poseedor de ahora de esos vehículos. Así tengo en la memoria la llegada ostentosa de un profesor de filosofía, o era un comehierbas?, al instituto en semejante trasto. A mí me parecía, y me sigue pareciendo, un verdadero imbécil. De todos modos sus conocimientos son realmente insólitos y sólo puedo desear que trabajáramos juntos en el mismo sitio, ¡cómo nos ilustraría mientras devorábamos el almuerzo con sus heteróclitas estadísticas, predilecciones y conocimientos! Ya me lo imagino como lo que pudo ser y no fue.(Y ahora no puedo más que lamentar que no vivamos lo suficientemente lejos)

liuva dijo...

Sr. Anónimo, creo que vivimos lo suficientemente lejos como para no preocuparnos, de momento. Le dedico unas reflexiones heteróclitas.

Ella: Cariño
El: Dime, cariño
Ella: ¿Tú me odias?
El: Si
Ella: ¿Pero de verdad?
El: Si, de verdad
Ella: Dímelo, necesito oírtelo.
El: Ya te lo he dicho mil veces.
Ella: Lo sé, pero hace tiempo que no me lo dices.
El: Duérmete, es tarde.
Ella: No me dormiré hasta que no me digas que me odias.
El: Te odio.
Ella: Así no. Dímelo de corazón.
El: ¿Qué diablos te pasa? Me dan grima tus roces nocturnos. No soporto tu voz, tus manías ni tu olor. Tu comida es asquerosa y tu vida hace años que dejó de serlo. ¿Y me preguntas que si te odio? Por supuesto que te odio, cariño. Te odio igual o más que la primera vez que te vi.
Ella: Oh, como eres.
El: Mírate cariño, estás mas odiosa que nunca.
Ella: Como te odio…
El: Y yo a ti, cariño.

Saludos.