domingo, marzo 02, 2008

Feria del Libro Antiguo y de Ocasión

Regreso, ¡por fin!, de la sobresaliente Feria del Libro Antiguo y de Ocasión que se sitúa como les adelantó nuestro Sr. Anónimo, en la ciudad que quiso derruir Pompeyo, o, para ser más claros, la ciudad que todos los marzo de cada año, un infame ruido nos invade.

Mis adquisiciones no han sido muy espectaculares teniendo en cuenta lo que ese magnífico lugar contiene, pero tengo la firme decisión de volver beligerante esta misma semana.

Lo que he podido encontrar entre la ingente cantidad de masa humana que hoy impedía el paso ,de manera a veces grosera, a las casetas ha sido:

-Una biografía de Jane Austen
-Una biografía de Eva Braun
-Obras selectas de Lewis Carroll (había un libro que no tenía de éste, "Silvia y Bruno", y que me apetece mucho leer)
-La Cartuja de Parma, de Stendhal

Les contaré a modo de consejo preventivo, que no vayan a ver la horrible "La Guerra de Charlie Wilson" al cine. Sólo hubo una frase que me gustó:

-"Perdone, como antiguo oficial de la Armada, debí haber sido más respetuoso"
-"Como antiguo oficial de la Armada, eso me habría sorprendido".

59 comentarios:

Chuso dijo...

Recojo su recomendación sobre la Guerra de Charlie Wilson, película que tenía previsto ver esta semana. Pero no sé si el que paga las entradas accederá a sus prevenciones... Por lo menos veré cine gratis.

Espero que sus adquisiciones en la Feria del Libro de ocasión estén en buen estado.

Donna Angelicata dijo...

Bueno Chuso, a mí es que me aburrió muchísimo, pero si tiene usted una santa paciencia y una notoria capacidad para soportar el dolor, quizás sea de su agrado (aunque la gente se reía mucho con el actor que hizo de Truman Capote).

Hubo otra cosa que me gustó, y mucho, y no es Tom Hanks poniendo cara de Tom Hanks. Me refiero a la música de la escena de la guerra con los helicópteros, los misiles y todo eso. La imagen es muy espectacular gracias a esta canción que les digo.
Pueden escucharla en el siguiente enlace. Es la segunda: "Turning the Tide".

http://www.cinempatia.com/cine/index.php?mact=News,cntnt01,detail,0&cntnt01articleid=1045&cntnt01origid=15&cntnt01returnid=79

Sí, los libros que compré estaban y están en perfecto estado, algunos envueltos en fundas de plástico y todo. El problema es que no sé por dónde empezar.

Nota: ¡Hoy ha salido la revista Chesterton de Marzo!

Anónimo dijo...

Perdone, me jacto de tener una extraordinaria capacidad, puedo, a través de los libros que lee o tiene una persona(les recomiendo que si tienen biblioteca en su casa no me inviten-sobretodo si ven que llevo un abrigo con enormes bolsillos-), ver su espíritu, su alma, su mente e incluso su cuerpo, puedo con un simple vistazo a su biblioteca saberlo todo de ella, si le gustan las rubias o las judías, si tiene coche o se muerde las uñas, si está casada o vota al partido de Gloria Marcos(qué mujer tan fea!), si duerme en la posición fetal o acaso le gusta la Mutter como violinista o como mujer(¿alguien quiere hacerle un análisis psiquiátrico a Previn?), si le regalaron el Principito en la confirmación o si piensa que la gente que dice " yo es que alucino colores" son retrasados mentales irreversibles, en fin, lo que se dice todo, todo (bueno, menos una cosa, pero no lo digo por lo de la Kryptonita). Puedo en consecuencia, deducir, que usted posee una personalidad sumisa(Austen, Braun) que le gusta bailar (Braun), está pensando constantemente en un buen partido para matrimoniar(Austen), le gustan los hombres con camisas pardas(Braun), se siente irremisiblemente atraída por su sobrino(Stendhal) y tiene una innombrable perversión de fotografiar niñas escasas de ropajes(hasta los más tontos de los supuestos lectores habrán imaginado que es el escritor que queda).

liuva dijo...

¿Eva Braun? ¿Te fascina Eva Braun? ¿Ves en ella algo interesante? Nunca he entendido por qué historiadores y novelistas la han sobrevalorado de tal manera. Es sabido que fue una de las mujeres menos inteligentes, más planas e ignorantes de su época.

En una ocasión dijo: “los hombres muy inteligentes deben estar con mujeres primitivas y necias que los dejen descansar”. Hasta Hitler decía en privado que Eva Braun no era muy inteligente y que eso era conveniente para él.

En la última entrada hablábamos de las Penélopes y las Helenas, pues la señora Eva Braun era una Penélope de libro. Era todavía más Penélope que la misma Penélope. Se dedicaba a esperar pacientemente encerrada en los apartamentos de Hitler de Berlín y Múnich a que éste tuviera a bien venir a visitarla para saciar sus instintos sexuales (si es que los tenía, pues aquí también hay dudas).

Los que sí hay que reconocer en ella es que amaba al bigotitos con locura. Y era muy bella y muy aria. Y su amor llegó hasta la últimas consecuencias, le acompañó en su muerte.

Angelicata, si tienes datos que me puedan hacer modificar mi visión de Eva Braun me gustaría que me los pasaras. No me importaría cambiar de opinión.

Donna Angelicata dijo...

Sr. Anónimo, es usted muy sutil pero debo decir que esa extraordinaria capacidad suya tiene la misma precisión que un reloj parado (aunque hay un dicho realmente bueno que dice que hasta los relojes parados dicen la verdad dos veces al día).

Liuva, no termino de entender su razonamiento. ¿Hace falta amar a alguien para leer algo sobre él/ella?. Desde luego no quiero decir que odie a la Braun, tampoco siento una febril admiración, no es más que una gran curiosidad por saber más de su vida. ¿Alguien que amó de esa manera al prototipo de la maldad?. Madre mía, pues si eso no le genera interés, nada en esta infecta vida lo hará.

Saludos, he de irme a casa.

Donna Angelicata dijo...

No hacía falta preguntar de que lado estaba yo, entre las Penélopes o las Helenas. Sólo tenía que fijarse en la imagen de mi blog.

:-)

Donna Angelicata dijo...

Liuva, de Eva Braun me gusta mucho ese amor incondicional -sí, aunque fuera hacia Hitler- pero, ¿cuántas mujeres harían semejante sacrificio por sus amados?

anónima dijo...

Leyendo lo que comentan, me ha venido a la mente, la historia más triste sobre una mujer contada. "La novia de Frankenstein", una mujer creada exclusivamente para que se una al hombre que le repugna. No me extraña que se pusiera a dar gritos de histérica. En algo se parecían Eva Braun y "La novia" ambas estaban destinadas a "un monstruo".

Anónimo dijo...

Perdonen, sus intentos de polémica sobre la Braun me parecen risibles en extremo(y ahora mismo me estaría riendo si no fuera porque no tengo ganas), como si todo el mundo amara racionalmente y todos sus consortes, amantes o lo que sea, fueran un híbrido entre Florence Nithinghale y el cardenal Newman.
Sí, en algo se parecían Elsa Lanchester y la novia, ambas estaban destinadas a un monstruo.

Anónimo dijo...

Pensando en la lista de libros comprados por usted me pregunto por qué no compró el Bompiani. Por lo que usted dice que alguno de sus libros estaban envueltos en plástico deduzco que estuvo en el puesto de las señoras plastificantes(las llamamos así por razones obvias, pero son muy simpáticas), pues allí estaba el Bompiani-que todo individuo que no sea admirador de Dolph Lungren debería tener- en sus veintitrés tomos(los doce originales, los seis suplementos y los cinco del diccionario biográfico) y a un precio imbatible.

liuva dijo...

Dejemos de momento en paz a Eva Braun enamorada de su monstruo y sin enterarse de lo que pasaba a su alrededor y vayamos a otro asunto. Resulta que hace un mes aproximadamente estando con un grupo de amigos en un bar vimos que había un libro apoyado estratégicamente en una columna y, aparentemente, abandonado. No pude evitar cogerlo, ver de quién era, abanicarlo y olerlo. Se trataba de El Desencuentro de Fernando Schwartz. Comentamos que alguien se lo había olvidado y lo volvimos a dejar en su sitio. Pero de repente me acordé que en una ocasión había visto una página web que trataba de libros que se liberaban adrede para que alguien los encontrara, los leyera y los volviera a liberar en otro sitio. Volví a coger el libro y, efectivamente, en su primera hoja había una pegatina con un número de registro y una clave. No me podía creer que me había encontrado con un libro liberado. Yo pensaba que eso sólo pasaba en EE.UU y países similares, como por ejemplo Ucrania. Así que me lo llevé a casa, me lo leí y hace una semana lo volví a liberar en un banco de un parque de mi horrible ciudad.

Pregunta en general: ¿Sabían ustedes algo de esto? ¿Serían ustedes capaces de liberar alguno de sus libros? La página en cuestio se llama Book Crossing y su dirección es esta: http://www.bookcrossing-spain.com/

Como verás, Angelicata, a mí no me hace falta ir a la tómbola de los libros, pues me los encuentro por el camino. El sr. Anónimo, como es tan abundante, seguramente atormentaría al futuro “encontrador” con los 23 tomos del Bompiani.

anónima dijo...

Liuva, conocía lo de los libros liberados desde hace años. Funciona mucho en Barcelona, me temo que en las ciudades pequeñas es más dificil; porque cuando dejas "caer" el libro en cualquier sitio, siempre hay una amable señora que te da unos golpecitos en la espalda y te dice: "Perdone, se le olvidaba el libro". En cualquier caso no deja de ser una versión del "amigo invisible". si yo fuera editora, jugaría mucho a eso, es una forma como cualquier otra de "lanzar un libro a la calle".

Donna Angelicata dijo...

Sí, yo también lo conocía, aunque jamás me he encontrado uno de esos libros, y tampoco es que tenga muchas ganas según los que suelen dejarse.

Yo jamás sería capaz de dejar un libro mío a la suerte de dios sabe que zafia mente. No es que me cueste dar; sería capaz de regalar el único ejemplar de mi libro favorito, eso sí, sabiendo muy bien a quien se lo doy.
Yo creo que la gente que realmente quiere leer, lee y punto. Si quiero un libro, pues lo compro, o si alguien me conoce muy bien, me regalará uno que seguramente me gustará.

Un saludo de Mrs. Scrooge

Anónimo dijo...

Perdone, mi querida Liuva, pero debe estar usted completamente loca, se lo digo con afecto, si es que tal cosa es posible en mí, al suponer que podría hacer eso nada menos que con el Bompiani (¡pero si ya lo tengo y cada vez que lo veo me dan ganas de comprarlo otra vez!).
¡Hacer eso con los libros! Estoy con usted Donna (y espero que siempre), dejar uno de tus queridos libros en manos de alguien que no conoces y que seguramente será un imbécil, no,¡imposible!
Bueno, podría hacerlo con los libros que detesto para pervertir, si es que eso posible aún más, a tantos tarados que hay por ahí, para corromper a la sociedad, sí, podría ir dejando volúmenes de Saint-Exupery, de Muñoz Molina, de Elvira Lindo, de Alberti...

Chuso dijo...

Sobre esto de los libros liberados, yo he encontrado algunos en Madrid. Eso sí, los tengo presos en casa, me dió la impresión de que causarían menos daños teniendolos yo a buen recaudo.

Donna Angelicata dijo...

Sr. Anónimo, no olvide a Pilar Urbano.

Sí, Chuso, hace usted bien (o como dicen algunos: muy "requetebien"). Ñajaja. La avaricia con los libros, no me parece que sea un defecto.

liuva dijo...

Hemos pasado de los libros liberados a los libros encarcelados. El señor
Chuso se ha puesto en plan el “guardián entre el centeno” y encarcela a todo libro que osa pasar por delante de sus barbas. Pero eso de encarcelar libros no es nuevo, hace muchos muchos muchos años había una sección en la antigua Codorniz que se llamaba La Cárcel de Papel (seguramente ustedes de acordarán mejor que yo pues son de aquella época) y en ella metían a toda clase de libro, escritores y poetas y les ponían a caldo.

Donna Angelicata dijo...

Srta. Liuva, tengo la sensación de que cuando usted dice eso de "seguramente ustedes...bla, bla, bla, pues son de aquella época", en realidad lo que está es descubriénsose a sí misma de manera demasiado evidente.

¡Ay, viejita Liuva, desdentada o no, la estimamos igual!

liuva dijo...

jajajajaja

liuva dijo...

Angelicata, has tardado más de media hora en contestar, estás pediendo facultades

Donna Angelicata dijo...

Ese "jajajajaja" también la evidencia.

;-)

marcbranches dijo...

Discrepo abiertamente de su opinión sobre "La guerra de Charlie Wilson"; es más: discrepo abiertamente. Quizás su problema sea que a la gente le importe un bledo (¿alguien sabe por qué el idioma castellano ha decidido arrinconar al bledo, una planta como otra cualquiera, al simple acompañamiento de una frase hecha despectiva? ¡¡¡Reivindiquemos el bledo!!! Perdón, hoy no me he tomado la pastilla) cómo entraron los Yuesei, de manera subrepticia, en la invasión de Afganistán. Pero el guión es bueno, los diálogos también (con momentos brillantes), y las interpretaciones son impecables (en el caso de Seymour Hoffman, extraordinaria: véase su primera escena). Lo que chirría es la dirección morosa de Mike Nichols, y el fondo patriótico que, en el fondo, tienen habitualmente los guiones políticos de Aaron Sorkin. En fin, para gustos-etcétera. Saludos.

Donna Angelicata dijo...

Marcbranches, discrepo de su discrepancia.

Pues sí, pese a todo eso, a mí me aburrió. El único diálogo brillante para mí fue el que señalo. Y lo de actuaciones brillantes... se salva, y tampoco es que sea nada del otro mundo, el señor que menciona usted.

Pero ¡ea!, a mí me aburrió.

PD: Parece que al Sr. ZP, el bledo tampoco le importa mucho.

Donna Angelicata dijo...

O para ser más coherentes: "El bledo le importa un bledo"

Chuso dijo...

¿Y el comino no tiene cabida entre tantas cosas sin importancia?

liuva dijo...

Eso de que el idioma castellano ha decidido arrinconar al bledo lo dirá usted, la frase más famosa de la historia del cine incluye la palabra bledo:
“Francamente, querida, me importa un bledo” (Rhett Butler).

Si encuentran una frase más famosa que esa, me la dicen.

La segunda frase más famosa se me ocurre que puede ser esta: “Voy a hacerle una oferta que no podrá rechazar”.

Lo del comino, sr. Chuso, eso ya no tiene un pase.

anónima dijo...

Bueno, hace poco una "famosa" sólto la siguiente frase:

¡ni falta que me importa!


Siempre nos quedará Paris.

Chuso dijo...

Si lo ha dicho un famoso, lo aceptamos... También lo aceptaríamos si lo hubiera dicho un "intelectual". (Pido disculpas por el pluralis maiestatis) (y ahora pido disculpas por el latinajo).

Y por otra parte, ¿la frase esa de "buenas noches y buena suerte?"... ¿Eso lo dicen todas las noches tras el sorteo de la ONCE, es de algún discurso de algún yankee famoso, o es de una película?

liuva dijo...

“Buenas noches y buena suerte” es una película de George Clooney. Este señor, aparte de estar como un queso y tener nariz de oledor de café Nespresso, también hace películas.

“¡A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre!”. Esta es la tercera.

Dedicado al sr. Chuso: “El mundo se divide en dos, Tuco: los que encañonan y los que cavan. El revólver lo tengo yo, así que ya puedes coger la pala” “El bueno, el feo y el malo” Sergio Leone.

Buenas noches y buen fin de semana (aunque me temo que no se lo merecen).

Donna Angelicata dijo...

Jaja, muy divertida esa estúpida frase, Anónima.

Bueno, mientras ustedes desvarían, les diré que hoy me he comprado una modesta biografía de Beethoven y la gran novela de Ayn Rand, "El manantial" en dos tomos.

Espero que siendo ustedes tan listos como son, ya hayan leido esta última o en su defecto hayan visto la genial película de King Vidor, con Gary Cooper y Patricia Neal. Tiene montones de grandes frases, ya que les noto tan interesados. Les dejo algunas:

"El creador vive para su trabajo. No necesita de otros hombres. Su fin esencial está en sí mismo. El parásito vive de otros. Necesita de los demás. Los demás se convierten en su motivo principal. La necesidad básica del creador es la independencia. La mente que razona no puede trabajar bajo ninguna forma de coacción (...). La necesidad básica del parásito es asegurar sus vínculos con los hombres para que lo alimenten. Coloca las relaciones en primer lugar. Declara que el hombre existe para que lo alimenten. Predica el altruismo, la doctrina que exige que el hombre viva para los demás y coloque a los otros sobre sí mismo (...) El verdadero egoísta no es quien sacrifica a los demás. Es el que no tiene necesidad de usar a los demás de ninguna forma. "

"El creador se mantiene firme en sus convicciones, el parásito sigue las opiniones de los demás. El creador piensa, el parásito copia. El creador produce, el parásito saquea. El interés del creador es la conquista de la naturaleza, el interés del parásito es la conquista del hombre. El creador requiere independencia, ni sirve ni gobierna, trata a los hombres con intercambio libre y elección voluntaria; el parásito busca poder, desea atar a todos los hombres para que actúen juntos y se esclavicen. El parásito afirma que el hombre es sólo una herramienta para ser utilizada, que ha de pensar como sus semejantes y actuar como ellos y vivir la servidumbre de la necesidad colectiva prescindiendo de la suya."

liuva dijo...

Buenos días y buena suerte.

“De todos los cafés del mundo, tuvo que elegir el mío” Humphrey Bogart.

Anónimo dijo...

Sí, como humilde creador suscribo por completo las opiniones de la genial Rand. ¿Seré un parásito o un creador?(No menciono las opiniones de mis allegados, para los que está tristemente claro de a cuál de a esas categorías pertenezco)

Donna Angelicata dijo...

Liuva, no haga sangre....

Anónimo, no sé que dirán sus allegados, pero está manifiestamente claro lo que es usted (creo que no hace falta que lo diga)

Anónimo dijo...

Querida Donna (le escribo como a una especie de consultora sentimental, cuyos certeros consejos nunca fallan-la verdad es que me gustaría conocer a alguien cuyos certeros consejos fallen-), hay una compañera de trabajo que me cae muy bien(yo diría que es porque se debe parecer a usted, es decir, lleva dentadura postiza sólo cuando sonríe y tiene un ligero parecido con un aborígen tasmano-al último varón conocido-) pues bien, al indicarme que piensa pasar las vacaciones en una ciudad de la que no quiero decir el nombre(esto lo hago por pura descripción) pero que tiene una cosa horrible llamada Alhambra, de la que montones de idiotas ponen cara de camellos hambrientos al recordar emociones que por lo visto se tienen cuando se da el primer paso por allí, y al hacer yo gestos vomitivos (pues las dos veces que estuve allí vomité, una de las veces me alegra poder decírselo in re) y también al expresar sentidamente que cierto Habsburgo (tampoco pienso decir el nombre) sólo se limitara a destrozar una pequeña superficie de esa cosa para construir un palacete, y no a destrozarla toda para que hubiera construído la más mínima cosa que se le hubiera ocurrido, un establo, un aparcamiento de trirremes, un castillo para las fiestas de moros y cristianos(esto hubiera sido genial) ¡yo que sé! me ha mirado con gesto de profundo asco. ¿Qué puedo hacer, querida Donna, para restaurar el sentimiento anterior que tenía hacia mí(que si no me equivoco era de profunda indiferencia)?
Suyo
Anónimo
(Nota: seguiré fielmente sus consejos, pues si mi confianza en usted no es ciega, si que es al menos bastante tuerta)

Anónimo dijo...

Si, tambén podría ser "in loco".

Donna Angelicata dijo...

Sr. Anónimo, su candidez (por no decir otra cosa) pidiéndome consejo sentimental a mí, me enternece (la última vez que dí un consejo de tales características a alguien, terminó cantando a pleno pulmón el aria que canta Fígaro en contra de las mujeres al creer que su amada Susana le es infiel, mientras intentaba sumergirme en un pozal de ácido sulfúrico.)

http://www.youtube.com/watch?v=3S6Ym1vKadg

FíGARO
Todo está dispuesto la hora
debe de estar próxima. Oigo gente...
¡Es ella!... No hay nadie...
Oscura es la noche,
y yo empiezo ya
a hacer el estúpido
oficio de marido.
¡Ingrata!, en el momento
de mi ceremonia
él gozaba leyendo y, al verlo,
yo me reía de mí mismo sin saberlo.
¡Oh Susana, Susana,
cuánto dolor me cuestas!
Con esa ingenua cara,
con esos ojos inocentes...
¡Quién lo habría creído!
¡Ah, fiarse de una mujer
es siempre una locura!


¡Abrid un poco esos ojos,
hombres incautos y necios!
Mirad estas mujeres,
mirad lo que son,
Estas llamadas diosas
de los sentidos engañados,
a las que tributa inciensos
la débil razón,
son hechiceras que nos encantan
para hacernos sufrir;
sirenas que cantan
para ahogarnos;
coquetas que seducen
para desplumarnos,
cometas que brillan
para quitarnos la luz.
Son rosas espinosas,
son zorras graciosas,
son osas benévolas,
palomas malignas,
maestras de engaños,
amigas de crear dificultades
que fingen, que mienten,
que no sienten amor,
no sienten piedad,
¡no, no, no, no!
El resto, el resto no lo digo,
ya cada cual lo sabe.


Bien, pero como me tiene en tan alta estima (pese a compararme con una desdentada) y yo a usted mucho más, le aconsejaré juiciosamente con una profunda sabiduría femenina:

Regálele un seguro dental y el primer movimiento de "Noches en los jardines de España" de Manuel de Falla.

Infinitamente suya

Anónimo dijo...

De acuerdo, lo haré. Pero ¿no cree que con esa obra musical pensará que pretendo algo más? Le recuerdo que sólo deseo retroceder a una cortés indiferencia del tipo ¿así que vas a Granada? ¡Qué bonito es el Generalife! (Interiormente: ¡que me maten si bebo alguna vez de sus sucias fuentes!)
Muy agradecido.
Para pagarle en parte su consejo, le recomiendo, pues acabo de volver de la feria, tres volúmenes de los diarios de Pepys de la Folio Society que están a un precio increíblemente caro.

Donna Angelicata dijo...

Gracias, intentaré buscarlos hoy en uno de mis impasses laborales, aunque su último adjetivo me desalienta un poco. En fin.

¿Puedo decirles que amo a Erwin Schrott?. No en vano oí a ciertas mujeres comentarios muy favorables acerca del buen mozo alegrándose de que volviera a interpretar una obra mozartiana en el Palau -el año pasado fue el Don Giovanni y este, Fígaro-. Fin de la reflexión.

Anónimo dijo...

No se lo aconsejo, a no ser que desee desprenderse de 120 euros. Sospecho que el librero tuvo un error, puesto que yo me llevé las seis novelas barchesterianas de Trollope a sólo 70 euros, mientras que pedía tan inconcebible cantidad por los tres Pepys. Es cierto que la de Pepys era más hermosa, por las ilustraciones, pero después de todo eran una selección de sus diarios (y las dos son magníficas ediciones de la Folio Society).

Estaba predispuesto esta mañana a seguir su magnífico consejo, pero cuando llegué eal lugar de trabajo, veo que en vez de traer lo de Noches en los Jardines... he traído el primer concierto de violín de Prokofiev ¿cree que tendrá el mismo efecto?

Anónimo dijo...

¿Tendré que estar celoso del tal Schrott? Apuesto a que no se parece ni de lejos a Cesare Siepi.

Anónimo dijo...

Es posible que le sorprenda la frecuencia con la que acudo a usted hoy, pero por razones de incomunicación -de las que el pelmazo y extinto Antonioni haría varias películas- usted es mi único nexo social; bueno, usted y los señores Stanhope.

Anónimo dijo...

Perdone, estaba pensando en el sentido de algunas palabras de su cita dapontiana de ayer tarde. No entiendo lo de "osas benévolas", creo que semejante expresión es buena, si a mí por ejemplo me llamaran "oso benévolo" saltaría de gozo. ¿Se supone que tiene que ser denigrante eso y por qué?. De acuerdo, el carácter del oso deja mucho que desear, pero puesto que se le suaviza y mejora con lo de benévola ¿dónde está el insulto? Por otra parte, quizás aluda al aspecto físico poco atrayente de las osas (no quisiera ofender a las feministas, sección osas, pero claramente hay un extraño consenso sobre el universal atractivo del oso macho-véase el famoso caso de Lokis de Merimée), pero, entonces ¿eso qué tiene que ver con la supuesta infidelidad de Susana?

liuva dijo...

Sin ánimo de ofender, sr. Anónimo, por qué no se va en Semana Santa a Granada y se relaja un poco. Si no quiere ir a la Alhambra y al Generalife, pues no vaya, que no es obligatorio, pero póngase un capirote de nazareno y flagélese los pies andando descalzo. O mejor aún, métase de costalero debajo del Cristo de la Misericordia.

Eso sí, deje en paz a su compañera de trabajo, que ella no tiene la culpa, la pobre.

Donna Angelicata dijo...

Sr. Anónimo, mientras comía estaba pensando que si la solución musical no da resultado -en parte por su olvidadizo carácter- se me ocurren tres opciones para quedar estupendamente ante esa yegua desdentada (perdón):

1) Decirle que si ella va allí, entonces usted ya no vomitaría.

2) Decirle que si ella va allí, usted tendría el decoro de no vomitarle encima.

3) Decirle que si ella va allí, usted prefeririría vomitarse encima antes que vomitar encima de ella (esta, sin duda, es la más romántica)

anónima dijo...

Hablando de osos benévolos...dígale que se aloje en una casa-cueva y olé y que en Abril puede acudir al concierto de Mark Knopler.

Liuva, no es nada fácil meterse a costalero, aunque no lo crea hay mucha gente en cola. Y los pies no se flagelan andando descalzo, en todo caso se despellejan y se llenan de ampollas, que no es lo mismo.

Ciento veinte euros por Pepys? ¿el amigo de Lord Sandwich? ¿por eso son tan apreciados los sandwiches de pepyno en inglaterra? Y antes de que me lo digan ustedes, yo sóla me voy a comer las uñas de los pies por hacer tan éstupida broma.

Donna Angelicata dijo...

Anónimo, no he comprado los Diarios de Pepys (en realidad ni siquiera los he visto),ni el Bompiani (que sí lo he visto en las señoras plastificadoras) pero sí "Diario de un Don Nadie" de Grossmith. Lo he empezado en un banco al sol y me ha hecho mucha gracia, sobre todo esa forma en la que se ríe el protagonista de sus tontos chistes.

Anónimo dijo...

Perdone, sta. Liuva, creía que estaba clara mi repulsión por ese simulacro de ciudad. Una de las cosas que difícílmente comprenderé es el buen nombre que tienen algunas así llamadas ciudades, vg. esa cosa de Granada, en contraposición a otras de las que por sonar ridículo algo. hay chistes y cosas así. Prefiero miles de veces ir de peregrinación a Albacete o a Cuenca que a esa bazofia granadina. ¡Estúpido Washington!, ¿Por qué no escribiste "cuentos de Albacete?

Anónimo dijo...

Gracias, estimada Donna, por su vomitiva solución. Es más que evidente su admiración, que comparto, por ese personaje tan singular, Vomitón.

Donna Angelicata dijo...

Anónima, sus bromas nunca son tan estúpidas como para llegar a tales extremos. Como máxima penitencia le acepto rociarse en intestinos porcinos (véase Saw III ó IV, ya no me acuerdo, pero era muy ilustrativo) pero nunca eso tan tremendo de las uñas.

Anónimo, no sé, pero es que el tal Schrott es atrayentemente tarzanesco a la vez que sutilmente delicado.

Donna Angelicata dijo...

Anónimo, me ha desnudado completamente (en sentido figurado -menos mal que he hecho la aclaración-) con lo de mi pasión por Vomitón. Pero no es de extrañar, es un ser tan entrañable...

anónima dijo...

Donna, los intestinos porcinos ¿pueden estar más o menos elaborados? Porque puedo colgarme una longaniza a modo de collar... yo creo que nadie lo notaría...y tal y como avanzan las modas, seguro que alguien me preguntaría dónde me lo he comprado y si es de Versace.

Donna Angelicata dijo...

Estos diálogos han alcanzando tal grado de enajenación mental que se hace necesaria una nueva entrada depurativa. Pero es que ahora voy a cenar y a seguir leyendo mi nueva adquisición librera.

A ver mañana. Pero no desvaríen mucho esta noche, pérfidos.

Donna Angelicata dijo...

Para no dejar a Anónima sin su merecida contestación y para que se vaya a la cama más contenta que unas pascuas:

Usted estaría hermosa hasta con unas morcillas de pendientes.

Buenas noches

PD: Sé que le alegraría más si se lo dijera un apuesto varón, pero, ea, un halago es un halago.

Anónimo dijo...

Su comentario sobre Pepys, sta. Anónima, roza lo más bajo que se ha visto por aquí.Usted es capaz de lo mejor, pero también de lo bajo bajísimo. Si sigue así, es a usted a la que recomendaré que pase una quincena en esa ciudad.

Anónimo dijo...

Me alegra que haya comprado "The Diary of a Nobody".Creo que usted y Grossmith tienen un sentido del humor más o menos cercano. La edición de Edhasa es magnífica y encima está de oferta a cinco euros. Si alguien es tan tonto de venir a Valencia por estas fiestas, lo menos que puede hacer es comprarla.

Donna Angelicata dijo...

Sr. Anónimo, no sea tan cruento con nuestra sapiente Anónima, que si antes digo lo del cumplido varonil, antes le clava usted un afilado estilete (puede que sea su manera de lanzar una galantería; aunque no, lo de Granada lo imposibilita).

PD: Yo creo que me he llevado el último Grossmith, pero aún pueden seguir siendo insensatos y venir de todas formas.

Anónimo dijo...

Mo sé si alegrarme de haberla desnudado, en todo caso el recuerdo correspondiente a ese epifenómeno no parece ser proporcional a la magnitud de lo que uno hubiera esperado. Pero no se preocupe, lo intentaré otra vez.
Siguiendo con el texto dapontiano, veo que acusa a las mujeres de que "no sienten amor", no me parece que eso sea un defecto, más bien me parece una perfección. Quizás el sentido pretenda ser que no sientan amor y que lo finjan. Ahora, la perfección es mayor, pues ¿fingir algo no es una perfección?, pues ¿fingir después de todo no es una deferencia que tiene una persona hacia el otro? . Les haré una demostración. En realidad, pienso que ustedes los que me leen son unos zopencos con unas opiniones totalmente carentes de valor, pero para no ofenderles finjo que sus opiniones me interesan mucho. ¿Acaso no hago una buena acción? Yo creo que sí.

Donna Angelicata dijo...

Sí, yo creo que la mentira piadosa es un requisito indispensable para las buenas maneras.

Un día una mujer me dijo: "Estás más delgada que el palo de una escoba". Efectivamente, aquel verano parecía un niño somalí pero pensé: Sí, esqueleto pero educada. He ahí mi lema (bueno, quiten lo de esqueleto), pues yo tuve la buena educación de no decirle que ella estaba más gorda que el programador informático de Jurassic Park.

David PM dijo...

Siempre es un placer ver que alguien se ha comprado los mismos libros que yo pero que, al igual que yo, todavía no los ha leído (lo digo por la Cartuja de Parma).

Y bueno, La Guerra de Charlie Wison, hay una escena que me gusta

C.W: ¿Cuál es nuestra estrategia en Afganistan?

G.A: En realidad, no tenemos... pero estamos en ello

C.W: ¿Quiénes?

G.A: Yo y otros 3...

Pero por lo demás... no me apasionó. La verdad, tenía mejor pinta en el trailer